Foto: Facebook

Las diferentes empresas de Ignacio Triana, el «mago» de las adjudicaciones, se vieron beneficiadas casi desde su constitución (2.011) por una serie de adjudicaciones —la gran mayoría relacionadas con procesos de privatización o externalización de servicios públicos— para gestionar pabellones e instalaciones deportivas de titularidad pública municipal en todo el país, especialmente en el denominado ‘Cinturón Rojo’ de Madrid. De este modo, logró hacerse con la gestión de instalaciones en Parla; Fuenlabrada (2011); Alcalá de Henares (2011); Coslada (2012); Chamartín (2012); Getafe (2012); Móstoles (2013); Caja Mágica de Madrid (2018); y Méndez Álvaro (2019).

A día de hoy las empresas de Ignacio Triana controlan hasta 23 instalaciones deportivas. En la actualidad, da servicio a 123.000 usuarios y opera en la Comunidad de Madrid (10 instalaciones), Andalucía (5), la Comunidad Valenciana (2), Aragón (2), Canarias, Galicia, Castilla y León y Murcia (una en cada región). En total, suma 110.000 metros cuadrados en instalaciones deportivas. Gracias a este crecimiento, la empresa cerró 2018 con una facturación de 40 millones de euros, lo que supondría un crecimiento del 29% interanual. El objetivo de Forus para 2019 es hacerse con la gestión de 27 centros operativos.

Las empresas de Triana tienen un capital social pequeño y, sin embargo, tiene una importante capacidad de endeudamiento con la banca. ¿Cómo lo consigue? Según ha afirmado el empresario a Diario16, el apalancamiento de sus empresas se debe a que la banca, tanto española como entidades no financieras como JP Morgan, confían en la solvencia de sus sociedades.

Parla

Ignacio Triana creó Forus tras abandonar el consejo de administración de dos filiales de Sacyr: Sufi y Valoriza. En 2010 la entidad concesionaria de los servicios deportivos municipales de Parla, Servidrive, rompió el contrato de explotación que tenía con el Ayuntamiento de la localidad tras dos años de impagos acumulados durante la Alcaldía del que fuera líder del Partido Socialista Madrileño, Tomás Gómez. Además, Servidrive denunció el caso ante los tribunales y el Ayuntamiento fue condenado a abonarle la deuda más los intereses.

El 12 de febrero, la Junta del Ayuntamiento parleño, que dirigía el sucesor de Tomás Gómez, José María Fraile, adjudicó «de forma provisional» la explotación de las instalaciones deportivas a las empresas Carpa Servicios y Conservación (propiedad de Triana) y Agotrán, S.A.

La adjudicación definitiva de Fraile a Carpa Servicios llegó el 26 de marzo de 2010. Sin embargo, cuando la concesión se publicó en el BOE, el 20 de mayo, la entidad adjudicataria resultó ser Parla Sport 10, S.L. por un importe de 862.000 euros, más la inversión inicial y de 1.939.000 euros, más IVA, por la explotación por 40 años.  Esta entidad se creó, con apenas 3.000 euros de capital social, el 12 de marzo, un mes después de la adjudicación provisional a sus filiales Carpa y Algotran y sólo dos semanas antes de la adjudicación definitiva.

Estas tres empresas (Carpa, Parla Sport 10 SL y Algotran) están ligadas a través de Ignacio Triana Gracián.  Según ha confirmado el empresario a Diario16, este cambio de empresa adjudicataria es algo que está contemplado en la ley de contratación pública y, en muchos casos, son los propios pliegos de condiciones de los concursos los que indican la necesidad de crear una sociedad concreta para que los ayuntamientos puedan fiscalizar mejor la concesión.

En Parla la «cesión» de las instalaciones deportivas ha conllevado un grave deterioro de las mismas, continuos cortes de luz por impago, teniendo que asumir los recibos pendientes el Ayuntamiento de Parla, a pesar de que una de las obligaciones que tenía Carpa Servicios y Conservación S.L., según el pliego de condiciones, era asumir los contratos de agua, gas y luz, cosa que aún no había hecho tres años después de firmar el contrato, según denunció el sindicato CGT.

La privatización de los servicios deportivos por parte del Ayuntamiento socialista de Parla no sólo provocó una deuda millonaria y decenas de despidos. Según ha confirmado Ignacio Triana a Diario16, en la actualidad el Ayuntamiento de Parla debe a su empresa más de 6 millones de euros. Además, generó presuntamente un importante entramado empresarial en torno a ésta para controlar la gestión del polideportivo municipal Francisco Javier Castillejo, la piscina de agua salada, el balneario y los campos de fútbol Las Américas y Alfredo Di Stéfano.

José María Fraile, tras la dimisión en 2008 del alcalde Tomás Gómez con motivo de su acceso a la secretaría general del PSM-PSOE, fue investido nuevo alcalde del municipio. Más tarde sería uno de los detenidos por la Guardia Civil, el 27 de octubre de 2014, en el marco de la Operación Púnica. Tras salir de prisión pagando una fianza de 60.000 euros, el día 31 renunció a la Alcaldía y a su acta de concejal en Parla.

Fuenlabrada

La expansión de Forus siguió por las instalaciones deportivas en Fuenlabrada (2010). En cuatro años, el Ayuntamiento triplicó el pago a la empresa de Ignacio Triana por la gestión de sus instalaciones deportivas: de 400.000 euros en 2014 a 1,2 millones en 2018.

En los Presupuestos de 2018, sacados adelante por PSOE e IU, se establecen las subvenciones nominativas, donde llama la atención el montante de 1.206.019,68 euros que pagará el Ayuntamiento a Fuenlabrada Sport 10 SL por la gestión del gimnasio ubicado al lado del Polideportivo Municipal Fernando Torres, conocido como «Gimnasio Forus».

Un vecino aseguraba en septiembre de 2012: «Ayer tuve la visita a los nuevos gimnasios de Fuenlabrada, que han sido pagados por el pueblo. Se suponía que sería más barato que uno privado. Las instalaciones no estaban mal, aunque esperaba que tuviera más máquinas y más salas. Las piscinas son pequeñas, sobre todo las exteriores, es un charco. Después de la visita a las instalaciones, pasamos a una oficina donde nos daban las tarifas de precios; yo me imaginaba que sería como el Forus de Parla, que les cuesta 49 euros por familia; aquí, en Fuenlabrada, ni siquiera tienen el bono familiar y por pareja cuesta casi 70 euros hasta diciembre. Después, 79 euros más el bono por cada niño de 12 euros. Es una vergüenza, un robo, una decepción, discriminación a familias con un perfil económico bajo. Este gimnasio está proyectado para gente joven que no tengan gastos y no familias adineradas que se puedan permitir gastarse más de 90 euros en el gimnasio. Es una vergüenza que este alcalde se ría del pueblo».

El alcalde de Fuenlabrada desde febrero de 2018 es Francisco Javier Ayala Ortega, del PSOE, quien ha revalidado su mandato tras las elecciones municipales con mayoría absoluta.

Preguntado por Diario16 al respecto de los precios, Ignacio Triana ha respondido que en muchos casos son los propios ayuntamientos los que ponen las tarifas, algunos en los propios pliegos de condiciones.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 + 17 =