Para los sindicatos los datos del paro registrado en el mes de noviembre son malos. Tanto CCOO como UGT, consideran que se ha producido una desaceleración en la creación de empleo y ha aumentado la precariedad. Para los sindicatos, “La inestabilidad política no ayuda a mejorar la situación del empleo”

Mari Carmen Barrera, secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT, a pesar del comportamiento estacional que muestran los meses de noviembre, por el inicio de la campaña navideña (crece la afiliación en las actividades de comercio) “es significativo que, en esta ocasión, el desempleo no logra descender en el mes y la afiliación a la Seguridad Social se reduce”.

Mari Carmen Barrera advierte que persiste la elevada precariedad, y pone como ejemplo que el 90,3% de los contratos sean temporales y sólo un 5,7% son indefinidos a tiempo completo. “La temporalidad y la parcialidad involuntaria y con remuneraciones bajas sigue siendo la pauta del empleo que se genera”, ha señalado Mari Carmen Barrera.

La secretaria de Políticas Sociales, Empleo y Seguridad Social de UGT exige al próximo Gobierno “un cambio en las políticas para impulsar un crecimiento más equilibrado, sostenible e inclusivo, que genere más y mejor empleo, de calidad y con derechos, a sirva para elevar el bienestar y la calidad de vida de todas las personas.

Lola Santillana, secretaria de Empleo y Cualificación profesional de CCOO, ha señalado que “el mal dato del paro refrenda lo que el sindicato viene denunciando: la falta de compromiso de las empresas con el empleo y los negativos efectos de la reforma laboral”.

Para Lola Santillana es el peor dato de un mes de noviembre desde el fin de la recesión, “aunque en términos desestacionalizados el dato es positivo y registra un aumento de 30.610 personas afiliadas en noviembre”.

La responsable de empleo de CCOO ha insistido en la necesidad de derogar la reforma laboral, en especial los aspectos más lesivos, que han “flexibilizado al máximo el despido y han elevado la precariedad laboral”. Precariedad laboral y rotación en el empleo que alcanza elevadas cotas: en 2018 se firmaron 8,5 millones de contratos temporales con una duración no superior a 1 mes de los que además la gran mayoría (70%) contaba con una duración no superior a 1 semana.

Por otro lado, afirma Lola Santillana, “la inestabilidad política no ayuda a mejorar la situación”. “Es urgente la constitución de un gobierno progresista, que apruebe unos PGE sociales y derogue los aspectos más negativos de la reforma laboral, al tiempo que fomente un cambio estructural del aparato productivo, promueva el uso eficiente de los recursos públicos en todos los niveles de la Administración y ayude a recuperar la demanda interna”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 + dieciseis =