El pacto de Partido Popular y Ciudadanos para gobernar en coalición en Andalucía los próximos cuatro años, cerrado esta pasada Nochebuena con un paquete de 90 medidas para la “regeneración democrática” de la comunidad, oculta el papel protagonista que mantendrá la ultraderecha en el programa de gobierno, que se escenificará este mismo jueves con la constitución de los siete miembros de la Mesa del Parlamento autonómico, y donde probablemente VOX ocupará un asiento, cumpliendo así con el mandato del Reglamento de la Cámara y en contra del deseo del PSOE de Susana Díaz, que comenzará a ejercer a partir de ahora como el principal partido de la oposición en un parlamento con cinco formaciones políticas y mayoría conservadora por primera vez en 36 años de autonomía.

Las negociaciones a marchas forzadas para cerrar definitivamente cuanto antes un gobierno de cambio en Andalucía están trayendo de cabeza sobre todo a la formación de Albert Rivera, que tras conocerse la celebración de una reunión la mañana de Navidad en la estación de trenes de Jerez entre su líder andaluz, Juan Marín, y sus homólogos de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo, ha tenido que salir al paso de las críticas del líder de VOX, Santiago Abascal, confirmando que también ha mantenido conversaciones con el líder de la formación ultraderechista en Andalucía, Francisco Serrano. “Nuestra propuesta es que las cinco fuerzas políticas estén en el Mesa del Parlamento con voz y voto, sin excluir a nadie. Ayer hablé con Adelante Andalucía y con VOX; hoy con el PSOE. Tenemos que hablar con todo el mundo”, ha apuntado Marín.

La XI Legislatura autonómica andaluza, que echa a andar precisamente este jueves 27 de diciembre con la constitución de la Mesa del Parlamento, será la primera en 36 años donde gobiernen fuerzas conservadoras en el Palacio de San Telmo, sede de la Presidencia de la Junta. La lideresa socialista, Susana Díaz, aún mantiene que se presentará a la investidura, con el argumento de que el PSOE volvió a ser la fuerza más votada en Andalucía, con una mayoría del todo insuficiente para gobernar, y por ello es consciente de que sus horas al frente del ejecutivo autonómico están contadas, circunstancia que en Moncloa y en la calle Ferraz de Madrid aún están digiriendo sus dirigentes.

La Mesa del Parlamento de Andalucía la componen siete miembros con voz y voto, repartidos en una presidencia, tres vicepresidencias y otras tres secretarías. El Reglamento de la Cámara establece tres votaciones diferenciadas para cada uno de estos tres cargos. Cada uno de los 105 diputados que componen el Parlamento autonómico pondrá un nombre en su papeleta. En orden por número de sufragios conseguidos se van ocupando los puestos de la Mesa. Las elecciones del pasado 2 de diciembre arrojaron un resultado de 33 diputados del PSOE, 26 del PP, 21 de Ciudadanos, 17 de Adelante Andalucía y 12 de VOX.

Encuentro del líder andaluz de Ciudadanos con los líderes de Adelante Andalucía, el día de Navidad en la cafetería de la estación de trenes de Jerez.

El reparto más probable de la Mesa de la cámara andaluza será el siguiente: presidencia para Ciudadanos, dos representantes para PSOE y PP, uno para Adelante Andalucía y otro para VOX.

El Reglamento de la Cámara apunta que todos los grupos tienen que formar parte de la Mesa y el Tribunal Constitucional dictaminó en 2017 que no se puede establecer ningún otro mecanismo de elección que no sea el de la votación directa de los diputados. Esta respuesta del TC se dio ante una queja del PP por el reparto que el PSOE hizo de la Mesa al comienzo de la legislatura en 2015.

El acuerdo programático de PP y Ciudadanos anunciado el día de Navidad, que lleva por nombre el rimbombante título de ‘Medidas de Desarrollo y Prosperidad para un nuevo gobierno en Andalucía’, contempla un paquete de 90 propuestas sociales de amplio calado, como la supresión del impuesto de sucesiones, el impulso de la enseñanza concertada en detrimento de la pública y también, entre otras, políticas de apoyo a favor de la igualdad de género y de los colectivos LGTBI.

Ciudadanos intenta calmar la ira de los ultraderechistas tras la reunión con Adelante Andalucía para negociar la Mesa del Parlamento

La sesión constitutiva de la XI Legislatura dará comienzo a las 12 horas de este jueves 27 y se iniciará con la composición de la denominada Mesa de Edad, formada por el diputado de mayor edad, quien hará las veces de presidente, y los dos más jóvenes, en calidad de secretarios.

Los miembros de la Mesa son elegidos en sucesivas votaciones: en primer lugar se vota al presidente o presidenta, a continuación se vota para ver quiénes van a ocupar las tres vicepresidencias, y se vota de nuevo para decidir quiénes van a ocupar las tres secretarías. Todos los grupos parlamentarios pueden presentar candidatura a los citados puestos.

En el caso de la Presidencia, será elegida la persona que obtenga mayoría absoluta en una primera votación, o mayoría simple en una segunda votación a la que sólo concurrirían los dos más votados en la primera. En el caso de las vicepresidencias y las secretarías, resultarán elegidos quienes, por orden correlativo, obtengan mayor número de votos.

Una vez constituida la Mesa del Parlamento, los diputados realizarán ante el Pleno el juramento o promesa de acatar la Constitución y el Estatuto de Autonomía para Andalucía.

La regulación de la sesión constitutiva se encuentra en el Título Preliminar, artículos 1 a 4, y la elección de los miembros de la Mesa en el Título Tercero, Capítulo Primero, Sección Segunda, artículos 33 a 37 del Reglamento de la Cámara.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − once =