El Caso Kitchen, de espionaje de las cloacas del Estado en la era Rajoy para evitar que la Policía y la Justicia dieran con los papeles de Bárcenas que implicaran a altos cargos del PP en la Gurtel, podría arrastrar al actual líder de los populares, Pablo Casado.

De hecho, desde Génova -inlcuso quienes apoyaron a su actual líder- y buena parte de la militancia ya miran hacia Galicia a la espera de ver si Alberto Núñez Feijóo mueve ficha.

Ayer mismo, como ya informó Diario16, la Mesa del Congreso de los Diputados admitía a tramite las solicitudes de creación de una comisión de investigación sobre “utilización ilegal de efectivos, medios y recursos del Ministerio del Interior, con la finalidad de favorecer intereses políticos del PP y de anular pruebas inculpatorias para este partido”, a propuesta de los grupos Socialista y Confederal de Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común.

Intentos de desvincularse

A pesar de los intentos de Pablo Casado, como presidente del PP, de desvincularse del Caso Kitchen, la estrategia del líder popular no le ha dado resultado. Incluso Podemos pretende que comparezca en esta comisión de investigación.

Lo cierto es que fue Mariano Rajoy quien le nombró responsable de Comunicación en Génova y Dolores de Cospedal, ya investiga por el Caso Kitchen, quien le dio sus apoyos en el Congreso en el que Casado consiguió ganar la Presidencia del PP a Soraya Sáenz de Santamaría.

Fuentes de Génova confirman a nuestro medio que “Casado está tocado, pero no hundido, todo va a depender de cómo se mueva el gallego”. Y así, todos miran hacia Núñez Feijóo.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre