A lo largo de los días pasados, diferentes medios de comunicación han hecho referencia a las actuaciones de la Audiencia Nacional contra el despacho de abogados de Raúl Morodo, ex embajador de España en Venezuela, por presuntamente blanquear 4 millones de euros procedentes de la PDVSA de Rafael Ramírez entre los años 2008 y 2013. El diario El País, por ejemplo, tuvo acceso a los contratos supuestamente ficticios y que recogen asesoramientos legales para que la petrolera venezolana se expandiera en España. Según este medio de comunicación se trataba de dinero ilícito que se blanqueaba en España tras pasar por Panamá.

En estas últimas semanas, Diario16 ha publicado documentación que muestra cómo la estrategia es exactamente la misma que usó Jorge Neri para introducir a PDVSA en España por medio de campañas de imagen y comunicación por un valor superior a 10 millones de euros.

La detención de cuatro personas en la operación de la Audiencia Nacional contra el despacho de Raúl Morodo muestra cómo durante la presidencia de Rafael Ramírez en PDVSA fue un modo de sacar el dinero a través de campañas, asesoramientos externos, movimientos para la introducción en el negocio petrolífero a personalidades europeas y, por supuesto, españolas que se presentaban bajo el logotipo de la petrolera venezolana.

Para una operación así Ramírez tuvo que utilizar, supuestamente, a sus más cercanos colaboradores o socios. Una estrategia de este tipo de no podía dejar en manos de gente que no fuera de su absoluta confianza. En el caso que nos ocupa, uno de esos hombres fue Neri quien desde, al menos desde el año 2011, era el asesor jurídico internacional de inversión personal, según se indica en el correo de un empresario español que obra en poder de este medio de comunicación.

Estas fórmulas de «colocar» el dinero de PDVSA se utilizaron hasta el año 2015 pero, en los casos de Jorge Neri y el despacho de Raúl Morodo, incluso las fechas cuadran, lo que indica que, tras la muerte de Hugo Chávez, Ramírez y sus asociados sabían a la perfección que todo el dinero obtenido gracias a la corrupción había que sacarlo de Venezuela.

De igual modo, Diario16 también ha hecho público otro documento en el que se ofrece una oportunidad de negocio en el sector del petróleo que era «la pera limonera». Ese correo de Jorge Neri se redactó en la época en que Ramírez aún controlaba PDVSA, pero cuando ya gobernaba Nicolás Maduro. Unos meses después Ramírez dejó la presidencia de la petrolera, cuando el dinero ya estaba fuera de la República Bolivariana, moviéndose en un circuito que pasaba por, entre otros países, Hong Kong, Panamá, Andorra, Luxemburgo, Rusia y que terminaba en España.

La realidad es que la figura de Jorge Neri deja muchas dudas. Por un lado, es un abogado que tiene una empresa en un sector que desconoce por completo. Por otro, su trayectoria vital genera aún más dudas, pero deja evidencias cristalinas sobre cómo ha llegado al lugar en que se encuentra ahora.

¿Cómo es posible que un abogado que heredó un pequeño bufete en Caracas posea en tan pocos años el emporio empresarial que controla junto con su hermano? ¿Cómo es posible que pueda mantener empresas que dan millones de pérdidas en cada ejercicio? ¿De dónde sale todo ese dinero? ¿Cómo ha logrado amasar tamaña fortuna?

La respuesta a estas preguntas se podría encontrar en las investigaciones que diferentes administraciones de Justicia de varios países tienen abiertas contra dirigentes, directivos de PDVSA y sus socios.

Tal vez esta sea la razón por la cual Jorge Neri esté intentando acercarse a los círculos de la oposición, para buscar una salida si se produjera un cambio de régimen en Venezuela. Sin embargo, el abogado/empresario afirma que no tiene ninguna intención de mantener contactos con el entorno opositor algo que, en realidad, podría no ser así, por más que envíe reclamaciones a medios de comunicación que están en la actualidad escribiendo sobre él.

Según fuentes de contrastada solvencia consultadas por Diario16, Jorge Neri presuntamente estuvo presente en una reunión con el padre de Leopoldo López y con el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero celebrada recientemente. No es comprensible que el padre del líder opositor venezolano pudiera haber acudido a un encuentro en el que supuestamente estaban uno de los socios de Rafael Ramírez y el ex presidente que ha estado mediando y asesorando a Nicolás Maduro. Sólo hay un factor común que pudiese haberlos unirlo: el despacho de abogados que representa a ambos.

Tras tener conocimiento de esta presunta reunión, Diario16 se puso en contacto con el equipo del representante de Juan Guaidó en España quienes confirmaron que desconocían absolutamente la existencia de dicho encuentro.

Según estas mismas fuentes, Leopoldo López hijo y Jorge Neri se conocen, aunque no han tenido nunca amistad. Más bien al contrario, dado que mientras que el opositor ocupó el cargo de alcalde de Chacao, Neri intentó hacerse con contratos de ese municipio, algo que no logró. Entonces, ¿cómo es posible que ahora el padre de López vaya, presuntamente, junto a Neri a reuniones, eventos, entregas de premios o recaudaciones de fondos para la oposición? ¿Tiene conocimiento su hijo desde la embajada de España en Caracas de lo que está ocurriendo en este país?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

siete − 3 =