viernes, 1julio, 2022
18.3 C
Seville

Otro batacazo electoral mientras la izquierda española sigue sin hacer la pertinente autocrítica

Moreno Bonilla arrasa en Andalucía tras conectar con el grueso del electorado con un discurso realista, sencillo y directo

- Publicidad -

análisis

Sánchez confirma que antepone un incremento del gasto militar de 13.000 millones de euros al bienestar del pueblo

Pedro Sánchez se ha venido arriba y se ha creído que es un estadista mundial sólo porque se ha hecho fotos con Joe Biden...

¿Estamos orgullosos de la justicia española? (II)

Como era de esperar, la anterior publicación que llevaba el mismo título, no ha generado las críticas que inicialmente supuse. El hecho es, en...

El Repaso del jueves 30 de junio: portadas y manipulación mediática

En El Repaso analizamos diariamente las principales noticias y las portadas de los distintos medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales. En El Repaso...

La solución para encontrar trabajadores: pagar más y explotar menos

Según la estadística oficial, en España no hay un problema de vacantes. En el primer trimestre de 2022 el porcentaje de vacantes se situó...
- Publicidad -
- Publicidad-

Ferraz tiembla tras el vuelco a la derecha en Andalucía. En público, los portavoces de Pedro Sánchez se esfuerzan por convencer a la opinión pública de que unas autonómicas no son unas generales, que la victoria de Juanma Moreno Bonilla solo puede leerse en clave regional, no nacional, y que hay que mantener la calma porque el socialismo ha salvado los muebles. No peligra la reelección del presidente del Gobierno, no hay cambio de ciclo, el terremoto Bonilla ha sido episódico, coyuntural, dicen engañándose a sí mismos. Sin embargo, en privado hay sudoración, canguelo, ambiente de funeral. Ayer, Adriana Lastra elaboró una interpretación surrealista de la derrota sin paliativos. Por lo visto el “pobre Juanma” ha ganado por deméritos y errores del PSOE y gracias a los millones que Madrid ha inyectado en Andalucía para para aliviar los efectos de la pandemia y la crisis económica. Ni un atisbo de autocrítica, ni una pizca de análisis realista y valiente del desastre, no ya en las desarboladas filas socialistas, sino en la izquierda en general una vez comprobado en las urnas que ninguna formación progresista ha convencido mayoritariamente a los andaluces.

Sánchez debería reflexionar con urgencia por qué, elección tras elección, se lleva un revolcón regional. Perdió Madrid por colocar como candidato a Kant transfigurado en el personaje de Gabilondo cuando la gente pedía algo mucho más sencillo que una crítica de la razón pura de la democracia y del Estado del bienestar: una tapa y una caña. Moncloa no se olió esa tostada, de modo que la debacle madrileña tuvo su origen en un grave error de interpretación sociológica. El pueblo pedía aire, poder respirar otra vez tras meses de duro confinamiento, y Sánchez no supo verlo. El castañazo andaluz de ayer obedece a factores algo distintos, pero que también tienen que ver con la falta de pericia de la izquierda para leer las corrientes sociales contemporáneas. Una vez más, el candidato socialista (en esta ocasión Juan Espadas) decidió apostarlo todo al manido eslogan de “que vienen los fachas” y el cuento del lobo y Caperucita no ha calado en el andaluz, que lleva un Séneca dentro y no se la dan con queso tan fácilmente. El PSOE venía avisado de la fallida estrategia desde la victoria ayusista en Madrid, pero está claro que en Ferraz no escarmientan.

Moreno Bonilla no es Kennedy. No obstante tiene olfato para la política. El cartel con el que concurría a los comicios del 19J era lo suficientemente esquemático como para que pudiera entenderlo todo el mundo, desde el funcionario acomodado de Sevilla hasta el obrero del metal de la bahía de Cádiz pasando por el machacado autónomo. El mensaje era tan simple como el mecanismo de un botijo: Juanma Moreno, el candidato independiente que funciona al margen de las siglas del PP; el gestor amable y educado que pisa la calle para saludarse con sus paisanos; el hombre tranquilo que huye de la crispación y que quiere poner tierra de por medio con el macarrismo político de la extrema derecha. Todo ello, por supuesto, bien envuelto en la alegre bandera de Andalucía, porque el andalucismo sigue vendiendo pese a lo que crean los fascistas de nuevo cuño que pretenden acabar con el Estado de las autonomías para retornar al delirante centralismo franquista e imperial.

Macarena Olona se ha llevado un buen baño de realidad y cada vez parece más claro que la extrema derecha ha tocado techo. Tienen la parroquia que tienen, pero España, de momento, sigue siendo moderada, demócrata y liberal. Las elecciones las gana quien gana las clases medias, o sea el centro, y quien no aprenda esa lección de una vez por todas está condenado a la basurilla de menos del 15 por ciento de los votos. Por eso Vox nunca podrá alzarse por sí solo con el poder; por eso quedará como bisagra de la derecha hasta que esa bisagra se termine oxidando, como ya ha ocurrido con Ciudadanos. Tendrán su granero de incondicionales, haters tuiteros, negacionistas antisistema, obreros rabiosos con la izquierda y ácratas de la nobleza que les votarán por puro odio. Pero el proyecto, al haber sido concebido como una plataforma marginal para friquis y folclóricos, para radicales y nostálgicos, no podrá cuajar como gran partido de Estado. La Andalucía sensata del 19J que se mira en el espejo para reconocer su pasado y su futuro no ve a Vox, sino a Moreno Bonilla. La lógica se ha impuesto al delirio. Este es un país muy diferente al que trata de dibujar la extrema derecha española y Feijóo toma buena nota. Su barón andaluz le ha enseñado el camino para derrotar a Sánchez.

La izquierda debe lamerse las heridas y empezar la ardua tarea de la reconstrucción. Para empezar, está claro que la atomización en múltiples partidos penaliza gravemente. Urge un gran concilio de la izquierda donde se ponga en común, dejando aparte rencillas y cainismos, un gran programa común para que el votante sepa a qué atenerse. Cien siglas, cien torres de Babel y cien jaulas de grillos conducen directamente al suicidio. Y hay otra cosa no menos importante: el mensaje huele algo rancio, antiguo, nostálgico de un pasado que no volverá. Andalucía y España han cambiado radicalmente en lo sociológico. En los últimos cuarenta años, este país ha dado un salto económico adelante como nunca antes en nuestra historia. Puede que en 1978 Andalucía fuese roja, pero ya no lo es. Una región no puede considerarse de izquierdas cuando el mapa poselectoral queda totalmente teñido de azul. O empiezan a comprender que en el siglo XXI el poder no se gana por asalto ni por revolución, sino convenciendo al electorado con propuestas concretas e imaginativas a los problemas del país, o están muertos y enterrados. Menos manual de Marx que ya nadie lee, menos discursos incendiarios de La Pasionaria, y más cursos prácticos de mercadotecnia posmoderna para ganar elecciones. Es cierto que los valores de la izquierda son moralmente superiores y que están más vigentes que nunca, pero el PP cuenta con su poderosa maquinaria electoral que conecta con la opinión pública como un enchufe trifásico. Mientras no arregle esa avería, la izquierda no tiene nada que hacer.

El mundo cambia a una velocidad de vértigo. El partido que no sepa adaptarse a esta realidad mutante está abocado a la extinción. En política, lo que mejor funciona suele ser lo más sencillo. Si al votante de hoy le das a tragar dialécticas hegelianas decimonónicas, complicadas teorías filosóficas sobre el origen materialista de la pobreza de las naciones y debates bizantinos sobre la esencia de la democracia, se pierde, se aburre y se va a la playa de la abstención o a otro chiringuito. “Bajemos el diapasón de la crispación, no veamos al rival político como a un enemigo, hagamos cosas razonables”, declara Moreno Bonilla en el día después de la victoria. Tan sencillo como eso.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
Advertisement
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

El Banco de España se desacredita solo

La Vicepresidenta Segunda y Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha calificado el Informe de Análisis y Propuestas Económicas del Banco de España en su...

Un equipo de la Universidad del Sur de Florida descubre un histórico aumento del nivel del mar en las cuevas de Mallorca

Un equipo internacional de investigadores dirigido por la Universidad del Sur de Florida (USF), ha descubierto que el nivel del mar ha subido 18 centímetros desde...

Podemos reclama medidas adicionales para rebajar la factura de la luz

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, se ha dirigido este jueves a la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Transición...
00:01:04

Ayuso en éxtasis populista al comparar el aborto o el cambio de sexo con el de becar a los que ganan más de 100.000...

Ayuso en éxtasis populista al comparar el aborto o el cambio de sexo con el de becar a los que ganan más de 100.000...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Banco Popular: el Santander podría provocar un cerco más estrecho contra Emilio Saracho y la JUR

El cerco sobre la responsabilidad de Emilio Saracho y de la Junta Única de Resolución se podría estrechar aún más por un movimiento de...

Banco Popular: las coacciones, amenazas y engaños que no quiere investigar la Audiencia Nacional

a frase de Saracho «o se declara la inviabilidad o ateneos a las consecuencias» resonó en varias ocasiones en las paredes de la Audiencia

Banco Popular: el acta de la inviabilidad infringió el Código del Registro Mercantil, pero la Audiencia Nacional no lo investigará

La Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ratificó la decisión del juez Calama de no investigar determinados hechos sucedidos en la reunión...

Más de la mitad de los padres han decidido no poner la pauta completa a sus hijos de la vacuna contra el Covid-19 en...

Los menores que han recibido la pauta completa de la vacuna contra el COVID-19 no llega al 50%.  Desde el Comité Asesor de Vacunas han...

Jeffrey Sachs responsable de la comisión COVID-19 en The Lancet: «Estoy bastante convencido de que el virus salió de un laboratorio de EEUU»

Jeffrey Sachs es profesor de Economía en la Universidad de Columbiaa, en EEUU, de reconocido prestigio a nivel internacional. Es director del Centro para...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

El Banco de España se desacredita solo

La Vicepresidenta Segunda y Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha calificado el Informe de Análisis y Propuestas Económicas del Banco de España en su...

Un equipo de la Universidad del Sur de Florida descubre un histórico aumento del nivel del mar en las cuevas de Mallorca

Un equipo internacional de investigadores dirigido por la Universidad del Sur de Florida (USF), ha descubierto que el nivel del mar ha subido 18 centímetros desde...

Podemos reclama medidas adicionales para rebajar la factura de la luz

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, se ha dirigido este jueves a la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Transición...
00:01:04

Ayuso en éxtasis populista al comparar el aborto o el cambio de sexo con el de becar a los que ganan más de 100.000...

Ayuso en éxtasis populista al comparar el aborto o el cambio de sexo con el de becar a los que ganan más de 100.000...