El Expediente de Regulación de Empleo (ERE) anunciado por Banco Santander, que afectará a 4.000 trabajadores y trabajadoras, es un nuevo paso que demuestra el fracaso absoluto de la gestión de Ana Patricia Botín, además de convertirse, tal y como publicamos en Diario16, en una transferencia injusta del dinero de la plantilla y de la ciudadanía a los bolsillos de especuladores y de los grandes accionistas de la entidad cántabra.

Desde un punto de vista político, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias Turrión, Nadia Calviño, José Luis Escrivá y Yolanda Díaz pueden pasar a la historia como los que se pusieron del lado del pueblo o los que se convirtieron en cómplices de las élites si no paralizan esta nueva atrocidad del Santander.

Llegados a este punto, no sería coherente con la ideología que en teoría deberían defender si no se pusieran todos los medios para impedir que una empresa privada se convierta en una máquina bien engrasada de fabricar despidos, dolor y precariedad.

Esto es crucial sobre todo en los momentos en los que todos y todas estamos viviendo en la actualidad. Las empresas que generan empleo real, las pymes y los autónomos, están totalmente expuestas a las consecuencias de la pandemia y es el momento de que las más grandes soporten el empleo para no hacer caer la economía de manera definitiva. Sin embargo, parece que al Santander el bien común no le preocupa, a pesar de las palabras grandilocuentes de Rami Aboukhair y de la señora Botín. Lo realmente importante es aumentar el beneficio neto de sus cuentas o, tal vez, sanear el balance a costa del sufrimiento de 4.000 hombres y mujeres que cada día dan lo mejor de sí mismos para que la empresa siga a flote.

Presidente, vicepresidente segundo y los ministros y ministras antes mencionados, cada cual con su responsabilidad, que se autocalifican de «progresistas de izquierdas» no pueden permitir que una empresa que comunica que ha obtenido más de 3.000 millones de euros en 2020, a pesar de dar pérdidas reales, ejecute un ERE que afectará a 4.000 personas. ¿O estas son las «ideas» que impone el super asesor Iván Redondo?

Se mire como se mire, aunque lo permitan las leyes redactadas por la patronal y aprobadas por Mariano Rajoy, ni Sánchez, ni Iglesias, ni Escrivá, ni Díaz, ni Calviño pueden obviar la responsabilidad ética e ideológica de defender al pueblo de los abusos de los poderosos, y el ERE anunciado por el Santander es el mejor ejemplo de ello. No pueden esconderse de lo que es un verdadero problema para España. ¿Por qué se permite despedir de este modo al Santander y no a otras empresas? Al parecer, en este país, la bola siempre cae en el rojo.

El señor Iglesias Turrión, por cierto, debería tener la conciencia de ser coherente consigo mismo para entender que este movimiento del Santander a los únicos que beneficia es a esos 900 grandes accionistas y que, como bien dice CGT, estos despidos masivos lo único que servirán será para aumentar las ganancias de especuladores, de fondos buitre, de bancos custodios o de la familia Botín. Como no pueden obtener beneficios, porque la gestión de la señora Botín ha provocado que estos grandes accionistas hayan perdido desde el año 2014 más de 50.000 millones de euros, tienen que lograrlos a través de la explotación directa, es decir, a través de una reducción de costes materializada en reducción de plantilla y cierre de oficinas. Señor Iglesias Turrión, no hacer nada en este caso supone que se coloque usted en el bando de la casta económica. ¡Quién lo diría!

Además, tengan en cuenta un hecho: que el Santander no hiciera ningún ERTE durante el estado de alarma no fue una decisión basada en la responsabilidad, sino que está enlazada directamente con el hecho de que, de haberlo hecho así, ahora no podrían despedir a 4.000 personas. Todo un ejemplo de patriotismo.

Para que sepan cómo se maneja el Santander en sus despidos colectivos, recomiendo al señor Iglesias, al señor Sánchez, a la señora Calviño, al señor Escribá y a la señora Díaz que lean esta carta que recibimos en la redacción de Diario16 y que una extrabajadora del banco escribió a sus hijos pequeños en el anterior ERE y comprueben el trato que viven día a día empleados y empleadas:

Señor Sánchez, señor Iglesias, señora Calviño, señora Díaz, señor Escrivá, ustedes tienen la capacidad y el poder para evitar una nueva masacre. Por coherencia con vuestra ideología, si es de verdad, ética y dignidad, ¡háganlo!

7 Comentarios

  1. Eso se lo comenta usted, Sr, todólogo, a su amiga Sra. Carmen Calvo Poyato, Vicepresidenta primera y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática y lo consigue con la gorra, bueno, sin que se le caiga la rosa del hojal.

  2. Esta Sra no tiene escrupulos. Siempre en las altas esferas moviendo los hilos desde la segunda línea. Ahí quedan estafados los accionistas del banco popular, banco por el que pocos días antes de quedárselo por un mísero euro, había ofrecido 4.500.000.000 de euros, y le salió a saldo con la ayuda de sus Amiguetes. Que pueden esperar de ésta casta? Que ha engañado a clientes a empleados? No esperen ningún tipo de compasión, porque no le importan nadie, solo ella. Así que no lloren, hagan a régimen de empresa un paro legal y luchen antes de que les llegue la cartita.

    • Captura de pantalla 2020-11-15 a las 19.10.55
      Añada Usted el epíteto que les corresponde a estos de la foto

      • Problemas.
        Es una foto de la recua de marnie.
        el maridito morenes, los tres hijitos -uno yá, modélico-, y la mamaíta.

  3. Esta ladrona ,al mismo tiempo que anuncia el despido de 4000 empleados ha comprado un jet privado de 45 millones de euros.para los directivos de santander.su sensibilidad es la de un diplodocus .
    Es impresentable ni tiene sentimientos ni decoro ,es una ladrona que se cree que España es su finca y el psicópata de Sánchez no hará nada .ambos carecen de la más mínima empatía .o nos salvamos nosotros o nadie lo hará.
    «La presidenta del gigante financiero ha decido hacerse con su propio jet privado para el uso de los directivos de la empresa. Con un coste de 45 millones de euros, el Bombardier lo pagará Santander en tres cuotas, habiéndose pagado ya dos de ellas de 27 millones de euros.»

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre