El de los jóvenes ha sido el colectivo más castigado por las políticas de recortes que se aplicaron en España en los años de Gobierno del PP. Hoy, en plena poscrisis, la resaca de aquellas políticas aún continúan y si no se corrigen a tiempo toda una generación de jóvenes que en la actualidad tienen entre 20 y 30 años se verá condenada al fracaso y al olvido sin remedio. ¿Estamos por tanto ante una nueva generación perdida, como otras tantas que anteriormente sucumbieron por las penurias económicas y un mercado laboral injusto?

El informe Generación Móvil: una radiografía de la juventud y 10 propuestas de futuro, elaborado por CC.OO, ha dado la voz de alarma. El secretario general del sindicato, Unai Sordo, ha advertido de que “una tasa de temporalidad del 58% es un disparate” y recuerda que la precariedad laboral que soportan los jóvenes se manifiesta también en la tasa de contratación a tiempo parcial, que dobla la de las personas mayores de 29 años. Además, una de cada tres personas que cobran menos de 14.000 euros anuales es joven, una situación que no se corresponde con lo que sucede en otros países del entorno europeo.

Los datos del informe no dejan lugar a dudas: los jóvenes son la personificación más acentuada de las consecuencias de las políticas de recortes llevadas a cabo durante los años de la crisis, según el sindicato. “Unas políticas que hacen que los jóvenes no sepamos si vamos a trabajar o no, si vamos a durar en el trabajo, qué salario tendremos”, explica Carlos Gutiérrez, secretario de Juventud y Nuevas realidades del Trabajo de Comisiones Obreras. Según el dirigente sindical, esta situación convierte a los jóvenes en nómadas en el mercado de trabajo con “trayectorias laborales inestables e imprevisibles, en miembros de una generación móvil”.

En un programa de televisión, Ibra, Marianma y Alex relatan sus experiencias como jóvenes que no encuentran trabajo en España y lo que es peor: personas que están en riesgo de exclusión social a edades tempranas.

Ibra tiene 24 años: “A cualquier sitio al que vayas no hay trabajo y si hay está muy mal pagado”. Marianma también se lamenta por su situación personal: “Mi futuro va de peor a lo peor”, apunta la joven.

El riesgo de exclusión social entre la población joven ha aumentado, con mayor incidencia entre las mujeres jóvenes (29%) que entre los hombres (25%) en el caso de ingresos por debajo del umbral de pobreza. Además, se ha acentuado el retraso en la edad de emancipación y en la formación de hogares jóvenes.

Unai Sordo asegura que pareciera que la juventud sea una especie de “mili laboral” en la que se tiene que aceptar la precariedad y los salarios bajos. Lejos de ello, señaló que la juventud “no puede asumir esa situación como normal”.

Según Comisiones, se necesita con urgencia una política integral contra la temporalidad, medidas para que en caso de que la empresa atraviese por dificultades económicas la primera opción no sea el despido fácil; y acotar la contratación parcial y subir los salarios más bajos, que afectan a los jóvenes en una importante proporción, ya que uno de cada tres cobra menos de los 14.000 euros de salario mínimo, explica la página web del sindicato. También se hace necesario que los jóvenes se organicen en sindicatos dentro de las empresas para luchar por mejorar sus condiciones de trabajo.

Para Gutiérrez, la precariedad no es un peaje que se deba pagar, una mochila con la que se deba cargar. “No nos resignamos con esta situación; es más, no queremos que la precariedad se normalice, queremos dar la vuelta a este escenario”, subraya. En la misma línea, la secretaria confederal de Política social y Movimientos Sociales, destaca que CC.OO tiene propuestas y que “este es el momento de asegurar un futuro digno”, muy diferente al panorama actual que tiene su origen en la precariedad laboral.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Y si los jóvenes probaran a “exigir” a tanto político que se proclama “constitucionalista”, el cumplimiento real de la Constitución ? O la Constitución solo la quieren para lanzársela a los catalanes ? Que salgan a las calles ! Que exijan sus derechos ! Que la competitividad que tan de moda está, se mejora aumentando la productividad. Pero aquí solo saben un camino para lograrlo. Bajar salarios. Y de la Inversión en tecnología y desarrollo ? Aquí se invierte en coches de alta gama y en chalés y viviendas de recreo.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre