viernes, 28enero, 2022
9 C
Seville

Pandemia y cuidados

Francisco Javier López Martín
nací en la Sierra de Madrid, en Collado Mediano. Licenciado en Geografía e Historia. Maestro en la enseñanza pública. Ha sido Secretario General de CCOO de Madrid entre 2000 y 2013 y Secretario de Formación de la Confederación de CCOO. Como escritor ha ganado más de 15 premios literarios y ha publicado el libro El Madrid del Primero de Mayo, el poemario La Tierra de los Nadie y recientemente Cuentos en la Tierra de los Nadie. Articulista habitual en diversos medios de comunicación.
- Publicidad -

análisis

El PSOE de Pedro Sánchez es culpable y cómplice de la humillación y el maltrato a Carmen Calvo

La trayectoria de Pedro Sánchez está marcada por actos autoritarios a través de los que intenta imponer su liderazgo a través del miedo, la...

El rey avergüenza, cuesta caro y educa mal

Antes de ayer escuché a Felipe VI allende los mares defendiendo el modelo español de colonización y, como soy de los que ha cruzado...

El Repaso del 27 de enero: fin del pasaporte covid en Cataluña, abusos de la iglesia, conflicto entre EEUU y Rusia

En El Repaso analizamos cada día las principales noticias de actualidad de la mano de nuestros lectores. Aquí tienes El Repaso de hoy, jueves...

El Repaso del 26 de enero: análisis general de las noticias de actualidad

En El Repaso analizamos las principales noticias de actualidad: Crisis de Estados Unidos-Rusia, nuevas pautas de Salud pública sobre las dosis de refuerzo, la...
- Publicidad -
- Publicidad-

La pandemia ha tenido algunas consecuencias positivas, por extraño que pueda parecer que de tanto desastre emane algo positivo. Quienes hemos padecido los procesos de confinamiento, amenazas de contagio, pérdidas de familiares y amigos cercanos, vacunaciones masivas, revacunaciones masivas, hemos recordado el valor de la vida humana y la importancia de la ayuda mutua y los cuidados de las personas.

Algo significará que una película como 100 días con la Tata haya merecido el Premio Forqué al Mejor Documental. Sin duda, se ha generado una cierta sensibilidad, probablemente transitoria, con respecto a las personas que viven en soledad, la carencia de asistencia y de cuidados absolutamente necesarios para mantener su calidad de vida.

Hemos recordado, hemos reaprendido, que los cuidados que hacen posible la vida, son parte esencial para el futuro de los empleos. Unos empleos que durante muchos años hemos delegado en las mujeres y en los inmigrantes. Unos empleos que deberíamos de asumir como responsabilidad de todos nosotros, de toda la sociedad, dotándolos de formación, reconocimiento social y salarial y  con niveles de cualificación adecuados a las nuevas necesidades.

Nuestras sociedades han entrado de golpe en una nueva fase histórica que exige poner en valor la cooperación, la solidaridad, a niveles sociales e institucionales. Desde los barrios hasta los ámbitos internacionales deben aprender a poner en marcha este tipo de modelos que cuidan a las personas, por encima de los negocios de las corporaciones.

Un mundo globalizado, que debe afrontar el reto medioambiental, un mundo de igualdad que quiere preservar también la libertad, no puede dejar todo en manos del beneficio privado a toda costa. El valor de nuestras sociedades no puede estar pendiente tan sólo de los beneficios de unos pocos, sino del bienestar social, el respeto medioambiental y a los derechos humanos.

De repente, los ultraliberales triunfantes durante décadas se han quedado sin respuestas creíbles tras habernos han conducido a un callejón sin salida, del cual nos damos cuenta todos, lo queramos o no reconocer. Películas como No mires arriba son la expresión de la catástrofe a la que nos vemos abocados, sea cual sea el desastre que se desencadene.

Unos cuantos visionarios tecnológicos y empresarios atentos a la maximización de sus beneficios, acompañados de unos cuantos políticos corruptos y sólo atentos al egocentrismo que provocan sus triunfos electorales y con la complicidad de unos medios de comunicación, atentos tan sólo a satisfacer las bajas pasiones de la audiencia.

Las miles de personas fallecidas en las residencias de mayores han sido la peor de las demostraciones de cuanto no debería nunca haber ocurrido. La pandemia ha venido a ratificar la importancia del sector público, la importancia de lo público, de la sanidad pública, de la educación pública, de los servicios sociales.

La pandemia ha demostrado la perversidad de las privatizaciones y de la conversión de las necesidades básicas de la población en negocio privado de grandes corporaciones y de políticos que atraviesan las puertas giratorias para convertirse en consejeros, asesores y promotores de todo tipo de desmanes con los recursos públicos.

Hemos podido comprobar como la sanidad, los servicios residenciales para personas dependientes, los servicios sociales, los propios servicios públicos de empleo, han puesto toda la carne en el asador pero no han podido contener los peores efectos de la pandemia.

La crisis económica, social, sanitaria, ecológica, pide a gritos un fortalecimiento de los servicios públicos, evaluados, eficientes y de calidad, pero públicos, sólidos, capaces de responder a las necesidades sociales. Y además tienen que hacerlo para toda la población, con recursos suficientes, con una organización eficiente de los servicios públicos y sin que importe la clase social, la etnia, la religión, el género, o el país de origen.

Es tiempo de decir Basta. Es tiempo de hacer frente a los postulados ultraliberales reconvertidos en sostenibilidad engañosa, los partidarios de democracias teledirigidas que nos conducen de cabeza al cataclismo ecológico, al colapso económico y social, a la extinción como especie que agota aceleradamente los recursos del planeta.

Este es el reto que las sociedades tenemos por delante, sin tardanza, sin dilación, sin distracciones, porque el tiempo apremia para defender un mundo que cuide a las personas y sus entornos vitales, evitando la exclusión, la pobreza, el abandono.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

1 Comentario

  1. No olvidemos pues que la pandemia ha sido generada con tóxicos que llevan ya unos años circulando en la gran industria. Que ocultan la gran toxicidad que provoca al medio ambiente en general y al ser humano en particular. y que no obstante siguen queriendo vender que es seguro. Lo siento, pero hasta que no se instaure el Principio de Prudencia y de Seguridad, y la población deje de ver a los avances tecnológicos como que siempre e indiscutiblemente son buenos. No seremos capaces de avanzar. El tiempo no se compra y ha permitido siempre demostrar que los avances no siempre son lo que creemos que son.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Más de medio millón de familias españolas no tuvo ningún ingreso en el cuarto trimestre de 2021, la cifra más baja desde 2010

Un total de 563.700 familias españolas no registraron ningún ingreso económico en el cuarto trimestre del 2021, según los datos del último estudio de...

La economía España creció el 5% en 2021, la mayor tasa en 21 años

La economía española creció el 5 %, la mayor tasa en 21 años, un cierre de año que nos retrotrae a 2008, antes de...

Punchlines (Línea final)

No se trata de que este mundo siga siendo comentado, criticado, denunciado. Vivimos rodeados de una niebla de comentarios y de comentarios sobre comentarios,...

«Teta» o «Terra», he aquí la cuestión

«¡Ay mamá!» de Rigoberta Bandini, (ya conocido como el tema de la teta) y «Terra» de Tanxungueiras eran las dos propuestas «supuestamente  feministas» que...
- Publicidad -

lo + leído

Abierta investigación criminal por las vacunaciones contra la Covid en Inglaterra: la policía busca testimonios de afectados

Los datos que se están reportando de posibles efectos adversos y fallecidos que podrían tener como causa la inoculación de las inyecciones contra la...

Covid-19

Este artículo contiene fundamentalmente Información Oficial sobre la Pandemia, extraída de documentos de organismos reconocidos: La UE, FDA, Ministerio de Sanidad Español, NHS, EMA,...

«Lo dice la Ciencia…»

Entre remedios, restricciones y variantes estamos asistiendo a un fenómeno que en algunos genera cierta perplejidad: una entidad con nombre propio y llamada Ciencia...

Las inyecciones de ARN no vacunan

Este artículo se hace con la intención de poner un poco de luz al relato único de las farmas, es un esfuerzo de recopilación...

La salud arrebatada

Es imposible analizar adecuadamente los problemas de salud y sus implicaciones médicas sin conocer los mecanismos de control de la industria farmacéutica y cómo...
- Publicidad -

lo + leído

Más de medio millón de familias españolas no tuvo ningún ingreso en el cuarto trimestre de 2021, la cifra más baja desde 2010

Un total de 563.700 familias españolas no registraron ningún ingreso económico en el cuarto trimestre del 2021, según los datos del último estudio de...

La economía España creció el 5% en 2021, la mayor tasa en 21 años

La economía española creció el 5 %, la mayor tasa en 21 años, un cierre de año que nos retrotrae a 2008, antes de...

Punchlines (Línea final)

No se trata de que este mundo siga siendo comentado, criticado, denunciado. Vivimos rodeados de una niebla de comentarios y de comentarios sobre comentarios,...

«Teta» o «Terra», he aquí la cuestión

«¡Ay mamá!» de Rigoberta Bandini, (ya conocido como el tema de la teta) y «Terra» de Tanxungueiras eran las dos propuestas «supuestamente  feministas» que...