Pedro Sánchez. Foto Agustín Millán.

Alguno de ustedes se habrá alarmado porque el titular le suena a insulto. Nada más lejos de la realidad. No puedo ni de lejos compararme con el máster en insultos, falsedades y medias verdades contra el personaje, que cada día nos ofrecen los periodistas capitalinos y poseedores de la verdad más absoluta.

La leyenda del «tonto del bote”, nace en Madrid. Habla de un mendigo del siglo XIX, de nombre Julián, medio tullido, que pedía en las cercanías de la antigua plaza de toros de la capital.

El apodo viene de un bote de piel de suela de zapato que agitaba con la mano para que le arrojaran en él las limosnas. Además, tenía un cierto retraso mental, de ahí lo de tonto.

Alcanzó la fama por los siglos venideros una tarde de fiesta en que uno de los toros bravos, el más fiero, se escapó de la plaza saltando los burladeros, y al salir, se topó de bruces con Julián. El animal se acercó a él, quedando nuestro personaje inmóvil, sin entender el peligro que corría.

Finalmente, el toro solamente le olisqueó un poco y tras bufar, pasados unos segundos que parecieron siglos, siguió su carrera descontrolada por las calles de Madrid embistiendo lo que tenía por delante.

La gente se quedó maravillada por la buena suerte del tonto del bote, quedando este hecho, pero sobre todo su apodo, grabados para la posteridad.

No menos suerte tiene su paisano Pedro Sánchez. Con un gobierno que se decía débil, ha toreado la mayor pandemia de nuestro siglo, y esquivado de momento la ruina económica del país, gracias, eso sí, a los billetes de la Unión Europea. Y hasta aprobará sus presupuestos, echándole una verónica a la derecha, una chicuelina a sus socios de Podemos y una manoletina a los indepes.

Y no hablemos de su historia pasada.

Pero la suerte no se le acaba ahí; va a pasar a la historia como el gran renovador de la Justicia Española.

El Ministerio de Justicia ha terminado de redactar el anteproyecto de la Ley de Enjuiciamiento Criminal (LeCrim) que otorgará la instrucción de las causas penales a los fiscales y, además, hará una regulación «completa y detallada» de la información que se publica de los procesos judiciales.

El tema no es nuevo, hace más de 10 años, en una reunión que tuvimos en Bruselas, con la DG JUST, el interlocutor nos manifestó que se había pactado ya, que las instrucciones penales las llevaran los fiscales al igual que en Francia o Italia; la razón que nos esgrimió es que tenían en un cajón un modelo de ley de procedimiento criminal única para toda la Unión; que aplicarlo era sólo cuestión de tiempo y oportunidad.

El momento y la ocasión han surgido a partir del 1-O de 2017, momento en el que el Gobierno Rajoy, a cambio del apoyo de la Unión, cedió grandes paquetes de soberanía en el ámbito judicial, empezando por la Fiscalía europea y acabando por la Directiva Whistleblowers o la de acceso libre a la información pública, que ahora deben integrarse a toda velocidad a nuestra legislación.

Pues bien, Pedro Sánchez, pasará a la historia como el gran reformador del procedimiento penal, a pesar de la feroz oposición de la casta judicial, que verá disminuidas sus regalías, a pesar de que desde 2017 ha hecho todo lo posible para congraciarse con los eternos poderes españoles, la banca, los militares y la Iglesia, tenedores de las esencias de la españolidad.

Como la pauta europea nos indica, los actuales jueces instructores pasarán a ser jueces de garantías y controlarán la actuación de los fiscales, de quienes dependerá la policía.

Se excluirá también a los partidos políticos y los sindicatos para ejercer la acción popular, como sucede en las causas de corrupción, para evitar la «instrumentalización del proceso» y se protegerá la integridad, el honor y la intimidad de los investigados, testigos, peritos o demás personas que intervengan en el proceso, y prevé limitar la difusión de sus imágenes, cuando no revistan interés informativo o no se trate de un hecho socialmente relevante.

Los nuevos fiscales estarán organizados en equipos autónomos y especializados, debiéndose modificar la Ley Orgánica del Poder Judicial para garantizar su independencia y desjerarquizarlos.

Otra de las claves de la reforma es la superación del concepto de «juzgado» como órgano unipersonal de instancia. Se propone la creación de órganos colegiados, los tribunales de instancia, con capacidad de ejercer sus competencias en forma unipersonal o colegiada en función de las necesidades del caso concreto.

Un cambio muy importante es que la publicidad de las actuaciones para informar a la opinión pública corresponde a la Fiscalía que lleve a cabo la investigación y, «salvo autorización del fiscal responsable de la investigación, los órganos gubernativos y policiales no estarán autorizados para transmitir datos relativos al procedimiento en curso». Se acabaron esas ruedas de prensa en que la mitad de la información era pura filfa buscando solo las primeras páginas de los periódicos.

La búsqueda del escarnio, de la condena pública y el acoso al independentismo combinado entre policía y periodismo, ha dado, en ese campo, una extraordinaria mala imagen europea, que ahora se va a limitar.

Se trata de un aspecto que afecta al ámbito periodístico y, por tanto, a la opinión pública y que se toma para evitar «una transmisión indiscriminada» que perturbe el derecho a la presunción de inocencia, por lo que se tratará de que «el flujo de información se limite a lo esencial desde el punto de vista del interés informativo y que se transmita de forma aséptica y objetiva».

Eso, más suerte que el tonto del bote.

3 Comentarios

  1. Se equivoca de referente histórico:
    https://blogs.20minutos.es/yaestaellistoquetodolosabe/el-origen-de-la-expresion-asi-se-las-ponian-a-fernando-vii/
    «La expresión ‘Así se las ponían a Fernando VII’ comenzó a utilizarse para referirse a las facilidades que se le da a alguien a la hora de ejecutar algún proyecto, examinarse o realizar alguna tarea sin complicación alguna.»
    Como PS no es más que la marioneta de turno del franquismo sin Franco, a partir de aquí no hablaré de él sino de Ñ, para escribir con propiedad. Manos a la obra, comenzando con un par de referentes poéticos:
    – La expresión «tigre de papel»:
    https://es.wikipedia.org/wiki/Tigre_de_papel
    La famosa frase del dictador Mao: «En apariencia es muy poderoso pero en realidad no es nada a lo que temer; es un tigre de papel. Un tigre por fuera, está hecho de papel, incapaz de resistirse al viento y la lluvia.»
    – La letra de «L’estaca» de Lluís Llach:
    «si tu l’estires fort per aquí i jo l’estiro fort per allà, segur que tomba, tomba, tomba, ben corcada deu ser ja».
    «si tu tiras de la estaca por aquí y yo tiro de ella por allà, seguro que cae, cae, cae, bien carcomida debe estar ya».
    Ni PS ni Ñ tienen el menor mérito: Ñ es un evidente «tigre de papel» que no soportaría el menor envite, es una estaca tan y tan carcomida que no soportaría que nadie tirara de ella. Pero, perito, perooooo…
    De momento, nadie tira de ella, nadie ataca a este evidente «tigre de papel». La pervivencia del maligno régimen franquista se explica así: Ñ actua contra todo el mundo, pero nadie actua contra Ñ.
    ¿Por qué no cae el franquismo sin Franco?
    – Porque el Banco Central Europeo sigue comprando su deuda superando los límites que él mismo había impuesto.
    – Porque la Unión Europea consiente que su maligna justicia mantenga secuestrado a un eurodiputado desde la sentencia del pasado 19 de diciembre.
    – Porque partidos que en teoría deberían ser contrarios al régimen sí o sí, incondicionalmente, como Bildu y ERC, son meras comparsas colaboracionistas que presumen de miserables. ¿La madre de un chico secuestrado por el caso Altsasu y la hermana de una presa secuestrada por la farsa judicial del procés apoyan a un partido que se masturba viendo a su hijo secuestrado y a su hermana secuestrada? Así es.
    ¿Un partido que tiene a su presidente secuestrado y tiene a la secretaria general en el exilio, (ERC), vota TODO lo que les ponen delante los falangistas de izquierdas del PSOE? Sí. Ni Vidkun Quisling, oiga.
    – Porque «el primero de los espanyoles» se ha demostrado «el primero de los ladrones» y en el gobierno que ha tolerado su huída encontramos a «comunistas» y «revolucionarios asaltacielos del 15M» que no han abierto la boca. Para ellos, «Dimitir» es un nombre ruso. Y, además, con la población espanyola presumiendo de demócratas, republicanos y progresistas. (Aquí la célebre frase de Trillo en el Congreso).
    – Porque «sindicatos de clase» como UGT y CC.OO. se permiten firmar la denigrante carta de apoyo al fascista Martín Villa sin que aparezca un solo sindicalista que tenga la dignidad necesaria para llenar de gasolina una garrafa y quemar la sede de los vergonzantes sindicatos verticales que en realidad son.
    – Porque ante la pandemia se hace mal todo lo que se puede hacer mal pero la TV veraniega ha sido un publireportaje del tonto Simón, (otro tonto del bote), con la gente encantada.
    – Porque, en definitiva y resumiendo, la vida pública en Ñ es una película porno de la corrupción y la maldad, es una competición de malicia y mentiras con los jueces de protagonistas, los cuerpos de seguridad como coprotagonistas, los medios de comunicación como secundarios y una población de pajilleros de la maldad y la corrupción como anhelante público que no se pierde ni un estreno y aplaude porque ya ni se atreven a pensar que, a lo mejor, un día, podrían dejar de hacerlo.
    Concluyo aquí el listado por no hacerme pesado. Estas son las antinaturales condiciones que requiere la pervivencia del franquismo sin Franco.
    Ahora bien… ¿nadie en Ñ ha pensado que dichas condiciones antinaturales, cualquier día de estos, pueden dejar de darse?
    ¿Qué hará Ñ cuando Europa diga «hasta aquí hemos llegado» en lo económico y en lo político-judicial?
    ¿Qué hará Ñ cuando los partidos pseudoindependentistas ya no engañen a ningún catalán?
    ¿Qué hará Ñ cuando se impongan recortes similares o peores que los impuestos a los griegos? (Está al caer).
    De momento, la comunidad internacional ha tolerado la película porno de la maldad espanyola por realpolitik, porque Ñ es «demasiado grande para caer». Muy bien, pero les pregunto: ¿acaso la Unión Europea no es también «demasiado grande para caer»?
    Por lo tanto… ¿qué es más «demasiado grande para caer», Ñ o Europa?
    ¿Nadie en Ñ ha pensado que la realpolitik puede cambiar de signo?
    El franquismo sin Franco y su marioneta PS hasta ahora han hecho lo que les ha dado la gana atacando a todo el mundo sin que nadie haya contraatacado. «Así se las ponían a Fernando VII».
    ¿Qué pasa, que Ñ cree que es «el pueblo elegido»? Pues no, ese título ya está pillado. Cuando llegue el contraataque se verá que Ñ es un «tigre de papel» y la carcomidísima estaca caerá. Y usted lo verá.

    • Aunque en el fondo lleva usted razón, Sánchez no es heredero, ni directa ni indirectamente, del franquismo, ni siquiera de la tullida Transición; solamente es el político europeo más hábil desde Santiago Carrillo.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre