Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea se reúnen este viernes por intentar alcanzar un acuerdo sobre el presupuesto comunitario de los próximos siete años y el lo más importante el fondo de recuperación para la salida de la crisis producida por la Covid-19. Se trata de una reunión en la que el Pedro Sánchez ha tenido que ceder, recortando los fondos para satisfacer algunas de las exigencias de Holanda, uno de los países más reacios al acuerdo.

Porque entre los países del norte como Países Bajos, Suecia, Dinamarca o Austria que reclaman más recortes y los del sur, como España o Italia existen profundas divisiones.

El encuentro se dilatará hasta el sábado, con muchas incógnitas sobre si se llegará a un acuerdo, o será necesaria una nueva reunión antes de que acabe el mes de julio. «Siendo sinceros, todavía no estamos cerca, el acuerdo no está garantizado. Al contrario, hay diferencias importantes«, ha reconocido un alto funcionario europeo.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez llega a Bruselas, tras una gira por cuatro países europeosPaíses Bajos y Suecia, dos de los gobiernos más reacios al fondo, y Francia y Alemania, donde ha buscado el apoyo, sobre todo de los dos primeros para que la Comisión presentase una propuesta ambiciosa.

Sin acuerdo

A pesar de la falta de un compromiso claro, hay algo en lo que todos están de acuerdo: la Comisión Europea acudirá a los mercados para captar fondos con los que construir el plan de recuperación. Pero a partir de ahí las cuestiones nacionales lo complican todo.

Cuatro países se lo están poniendo difícil a los del sur: Países Bajos, Dinamarca, Suecia y Austria, que junto a Finlandia optan por que el fondo de reconstrucción sea menor a los 750.000 millones que propuso Bruselas y mantuvo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel. Se cuestionan que la mayoría, unos 500.000 millones se vaya a entregar a los países como transferencias directas.

¿Cuál es el mínimo para España?

España y otros países del sur creen que esa cifra total es el mínimo que se puede aceptar y argumentan que aumentar la simetría de préstamos supondría un endeudamiento adicional para sus finanzas.

Otro de los debates será la condicionalidad para acceder a las ayudas europeas, y es aquí donde no hay consenso. La propuesta de la CE prevé un papel para los Estados miembros a nivel de ministros para aprobar los planes de reformas de cada país, que recibirían ‘luz verde’ a través de un voto por mayoría cualificada. Pero el primer ministro holandés exige la unanimidad en estas votaciones, lo que le daría el poder de vetar los planes y exigir reformas laborales o de pensiones a los países del sur.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. resulta qe s epodia , desde el principio, obligar a usar mascaras, como hizo japon , desde el principio , pero se paro la economioa y s emando a ls obreros al curro…
    ahora nos dicen que hay qe hacer recortes y privatizaciones y sacrificios…
    BiPartidismo Ppamndemico ( PP-psoe + apendices pnv vx cs upn cc ) = crisis pandemiC¨$
    las multinacionales no se han atrevido a montar otra crisis noi otra guerra,,,sino una pandemia pero han matado viejos y enfermos
    han hecho negocio y ahora les toca comprar lo qe s eprivatice y beneficiarse de bajadas d sueldos derechos obreros impuestos privatizaciones, etc etc etc
    y la banca suma y sigue

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre