Basta con echar un vistazo a tu alrededor, por ejemplo viajando en el metro o en el autobús, para darse cuenta de la enorme cantidad de gente que tiene rota la pantalla de su móvil. Incluso nosotros mismos podemos hacernos esa pregunta: ¿cuántas veces lo he llevado así?

En muchas ocasiones, puede pasar que estemos pensando en cambiar de móvil y, como señal divina, caérsenos al suelo el móvil viejo y, al cogerlo, ver que se ha roto la pantalla y que es una buena excusa para cambiar de móvil.

Pero, también esto puede pasarte con un móvil recién estrenado o casi nuevo (y no has contratado un seguro de la telefonía) o con uno que, o bien funciona perfectamente, o es muy caro y lo estás pagando. ¿Qué puedo hacer entonces? Veámoslo en este artículo.

Para qué sirve la pantalla de un móvil

La pantallas de los Smartphones actuales sirven para todo y, además, tras de sí llevan altavoces, cámaras y todo el sistema. Pero, además de esto, son relativamente frágiles e, incluso llevadas con una carcasa protectora, un golpe en un determinado punto puede provocar que la pantalla se rompa.

Esta rotura puede ser más o menos grave, en la medida que, pese a estar rota, el móvil responda a la pantalla; o bien que sea muy grave y no podamos ni ver la pantalla, ni obviamente navegar por el menú del teléfono.

Riesgos de llevar una pantalla agrietada

En principio, llevar agrietada la pantalla del móvil no ocasiona otros daños a la vista que el que ya ocasiona nueva, que es la luz azul. Este tipo de luz es dañina en la medida que abusemos del uso del dispositivo durante muchas horas, así que, el hecho de estar rota no ocasiona riesgos adicionales por este motivo.

Sí podemos estar en riesgo de sufrir algún corte en nuestros dedos o se nos clave un pequeño cristal al navegar. Si la zona raspa es fácil que nos podamos hacer daño, o que se desprendan cristales al llevarlo en el bolso, la mochila o el bolsillo.

También hay que tener en cuenta que, en mayor o menor medida, la pantalla está protegiendo del polvo, de la humedad, del sudor de las manos o de la suciedad en general a toda la tecnología que guarda en su interior. Llevar la pantalla agrietada provoca que todo esto pueda dañar al sistema y hacer que tu móvil se estropee más rápidamente.

¿Vale la pena cambiar el cristal?

Depende. Como hemos dicho antes, tal vez tu móvil esté ya para cambiarlo y el hecho de que se rompa el cristal puede ser la excusa perfecta para hacerlo. Pero, es evidente que en dispositivos de alta gama, con precios cercanos a los mil euros, puede ser una solución, por lo menos, para acabar de pagar los plazos que nos queden y/o no meternos en otro gasto de nuevos plazos de un móvil nuevo, o tener que comprarse un móvil de inferiores prestaciones.

Cuando hablamos de cambiar el cristal, no sólo hablamos de un cristal destrozado, sino también de uno agrietado. Como hemos dicho, es habitual ver a mucha gente con teléfonos de alta gama con los cristales rotos; y también te hemos contado que ello perjudicará a la larga a la vida de tu teléfono, así que también es recomendable cambiar el cristal agrietado.

Ejemplos prácticos

Para que puedas comprender todo lo que te estamos contado, vamos a poner un par de ejemplos de cambios de cristal en móviles muy habituales, por ejemplo, cambiar pantalla de Huawei p10, un móvil que puedes encontrar por unos 270 euros, un teléfono con muy buenas prestaciones.

El cambio de la pantalla de este móvil es una reparación de bastante dificultad, pero es un gran teléfono y merece la pena repararlo. Además, la reparación de la pantalla no es algo excesivamente caro, puesto que puede costarte alrededor de 55 euros y vas a tener el smarphone perfectamente operativo. Eso, sí, asegúrate de repararlo en un lugar que te dé una garantía, como mínimo de seis meses, por si acaso.

Otro móvil de buenas prestaciones es el iPhone 8, que puedes encontrar reacondicionado por un precio que oscila entre los 310 euros y los 400. Cambiar pantalla de IPhone 8 vale la pena, porque es un buen móvil y de muy alta calidad.

Pero, si algo tiene Apple es que su servicio técnico es muy caro y el cambio de una pantalla de este modelo puede costarte 171,10 euros, pero puedes ahorrarte muchísimo dinero con reparaciones de calidad, puesto que puedes repararlo por 49,99 euros con una reparación con seis meses de garantía.

Como puedes ver, es conveniente que cambies la pantalla de tu móvil si se rompe y, además va a costarte mucho menos de lo que podrías pensar.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre