Foto: Agustín Millán.

Pablo Casado, como líder de la oposición, no ha perdido la oportunidad en plena crisis del coronavirus de protagonizar una intervención para criticar al Gobierno por las medidas presentadas por Pedro Sánchez por esta pandemia.

El presidente del PP ha llegado a tildar de «grave negligencia» que el Ejecutivo «alentara a los españoles a concentraciones multitudinarias» el 8M, curiosamente unas protestas a las que también se sumaron dirigentes del PP.

La deslealtad institucional vuelve a protagonizar la política española, justo al revés de lo que está ocurriendo en otros países de Europa a los que Casado suele poner de ejemplo. De hechos, los líderes de la oposición del resto de países han mostrado una mayor muestra de lealtad.

Nos deja más preocupados», ha asegurado el líder de los populares con respecto a la intervención de Pedro Sánchez. «Consideramos que las medidas son claramente insuficientes para contener la expansión de este virus«, ha añadido, para concluir que las anunicadas por Sánchez «no son las medidas para reactivar una economía en caída libre”.

A su juicio, «el Gobierno está reaccionando muy tarde y se está parapetando en la ciencia en vez de tener un liderazgo político«, ha llegado a decir el líder del PP.

Pruebas del coronavirus

Casado, que ha asegurado que tras el positivo de la expresidenta del Congreso Ana Pastor él mismo se ha realizado las pruebas del coronavirus con un resultado negativo, ha calificado la situación de «extremadamente grave» y por eso ha considerado que «no se va a detener la expansión del coronavirus con sugerencias, sino con medidas contundentes».

A su juicio, Sánchez «debe tomar las riendas y ponerse al frente de la crisis» asumiendo «sus responsabilidades.

«No se puede derivar responsabilidades ni negar la realidad», ha añadido Casado, que ha equiparado la situación actual con la de 2008. «Para el PSOE las crisis son pasajeras, pero las consecuencias son duraderas», ha sostenido. Por todo ello, el líder del PP ha considerado que las medidas anunciadas por Sánchez son «tiritas que no van a tapar la hemorragia que ya padece nuestro sistema productivo».

Casado, además, ha rechazado entrar a negociar los nuevos Presupuestos con el Gobierno porque, según él, si el texto sobre el que pretende dialogar el Ejecutivo es el acordado por PSOE y Unidas Podemos «sería la puntilla para el empleo y la economía nacional por la subida de impuestos que plantea». El líder popular ha insistido en reclamar una «cooperación reforzada» de las instituciones con un «mando único» sugiriendo incluso la aplicación de la Ley de Seguridad Nacional.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre