Pedro Sánchez en un momento de su intervención en el Comité Federal. Foto: Flickr PSOE

Ser coherente con lo que significan las siglas que se defienden. Esto es un hecho esencial en política, sobre todo para los partidos progresistas a los que el pueblo le presupone la priorización de los problemas reales de los ciudadanos y ciudadanas frente a los intereses de las élites económicas, empresariales y financieras.

Esto es lo que ha hecho hoy Pedro Sánchez en el Comité Federal del PSOE. El presidente, según fuentes socialistas consultadas por Diario16, ha realizado un discurso verdaderamente institucional en el que ha presentado un proyecto de país basado en seis grandes retos que se corresponden casi en exactitud con las preocupaciones reales de la ciudadanía, entre los que ha destacado la justicia social, el blindaje de los derechos del pueblo, la transición ecológica, la igualdad real o el gran reto de la digitalización.

Lo que ha sido significativo es que Pedro Sánchez ha demostrado en su discurso que, ante estos grandes retos de país, ni las derechas ni los ultras tienen propuestas alternativas y, en consecuencia, de ahí vienen la crispación y el frentismo que quieren provocar porque, en realidad, no tienen ningún proyecto que sea útil para la gente, sobre todo para la que ha sufrido las consecuencias más crudas y duras de las políticas que defiende la oposición. Sánchez ha insistido en que lo único que puede ofrecer esta oposición a la ciudadanía es bronca por su concepto patrimonialista del poder y, evidentemente, cuando no lo tienen, por más que haya sido el pueblo el que así lo ha determinado, buscan el desgaste del gobierno por la crispación y no por los argumentos, que es lo que se espera de una oposición democrática.

Otro de los aspectos que ha resaltado Pedro Sánchez es la crisis del campo y, en este sentido, ha sido contundente al afirmar que ni el gobierno ni el Partido Socialista les va a dar la espalda.

Respecto a la igualdad, Pedro Sánchez, en línea con los planteamientos que defiende Carmen Calvo, ha afirmado de manera contundente al afirmar que es fundamental avanzar en la ley de violencia de género para evitar que se sigan asesinando a mujeres.

Cierre de filas de los presidentes autonómicos… salvo Page

Como no podía ser de otro modo, Emiliano García Page ha sido la nota discordante, atreviéndose, incluso, a realizar un discurso que ha sonado a advertencia al presidente del Gobierno. «Si salimos del laberinto en el que hemos entrado, será muy bueno para el PSOE», ha dicho el presidente de Castilla-La Mancha.

¿A qué se refiere Page? ¿Ha dado a entender que las políticas de justicia social, igualdad, lucha contra el cambio climático o derogación de la reforma laboral es un laberinto del que hay que salir? ¿O se refiere al diálogo con Cataluña? ¿Desdeña Page el diálogo y el acuerdo o es que pretende la imposición como piden Abascal o Casado en el conflicto catalán? Desde el respeto a la diversidad de opinión, sorprende que un presidente autonómico del Partido Socialista defienda los preceptos de la derecha y, en ocasiones, los de los ultras.

Pedro Sánchez, por su parte, ha animado a los candidatos a las elecciones autonómicas que se celebrarán este año: Idoia Mendía, Gonzalo Caballero y Miquel Iceta.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre