Una auténtica flipada ver a la poeta china, su español perfecto, en el estrado del salón de actos de la RAE, aureolada por el cuadro de ese tipo que nos han hecho creer que es Cervantes a pesar de que nadie sabe cuál era verdaderamente su cara (sin duda no era tan guapo como Lope; pero esa es otra historia).

Ahí está la Chen. Antes ha salido Martirio (también moló infinito ver a Martirio cantando a capela en la RAE con sus gafas negras, su maravilloso disfraz de dibujo), y Olvido García Valdés y Miguel Sánchez Santamaría. Pero cuando sube Paloma Chen… ¡tiembla el misterio! ¡Qué pasada! Qué seguridad y qué potencia y qué facilidad en los versos, como agua; como agua que dice verdades inmensas y se cuela hasta por las más pequeñas ranuras del alma.

-Pensé que nunca ligaría por ser la chica china.

La chica china que habla un español de española, porque española es. La chica china a la que no le gusta, claro, que se utilicen expresiones como “un trabajo de chinos” y menos aún que la RAE responda “es que lo hemos utilizado toda la vida”. Toda la vida para ella es el servir platos de comida china en el restaurante de sus padres en Valencia.

Borró el escenario, el lugar sacrosanto, en el que se encontraba. Muchas de las personas que estábamos entre el público, y me incluyo, nunca habíamos entrado en la academia; pero dejó de tener importancia el espacio cuando la Chen comenzó a recitar, sólo existía ella y sus palabras, poderosas y sorprendentes.

Wow, lo que ha llegado a conseguir el Ámbito Cultural del Corte Inglés de la mano de Gervasio Posadas, Pita Sopena y Gonzalo Escarpa, Scarpa. Hay más, pero sólo sin mirar más allá del mundo de la poesía:

-más de cincuenta actos que han dibujado un panorama completo (aunque aún falta) de lo que se está haciendo en la actualidad

-y un concurso que utiliza las redes sociales para ir más allá de las propias redes y del tráfico de manos con el dedito levantado: #PREMIO NACIONAL DE POESÍA VIVA #LdeLírica.

En la primera edición descubrieron para el mundo a Miguel Sánchez Santamaría. Y este año a la Chen, a Paloma Chen. ¡Y qué puntazo que el acto se celebrase en la Academia de la Lengua! Parafraseando al cantar más famoso de nuestra literatura: polvo, sudor y rollitos de poesía- Ámbito Cultural cabalga.

(Mecanografía M.D.F.M.)

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLa libertad de los muertos vivientes
Artículo siguienteTodo lo que no sabes sobre la cerveza artesanal
Javier Puebla ha sido galardonado con diversos premios, tanto en prosa –Nadal, por Sonríe Delgado, y Berenguer, por La inutilidad de un beso– como en poesía: El gigante y el enano: V Certamen Vicente Presa. En 2010 recibió el premio Cultura Viva por el conjunto de su obra. Es el primer escritor en la historia de la literatura en haber escrito un cuento al día durante un año: El año del cazador; 365 relatos que encierran una novela dentro. En 2005 fundó el taller 3Estaciones y la editorial Haz Mlagros. Cineasta, escritor, columnista y viajero: ejerció funciones diplomáticas en Dakar durante cuatro años, y allí escribió Pequeñas Historias Africanas, Belkís y Blanco y negra. Gusta de afirmar en las entrevistas que nació para contar historias, y quizá por eso algunos de sus artículos parecen relatos o cuentos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre