viernes, 27enero, 2023
9.4 C
Seville

Pedro Sánchez viajará en febrero al gran paraíso del blanqueo de capitales y de los delitos financieros

El presidente del Gobierno acudirá en febrero a Emiratos Árabes Unidos, el país que es hogar de un próspero comercio de secreto financiero, puesto que ofrece empresas fantasma que enmascaran las identidades de sus propietarios reales, decenas de zonas de libre comercio internas que les brindan aún más sombras para esconderse y un sistema regulatorio conocido por lo que los defensores de la lucha contra la corrupción llaman su «enfoque de no hacer preguntas, para no ver el mal» y así lidiar con el dinero vinculado al contrabando de oro, tráfico de armas y otros delitos

José Antonio Gómez
José Antonio Gómez
Director de Diario16. Escritor y analista político. Autor de los ensayos políticos "Gobernar es repartir dolor", "Regeneración", "El líder que marchitó a la Rosa", "IRPH: Operación de Estado" y de las novelas "Josaphat" y "El futuro nos espera".
- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

El próximo 2 de febrero de 2022, Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España, viajará a Emiratos Árabes Unidos con motivo de la Exposición Universal que se celebra en Dubai. Según ha publicado Europa Press, citando fuentes de Moncloa, el motivo de este viaje es la celebración del Día de España en esa fecha. Las mismas fuentes han asegurado que no se producirá un encuentro con el rey emérito, que vive allí desde su huida en agosto de 2020 a causa de sus problemas con la Justicia y por las investigaciones judiciales en torno al origen de su fortuna. El rey emérito partió hacia Abu Dhabi y ha sido, desde entonces, huésped del jeque Mohammed Bin Zayed, príncipe heredero del emirato y gobernante de hecho de la federación.

Sin embargo, lo más preocupante para Sánchez es que los Emiratos Árabes Unidos se han convertido en algo más que el lujo y el glamour que venden al exterior: son el paraíso del blanqueo de capitales, la evasión fiscal y los delitos financieros.

Los rascacielos de oficinas de vidrio y acero y los hoteles de lujo a lo largo de Sheikh Zayed Road son recordatorios brillantes del ascenso de Dubai de un grupo de asentamientos a lo que se ha llamado «uno de los milagros urbanos del mundo moderno».

En la actualidad, esta importante arteria, que lleva el nombre del primer presidente de los Emiratos Árabes Unidos, alberga la sede regional de General Motors, Shell y otros gigantes mundiales atraídos por la reputación de estabilidad y apertura comercial de la nación del Golfo Pérsico.

En el número 1 de Sheikh Zayed Road, en el piso 16, hay una oficina que fue el lugar de nacimiento de una constelación de firmas menos conocidas: decenas de compañías offshore vendidas a clientes que prefieren mantener sus identidades ocultas.

Los papeles de Pandora revelaron que los verdaderos propietarios de estas empresas incluyen una serie de personajes turbios en el mundo offshore. Entre ellos se halla un magnate belga acusado de lucrarse con el contrabando de «oro de conflicto» arrancado de las regiones devastadas por la violencia de la República Democrática del Congo. También se encuentra un magnate de Internet de Quebec condenado en los Estados Unidos por lavado de dinero que, según las autoridades, transfirió 250 millones de dólares para estafadores, traficantes de pornografía infantil y otros delincuentes. Otro de los personajes que se encuentran detrás de estas empresas es un capo del crimen de 26 años cuyo portal de Internet de la «web oscura» vendía armas, información financiera robada, documentos falsificados, sustancias químicas tóxicas y enormes cantidades de drogas ilegales, incluida la heroína y el fentanilo vinculados a muertes por sobredosis en todo Estados Unidos.

La historia de las compañías offshore creadas dentro del enclave corporativo de Dubai arroja nueva luz sobre el ascenso de este emirato como una de las capitales financieras del mundo y sobre el papel de los Emiratos Árabes Unidos (EAU) como nexo para el lavado de dinero y otros delitos financieros.

Los EAU son el hogar de un próspero comercio de secreto financiero. Ofrece empresas fantasma que enmascaran las identidades de sus propietarios reales; decenas de zonas de libre comercio internas que les brindan aún más sombras para esconderse; y un sistema regulatorio conocido por lo que los defensores de la lucha contra la corrupción llaman el enfoque de «no hacer preguntas, para no ver el mal» para lidiar con el dinero vinculado al contrabando de oro, tráfico de armas y otros delitos.

Por tanto, EAU brindan secreto, complejidad y control. Es una tormenta perfecta. Una invitación a los delincuentes para que la aprovechen al máximo.

Los miembros de las seis familias reales que gobiernan los siete emiratos participan en casi todas las actividades comerciales en los Emiratos Árabes Unidos, como propietarios de torres de oficinas y otras propiedades, como propietarios de grandes corporaciones, como socios silenciosos que toman una parte de las ganancias en otras empresas y como funcionarios públicos que supervisan los fondos soberanos y las empresas estatales. Y, a su vez, los gobernantes de los emiratos deciden quiénes actuarán como reguladores que supervisan los negocios de los que ellos y sus familias pueden beneficiarse.

Jeques offshore

Los Papeles de Pandora incluyen unos 190.000 archivos confidenciales de la empresa SFM Corporate Services, con sede en los Emiratos Árabes Unidos que se ha autoproclamado como «el proveedor de formación de empresas offshore número uno del mundo». 

SFM es una de las miles de empresas en los Emiratos que ayudan a los clientes a incorporar empresas, incluidas empresas difíciles de rastrear para personas que viven y hacen negocios fuera de EAU. Estos proveedores de la creación de empresas son parte de una red global de abogados, contadores y otros agentes que hacen posible el sistema financiero offshore.

Durante varios años, SFM operó desde una oficina en el piso 16 de la torre del Hotel H en 1 Sheikh Zayed Road, un edificio que es propiedad del jeque Hazza bin Zayed Al Nahyan, exasesor de seguridad nacional de los EAU y hermano de Sheikh. Mohammed bin Zayed, el príncipe heredero del emirato de Abu Dhabi y el anfitrión de Juan Carlos I.

Junto con los registros internos de SFM, los Papeles de Pandora incluyen decenas de miles de archivos adicionales relacionados con los Emiratos, incluidos documentos de Seychelles y otras jurisdicciones que revelan activos en el extranjero de, al menos, 35 miembros de las familias gobernantes de los Emiratos Árabes Unidos.

Los archivos muestran que el jeque Mohammed bin Rashid Al Maktoum está conectado, a través de dos empresas en las Islas Vírgenes Británicas, con el fundador de Dark Matter, una empresa de ciberseguridad con sede en los Emiratos que ha sido acusada de espiar a activistas de derechos humanos y funcionarios gubernamentales en varios países.

En septiembre, tres ex altos directivos de Dark Matter, todos exmilitares y personal de inteligencia estadounidenses, admitieron en un acuerdo de enjuiciamiento diferido que habían ayudado a piratear teléfonos móviles y ordenadores en todo el mundo. Dark Matter ha reconocido trabajar en estrecha colaboración con el gobierno de los Emiratos, pero niega que se haya involucrado en piratería.

Los registros de los Pandora Papers también muestran que Sheikh Tahnoon, el asesor de seguridad de EAU, era propietario de una empresa de las Islas Vírgenes Británicas que utilizaba «acciones al portador» no registradas, que proporcionan niveles profundos de secreto porque son propiedad de quien posea físicamente los certificados de acciones. Asociadas durante mucho tiempo a la mala conducta financiera, las acciones al portador han sido prohibidas en muchas jurisdicciones.

Sheikh Tahnoon se vio envuelto este año en un escándalo político estadounidense que involucró a uno de los principales colaboradores de Donald Trump, el multimillonario estadounidense Thomas Barrack que  está acusado por un tribunal federal de actuar como un agente no registrado para EAU al brindar ayuda a los emiratíes de alto nivel, incluido un funcionario emiratí que se entiende ampliamente como Sheikh Tahnoon, mientras buscaban influir de manera encubierta en las políticas de la administración Trump. Barrack se ha declarado inocente.

A este país es al que viajará Pedro Sánchez, un mes después de que afirmara en una entrevista en la que calificó la reforma fiscal como «una reforma necesaria y hay ahora que consolidar los datos de creación de empleo. Es necesaria esta reforma porque este país es un país muy desigual con niños que viven en la pobreza. Hay que combatir la exclusión social y lleva a un debate sobre qué estado del bienestar queremos. Si queremos justicia social tiene que haber justicia fiscal. Tenemos que crecer para repartir y repartir para crecer. Y la socialdemocracia que represento siempre va a estar en eso». En fin.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído