Iglesias

Pablo Iglesias no asistió al Consejo Ciudadano Estatal que ayer tarde celebró Podemos pero su postura y propuesta tuvo el respaldo de las bases para negociar con Iñigo Errejón después de contar con candidatura propia a la comunidad de Madrid. Así, el líder de la coalición morada, reconocía en esos redes sociales que: “Iñigo uno es un traidor, sino que debe ser un aliado de Podemos”.

El largo consejo sirvió para visibilizar la inquietud de los líderes territoriales ante la situación de cisma

Iglesias, agradeció a los leales a Errejón que explicaran las opciones de su propuesta, a la vez que los reprendió por no haber sometido esos argumentos a los órganos del partido en tiempo y forma. Tampoco acudió el protagonista de la crisis, Errejón, por lo que el largo consejo sirvió sobre todo para visibilizar la inquietud de los líderes territoriales ante la situación de cisma consumado y la crisis posterior.

El líder de Podemos, a través de Facebook una hora antes de la reunión, reconocía que : “Comparto la preocupación expresada por muchos de nuestros secretarios autonómicos”, y señalaba, ante los consejeros y los inscritos, que “Íñigo, a pesar de todo, no es un traidor, sino que debe ser un aliado de Podemos”.

No dejó de apuntar que “la indignación ante la falta de respeto a nuestros espacios colectivos es natural y lógica, pero debemos afrontar la situación con madurez y responsabilidad”, motivo por el cual se conjuraba para tratar de recomponer la cerámica con un pacto de convergencia con el nuevo sujeto político creado por Carmena y Errejón.

“Podemos debe ahora tener un debate sosegado, y la dirección interina de nuestra organización madrileña debe bajar ese debate a los círculos. Debe hablarse de programa, de proyecto para Madrid y también de procedimientos de participación y decisión con IU y con los actores con los que hemos construido Unidos Podemos”. Precisamente, las intervenciones más críticas con la dirección estatal, según fuentes presentes en la reunión, se centraron en cuestionar la gestión de la crisis, que provocó la renuncia de Espinar y que más que mitigarla la ensanchó. De ahí que se pidiera a la ejecutiva que dimensione la crisis en Madrid y permita a la organización territorial resolverla por sí misma. En todos los territorios ha habido en estos meses batallas internas con víctimas, y existe el temor fundado de que si la crisis causada por Errejón no se encauza, ofrezca un banderín de enganche para represaliados.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorIntereses
Artículo siguientePre electorales
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

11 − nueve =