Pedro Sánchez ha constatado que el bloqueo parlamentario continúa. «Mi intención era crear un gobierno progresista sin depender de los partidos independentistas«. El presidente ha afirmado que necesitaba un acuerdo con Unidas Podemos más la abstención de los partidos que «se tachan de constitucionalistas».

Por otro lado, ha reconocido la voluntad de ERC a la hora de abstenerse sin pedir nada a cambio.

A continuación, ha vuelto a recordar a los partidos de la derecha su falta de voluntad a la hora de abstenerse a pesar de que siempre se autodenominan constitucionalistas. «Lo único que querían era una excusa para criticar que el gobierno estaba sostenido por los independentistas», ha dicho.

En referencia a Unidas Podemos ha confirmado que lamenta que el acuerdo no haya sido posible. En primer lugar, porque no se haya podido conformar un gobierno progresista y, en segundo término, porque por primera vez hubiera habido un partido a la izquierda del PSOE en el Ejecutivo.

¿De qué sirve una izquierda que pierde incluso cuando gana?

Ha reprochado a Iglesias que no se haya negociado un programa porque, según Sánchez, el programa de gobierno era secundario para Unidas Podemos y ha hecho un resumen de las propuestas del PSOE que fueron rechazadas por el partido de Iglesias.

Según Sánchez, «entre fuerzas de izquierdas la investidura debería haber estado garantizada desde el primer momento» y ha mostrado las intenciones de las ofertas realizadas por el PSOE. «El feminismo es capital», ha dicho, «cuatro carteras de carácter social y una vicepresidencia».

Para Sánchez esa oferta hubiera sido importante para Unidas Podemos porque «tienen personas suficientemente cualificadas para haberlas llevado a efecto. Hemos mostrado una noble voluntad de acuerdo».

Si para ser presidente del gobierno tengo que renunciar a mis principios, yo no seré presidente

«Iglesias ha ido rechazando todas las propuestas, una a una», ha dicho Sánchez. No conozco precedente alguno en el que un dirigente se sienta humillado por las características de las propuestas hechas por el PSOE. «Le hemos hecho una propuesta realista, progresista y sensata», ha afirmado Sánchez. «No hay humillación».

«Aspiro a presidir el gobierno de España pero no a cualquier precio ni cualquier gobierno. No se puede poner al mando de la Hacienda pública a alguien que no ha gestionado nunca un presupuesto».

Para Sánchez, Iglesias sigue sin entender que es necesario tener un gobierno cohesionado y no «un gobierno dentro de un gobierno».

«Si para ser presidente del gobierno tengo que renunciar a mis principios, yo no seré presidente. Si usted me da a elegir entre el gobierno de España y mis convicciones, elegiré mis convicciones», le ha reprochado a Pablo Iglesias. Estas palabras han levantado de sus asientos a la bancada socialista que le ha dedicado un largo aplauso.

«¿De qué sirve una izquierda que pierde incluso cuando gana?», ha dicho dirigiéndose al líder de Podemos. «¿Va a volver a votar con las derechas para impedir un gobierno socialista?».

A continuación se ha dirigido a los líderes de la derecha haciendo un alegato a la legimitidad del PSOE para gobernar.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

4 Comentarios

  1. Me alegro de que este mierda no consiga los apoyos que necesita si hubiera hecho lo correcto hubiera cosechado 1500000 votos mas de los expropiados accionistas del Robado Banco Popular si quier ser presidente ya sabe lo que tiene que hacer solo pedimos claridad y justicia

  2. Mejor que no haya gobierno,pues si iba pactar con la ultraizquierda separatistas y terroristas mejor estamos asi.

  3. En vez de tanto teatro y hablar los politicos de tanta tonteria,que solucionen el ROBO del Banco Popular y devuelvan lo robado a sus autenticos dueños,350.000 familias españolas robadas por su gobierno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 5 =