El secretario general de la Unión de Jubilados y Pensionistas de UGT, Anatolio Díez Merino, ha criticado duramente la gestión de las residencias de mayores durante la pandemia de la Covid-19 y ha señalado que se han convertido “en espacios de muerte”. En “gigantes ataúdes por la negligencia de algunos gobernantes”, haciendo una clara referencia a la Comunidad de Madrid y de Castilla y León entre otras.

UGT ha pedido en las Cortes de Castilla y León, una comisión de trabajo y otras de investigación ante el “absoluto fracaso del modelo de residencias de mayores en la región”.

Durante su comparecencia en el Grupo de Trabajo Políticas Sociales y Sistema de Cuidados en la Comisión de Reconstrucción del Congreso de los Diputados, el secretario general de la Unión de Jubilados y Pensionistas de UGT, ha denunciado que” las residencias se han convertido, por la situación que nos ha tocado vivir y la negligencia de algunos gobernantes, en espacios de muerte, en gigantes ataúdes”, ha recordado.

Para el representante de los pensionistas del sindicato lo que ha pasado en las residencias de mayores “es un escándalo”. “No es posible que se acepte como normal esta situación con miles de muertos, la gran mayoría en soledad”, ha sentenciado.

Y ha exigido que se amplíen las políticas comunes para estos espacios, en todos los territorios, “con más plazas públicas, más personal o sobre todo acabar con las listas de espera” y ha recordado el informe del Defensor del Pueblo del año 2019, donde esta institución incidía en la “necesidad que tenía España -antes del coronavirus- de modificar la situación de las residencias, no solo de las geriátricas, si no también la de personas dependientes”.

Anatolio Díez ha querido dejar claro que los mayoresno somos el pasado. Estamos implicados en el presente y el futuro de nuestro país. Estamos comprometidos al máximo con los desafíos a los que tienen que hacer frente nuestros hijos y nuestros nietos. Y tenemos experiencia vital”. Por eso ha criticado a todos lo que han arrinconado a estas personas, encasillándolos en el término “anciano” y encerrando a todos y a todas por igual en franjas horarias, cuando hay mayores que son más agiles, tanto mentalmente como físicamente que muchos de los jóvenes.

Por eso el líder de los mayores del sindicato ha querido reivindicarse: “Queremos seguir aportando, porque los problemas serán nuevos, pero la forma en la que los humanos los enfrentamos no ha cambiado nunca, y de eso sabemos mucho”

Castilla y León

El sindicato en Castilla y León ha explicado en un comunicado que, tras enviar peticiones de reunión a todos los grupos parlamentarios de las Cortes, se han reunido con PSOE, Cs y PODEMOS, y no han tenido respuesta del PP y del resto de partidos del grupo mixto.

La UGT ha trasladado a los parlamentarios “su visión de cómo está planteado el modelo residencial en esta región, constatando el absoluto fracaso del mismo. Fracaso agravado por esta pandemia que estamos viviendo”.

También critican la incompetencia (bordeando la ilegalidad) de las acciones y sobre todo de las omisiones, en la actuación de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades y su Gerencia de Servicios Sociales, como demuestran las múltiples denuncias en sedes judiciales y las investigaciones en curso abiertas por la fiscalía, algunas interpuestas por UGT”.

Por ello han pedido dos comisiones, una de investigación sobre las actuaciones por parte de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades y de las empresas que regentan las residencias privadas.

Y otra de trabajo para crear “un nuevo modelo de gestión residencial, con actuaciones públicas y transparentes”.

Denuncias

UGT pidió el pasado 12 de mayo que la Fiscalía investigase la gestión en 13 residencias públicas de mayores y de personas con discapacidad y seis privadas durante la pandemia coronavirus en Castilla y León, donde del total de 1.214 centros sólo 25 son públicos.

El sindicato quiere que se abrieran diligencias por la gestión de la residencia de Armunia (León), Puente de Hierro (Palencia), las de atención a minusválidos psíquicos en Béjar y La Salle (Salamanca), dos centros de Segovia, dos residencias Parquesol (Valladolid) y la de Minusválidos Virgen del Yermo, Los Tres Árboles y la mixta ‘Los Valles’ de Benavente (Zamora).  Además de estos centros públicos UGT pide que se investigue a seis privados en Valladolid.

El secretario General de FeSP-UGT Castilla y León, Tomás Pérez Urueña, criticó que algunas de estas residencias “cobraban 2.000 y 2.500 euros y no había ni un médico, ni un enfermero”.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre