Según la Cámara venezolano española de Industria y Comercio son cerca de un centenar las empresas españolas en Venezuela que en este momento podrían ver peligrar sus objetivos empresariales debido a los convulsos sucesos políticos que se viven en el país. Empresas como Telefónica, BBVA, Planeta, Duro Felguera, Iberia, Mapfre, Meliá o Zara, entre otras, observan, de momento sin tomar decisiones, los acontecimientos políticos derivados de la autoproclamación de Guaidó como presidente de la República. Los inversores siguen comprando deuda de Venezuela, aunque solo la que se emite en dólares, en previsión de que caiga Nicolás Maduro y ante la llegada de Guaidó.

España es el segundo país, después de Holanda, con más intereses económicos en juego. Para las empresas, el deterioro del país ya se viene reflejando en el intercambio de mercancías entre España y Venezuela que si bien había crecido en los últimos años del Gobierno de Hugo Chávez y arrojaba superávits para España, desde 2013, cuando Nicolás Maduro relevó al fallecido Chávez, se ha revertido drásticamente la tendencia.

Las últimas cifras oficiales publicadas por el Icex, que datan de 2016, contemplan una inversión de las empresas españolas en Venezuela de 1.381 millones de euros, una cifra sensiblemente inferior a la registrada en 2015, que había sido de 21.313 millones de euros. Telefónica, a través su sociedad Latin America Cellular Holdings, del total de la inversión en Venezuela de empresas españolas representa un 34,35%, según los datos del Icex, un 22.23% le corresponde a Repsol Exploración y, del resto de empresas españolas, con una participación entre el 2% y el 6%, destacan Liberty Seguros, Bayer Hispania, Banesco Holdings, BBVA, Mapfre y Sol Meliá.

En plena crisis política, el Fondo Monetario Internacional ha reiterado el recorte de las previsiones de crecimiento del país que según su informe, sufre “una situación de pobreza al igual que pueden sufrir países en guerra”.

Ya en octubre, el FMI informó que Venezuela sufriría una hiperinflación del 10.000.000% durante este año, según su informe Perspectivas de la Economía Mundial donde alertó del riesgo de una pérdida del 60% de la riqueza per cápita entre 2013 y 2023. Asimismo señaló que el PIB registraría este año una contracción del 18% tras el retroceso del 14% observado en 2017; con un mercado laboral que alcanzará una tasa de paro del 38% en 2019.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre