Pablo Iglesias, junto a Pedro Sánchez, en el consejo de ministros.

El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, está experimentado el acceso al poder -el de verdad y que va más allá de ocupar un determinado cargo en política- más rápido que se ha vivido en la historia de la Democracia en España. Los resultados electorales le permitieron exigir formar parte a su coalición del Ejecutivo de Pedro Sánchez. Ahora, no sólo controla el mundo social desde su Vicepresidencia, sino que consigue que el presidente acepte que forme parte de la comisión que controla el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Lo que le convierte en el espiado que será vigilante de la institución.

La noticia la da El Mundo, aunque fuentes de Podemos han confirmado la decisión a diario16.com.

Formar parte de esta comisión permite conocer y controlar los asuntos secretos del Estado y del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Denuncia contra el CNI de Iglesias

Iglesias lanzó durante años dudas razonables sobre investigaciones del CNI contra su persona y Podemos. El propio periodista y portavoz del Periodismo en la derecha, Luis María Ansón, escribía en el 2016 que :»me aseguran que el CNI dispone de un arsenal de irregularidades y vergüenzas del líder podemita. Lo que demostraba que Iglesias estaba siendo vigilado muy de cerca por el Centro Nacional de Inteligencia.

Hace aproximadamente un año, el hoy vicepresidente segundo del Gobierno de España lanzó una campaña mediática, con varias entrevistas concedidas a medios de comunicación de forma estratégica, para denunciar que la “ la Policía Política del PP espió a Podemos para evitar que llegara al poder”.

En cualquier caso, ni el PP ni el CNI impidieron ese ascenso al poder del que hoy goza y disfruta Pablo Iglesias. Como diría el líder de Podemos: “sí se puede”. Él es un claro ejemplo.

Artículo anteriorCasi todos los poemas de Paul Klee
Artículo siguienteRenta 2020
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

1 Comentario

  1. El porque no puede Pablo iglesias estar dentro seba acomer a algien allí supuestamente estuvo asta el niño Nicolás Ademas bastante falsedades lanzaban en vísperas de elecciones de podemos eso lo hacían para que no subieran en las eleciones muchas cloacas abia en aquel tiempo porai

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here