El autoproclamado presidente de Venezuela, Juan Guaidó, ha publicado un tuit en el que parece dar a entender que Pedro Sánchez también le ha reconocido como lo hicieron ayer Donald Trump, Sebastián Piñera o Jair Bolsonaro. En concreto, Guaidó ha escrito lo siguiente: «Acabo de recibir una llamada del Presidente de España Pedro Sánchez y pude expresarle la lucha que emprendimos junto a toda Venezuela, para lograr un Gob. de transición y tener elecciones libres. Ante eso el Presidente me confirmó su total respaldo».

Esta última frase deja abiertas demasiadas puertas para que, tanto los que favorables como los contrarios al golpe de Estado dado en Venezuela, puedan interpretar sobre la postura oficial que pudieran tener tanto de Pedro Sánchez como del Estado español sobre este asunto.

Hasta ahora, el Gobierno está teniendo una postura muy inteligente que, al parecer, alguien se ha querido encargar de desestabilizar a través del tuit de Juan Guaidó porque, afirmar, sin ningún tipo de complejo que había recibido el «total respaldo» del presidente del Gobierno español no es más que una manipulación.

Ni España, ni Pedro Sánchez, han reconocido oficialmente al autoproclamado presidente de Venezuela puesto que nuestro país se adherirá, en principio, a la posición común de la Unión Europea, algo que, según las declaraciones de algunos de sus líderes, parece, a día de hoy, está lejos de lograrse. Sin embargo, el presidente está recibiendo muchas presiones, sobre todo por parte de Albert Rivera y Pablo Casado, quienes son tan incoherentes en su forma de entender la política que acusan al soberanismo catalán de golpe de Estado y lo ocurrido ayer en Venezuela de un acto de democracia.

Esas presiones por parte de los dos líderes de la derecha española, además de por su propia ideología, podrían venir, precisamente, de aquellos venezolanos que viven en España que se hicieron millonarios bajo el paraguas de la corrupción de Rafael Ramírez. Estos ciudadanos se han rodeado de relaciones al más alto nivel y, en algunos casos, han llegado a secuestrar publicaciones históricas que fueron fundamentales para la cimentación de nuestra democracia y que, con un cambio radical de su línea editorial, pretenden ser el trampolín mediático que lleve a Pablo Casado, junto a Vox como en Andalucía, (antes a Albert Rivera) rumbo a la Moncloa. Es sintomático ver cómo los medraron en el gobierno de Hugo Chávez ahora estén al lado de pretenden derrocar a Maduro con un golpa de Estado.

La realidad es que Pedro Sánchez lo que le ha dejado claro a Guaidó es que la solución para Venezuela está en la celebración de unas elecciones libres -algo que es aplicable tanto a Maduro como a la oposición-, pero, en ningún caso, le ha reconocido como presidente legítimo de la República Bolivariana de Venezuela.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre