El 16 de junio, es decir, ya sin Rajoy en La Moncloa, leí en LOC de El Mundo, esa “mierda” para la Letizia del “compi yogui”, que el Duque de Braganza, alguien que sería rey de Portugal si no viviera en una república desde 1910, declaró que “El Gobierno de Rajoy obligó a Felipe VI a ser más duro de lo que él habría querido con el desafío catalán”. Las ententes entre casas reales indican que el rey español tenía que saber que el duque portugués le ayudaría a lavar su pasado inmediato ante un gobierno distinto, aún quedando como un monigote primero y un indecente después, en ambos casos ante Rajoy. Podría ser, pero para responder con más criterio podría servirnos Matías Vallés quien, sagaz observador de gestos y estados de ánimo, el 30 de junio titulaba en Diario de Mallorca que “Felipe VI y Merkel están hartos”, lo que defendía, por ejemplo, con esta afirmación: “La ironía territorial ha querido que los semblantes cariacontecidos, así como los envejecimientos súbitos, de Felipe VI y Merkel provengan de los desplantes recibidos desde comunidades periféricas”.

En medio de otra situación política tan inestable como bloqueada regresa el recuerdo de Juan Carlos I, que primero nombró a Suarez y después se implicó en el complot para destruirlo, incluido el flirteo con los organizadores el 23F, no solo Pilar Urbano lo afirma, aquel verdadero intento de golpe de estado de añorantes de la dictadura. Hoy, tras 40 años de una monarquía que no ha resuelto las tensiones territoriales puede que el rey haya tejido dos maniobras. Con la primera habría salvado a Rajoy, que también estaba harto, asegurando a Sánchez la no beligerancia del ex contra una moción de censura. Y así ocurrió, ante la sorpresa de propios y extraños, pues podría haber mantenido el gobierno en manos del PP. Con la segunda, Felipe VI buscaría resolver su propia “hartura”. Partiendo de que ningún partido político quiere dar la palabra al pueblo sobre la forma de Estado, el rey le habría anunciado a Sánchez su renuncia en fecha a convenir, a cambio de la contención de los independentistas, cosa que de momento pare que funciona. Enfrente, ni PP ni C’s podrán quejarse si el propio rey no lo hace.

Hoy mismo, 9 de julio, Quim Torra ha mantenido una reunión de más de dos horas con Sánchez y en la rueda de prensa posterior al encuentro ha dicho esto: “Todos los partidos políticos españoles nos tendrán a su lado en las actividades orientadas a republicanizar España”. Eso, tras hacer referencia a las urnas espontáneas de Vallecas en las que votaron cerca de ocho mil personas hace unos días y sin el apoyo de ningún partido importante. Sorprende que ningún medio se haya hecho eco de lo que acabo de escuchar y ver que decía el catalán ¿Se ha ido de la lengua el señor Torra con una palabra tan calculada? ¿Está Quim también implicado en una abdicación real sin relevo y aprovecha para hacer valer el evidente papel de Catalunya? Si la cosa funciona y hay república en España, como en Portugal, Francia o Italia, Felipe VI habrá sido un gran maniobrero, y también se dirá de él que fue generoso y decente.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorRespuesta al artículo de Andrea Levy, “Reflexiones para una derecha renovada”
Artículo siguienteMotivos de orgullo
Nacido 1951, Madrid. Casado. Dos hijos y tres nietos. Cursando el antiguo Preu, asesinato de Enrique Ruano y la canción de Maria del Mar Bonet. Ciencias Políticas. Cárcel y todo eso, 1970-71. Licenciado en 1973 y de la mili en 1975. Director comercial empresa privada industrial hasta de 1975 a 1979. Traslado a Mallorca. de 1980 a 1996 gerente y finanzas en CC.OO. de Baleares. De 1996 hasta 2016, gerente empresa propia de informática educativa: pipoclub.com Actualmente jubilado pero implicado, escribiendo desde verano de 2015.

2 Comentarios

  1. OPINION
    Soy de la opinión que lo importante en la sociedad es arreglarla… ¿Que fácil y que bien eso queremos todos? …Pero la diferencia en lo que expreso es que para mi arreglarla pasa por un estado de bienestar absoluto donde se beneficien los humildes , las grandes mayorías, los hombres de a pie , se logre una distribución de las riquezas más equitativas y de forma más justa , se haga justicia para todos y por el bien de todos , se logre la libertad en el sentido más amplio de la palabra , se le de dignidad al humano, se viva en un mundo más igual , más equitativo y mas fraternal, bajo los colores que sean pero ese mundo es posible y es el mundo por el cual se lucha y se muere en diversas partes del propio mundo…La administraciones , las políticas, las direcciones puede ser de las formas más diversas pero siempre bajo el cumplimiento de estos preceptos y ese mundo coincide en la mayoría de los casos con los objetivos de muchas de las llamadas izquierdas y resulta contradictorio con las llamadas derechas que se pliegan al capital , a las oligarquías financieras y al dios dinero…Puede ser con pluripartidismo o no , puede ser teocrática o no , monárquicas o no, y republicanas siempre en sentido general ; y aunque no me agraden algunas de esas formas , estas pueden tener y manifestarse en disimiles variantes… pero siempre respetando de manera absoluta los conceptos y principios fundamentales de la humanidad antes expuestos , durante el tiempo que sea necesario y hasta el momento en que la propia sociedad encarrile y cambie de formas y de estilos … hacia formas y métodos menos ortodoxos ,más libres y justos para todos…Ese mundo puede ser posible de inmediato y por el debemos luchar sin treguas por alcanzarlo…

  2. Amigo Marcel, lo que no encuentro es el camino para llegar «de inmediato» al mundo que usted describe, y que firmaría con los ojos cerrados. Por eso me esfuerzo por ir superando los obstáculos de manera pacífica y lo más consensuada posible, aprovechando las pocas coyunturas que, como la actual, se prestan a dar un paso adelante.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre