Han pasado casi tres meses desde que los españoles fuimos a las urnas el pasado 28 de abril para elegir el nuevo presidente del Gobierno y todavía no hay ejecutivo. La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, anunció la fecha de la investidura de Pedro Sánchez: el próximo martes 23 de julio. El debate se iniciará hoy pero los diputados de la Cámara Baja votarán al día siguiente. Ese día Sánchez necesita la mayoría absoluta del Congreso (176 diputados a favor) para ser de nuevo presidente.

Si en esa primera vuelta no consigue los apoyos suficientes habrá una segunda votación dos días después (25 de julio). Aquí solo necesitaría mayoría simple, es decir, más ‘síes’ que ‘noes’.

Sánchez tiene dos oportunidades para que el Congreso le otorgue su apoyo, si no lo consigue en ninguna de las dos votaciones en 60 días se disuelven las Cortes, algo que hoy parece improbable por su acuerdo con Podemos tras el paso atrás de Pablo Iglesias para ser ministro.

El 23 de septiembre es la fecha límite para investir al presidente. La Constitución de 1978 establece en su artículo 99.5 que, «si transcurrido el plazo de dos meses desde la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones, con el refrendo del presidente del Congreso».

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorMe niego a que me mutilen el corazón
Artículo siguienteInvestidura: Sánchez puede romper los planes de los asesores estrella
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 + dos =