Pablo Iglesias, en su intervención previa a la votación, ha hecho un defensa de los derechos humanos y de las libertades de los colectivos LGTBi y también de las mujeres. Y formulado una petición en nombre de las víctimas del terrorismo, “No hablen ustedes en nombre de las víctimas del terrorismo”

Pablo Iglesias, el líder de la coalición de Unidas Podemos, ha comenzado su intervención dando las gracias a la diputada de En Comú, que el pasado domingo anunció que estaba gravemente enferma: «Gracias Aina Vidal por estar aquí«.

A continuación, le ha dicho a líder del partido de la extrema extrema derecha, “me ha gustado, señor Abascal, que haya hecho una referencia a las asesinadas al principio. Ojalá ustedes entiendan en esta legislatura que hay una violencia específica contra la mujer por el hecho de ser mujer”.

Pablo Iglesias ha leído un mensaje que le ha enviado Rosa Lluch, hija de Ernest Lluch: “No hablen ustedes en nombre de las víctimas del terrorismo. Basta ya de usar nuestro dolor en su beneficio”, le ha espetado a Pablo Casado, mientras Abascal se reía en su escaño.

También se ha referido al Rey con estas palabras: “Si quieren ustedes defender a la Monarquía, eviten que la Monarquía se identifique con ustedes. Si algo sabía el rey Juan Carlos I, que venía de dónde venía, es que solo alejándose de la derecha la institución podría pervivir. Quizá se hayan convertido ustedes en la mayor amenaza para la Monarquía”.

Y ha terminado haciendo un repaso de los derechos y los colectivos que defenderá el Gobierno Coalición. «El próximo Gobierno trabajará por los derechos de las mujeres, de los colectivos LGTBI. Defenderemos los derechos humanos de todos los que huyendo han venido a trabajar con nosotros. Para que vuelva a España quien se tuvo que exiliar por motivos económicos. Para que catalanes, vascos o canarios, [este Gobierno] defenderá su libertad para emocionarse con los símbolos que quieran».

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. De las víctimas del borbonismo y su corte sí están autorizados a hablar, pero de eso ni una palabra. Mandar al Villarejo, un psicópata misógino, de cacería de hembras, con todas las instituciones públicas y privadas al servicio del cazador, es muy de derechos de las mujeres y de derechos humanos. Claro está, de otras mujeres y de otros humanos.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre