Alfonso Fernández Mañueco.

A Fernández Mañueco se le ha podrido, con mucha brevedad, esa idea maravillosa de que debe gobernar el partido más votado, de la que tanto fardó hace semanas. También se pasó toda la campaña electoral para las autonómicas de C y L ´cacareando´ de que ”el pacto secreto de Cs y PSOE, para gobernar juntos la Autonomía castellano leonesa, no está firmado, pero es un hecho”.

En este momento –como siempre– se le ve el plumero con la sonrisa hipócrita que suele poner para estas solemnes ceremonias. Le vemos cómo se sienta junto a su colega pepero G. Egea –otro cara de póker, muy dura– a pactar con F. Igea, líder del Cs de C y L. Y ahora están jugando al cambio de cromos, de sillones y cargos. Toda una revelación del carácter político de Mañueco.

Pero en las pasadas elecciones del 26-M ganó el PSOE de Luis Tudanca, y el pepero Fernández Mañueco, exalcalde de Salamanca y aspirante a la Junta de C y L, tuvo una severa derrota electoral ¿Es que pensaba que iba a ganar con tanta rémora? Nunca el PP, desde 1987, había perdido las elecciones en la Autonomía de C y L. El albur de Mañueco era perderlas (se le ´fueron´ doce escaños, y cien mil votantes menos). Sin embargo, se empeña en seguir liderando el PP castellanoleonés y ser presidente de la Junta de C y L en minoría. Pero son malos tiempos para él. Ya que Francisco Igea le exige que las políticas de C y L deben cambiar radicalmente, y con él y su tropa va a ser que no es posible ni creíble.

Lo tiene muy ´crudo´ Mañueco porque le persigue “su historia judicial”. Hace unos días el juzgado de instrucción número 2 de Salamanca ha decidido incoar diligencias previas en el caso de las primarias del PP en las que Mañueco fue elegido presidente regional y candidato a la Junta de C y L. Se le investiga por supuestos delitos de estafa en proceso electoral, falsificación y financiación ilegal. El tema es muy serio y va ´palante´ en el Juzgado y en la Fiscalía porque a lo anterior se suma la denuncia admitida de que en 2017 Mañueco y Maíllo permitieron la falsificación de 5.000 firmas de afiliados del PP e ingresos en B por 500.000 euros..

Fernández Mañueco –el adalid (!) de la ética de los populares– es acusado de amañar e incurrir en una posible financiación ilegal del partido en Castilla y León. En su etapa de Presidente de la Comisión de Garantías del PP (2017), a la vez que alcalde de Salamanca, presumía Mañueco ser “implacable con los corruptos», pero su nombre apareció sospechosamente varias veces en las conversaciones pinchadas por la UDEF en el caso Lezo, con su posible implicación en su extensión de las guarderías ´Mis Pollitos´ de Salamanca, por presuntas corruptelas en un contrato con esas escuelas infantiles. Todavía el fiscal puede seguir indagando estas relaciones; pero Fernández Mañueco se ha agarrado a su condición privilegiada de aforado para blindarse en la investigación.

En Salamanca, Ganemos, Podemos –y PSOE– siguen afirmando que la Fiscalía debería haber investigado las conversaciones telefónicas del caso Lezo (tema guarderías “Mis Pollitos” de Salamanca) donde se ve que existen claros indicios de delito. El tiempo nos dirá si Mañueco prevaricó o no.

A esto se le suman varios presuntos delitos, denunciados, por malversación de fondos públicos, prevaricación, gestión de escasa transparencia, favoritismo y amiguismo en las contrataciones y un largo etc.

Y es que Mañueco lleva grabado el ´ADN´ de las sedes provinciales del PP: la del ´nepotismo´ para conceder contratos con dinero público a sus familiares y empresarios amiguetes. El parentesco entre cargos políticos y personal municipal ha sido constante y descarado bajo su mandato. Y luego así, pedirles favores –dopaje pecuniario– para las campañas electorales y primarias, como precisamente ha sido denunciado en varias ocasiones.

Qué va a decir el PP de su gobierno durante estos larguísimos años (8 legislaturas) en la Región C y L. Nada. La estela de la corrupción generalizada en los populares les persigue aún. Un inoperante plan para retener talento; rácanos e impostados con el I+D+i, e inacción en políticas sociales; abandono de la emigración y ´estancamiento´ de la economía. Este es el “magnífico” bagaje del régimen del PP en Castilla y León en más de 32 años.

Se ha dicho ya muchas veces: si se hubieran cumplido una cuarta parte de los compromisos y peroratas de Mañueco y Herrera, C y L sería ahora, más próspera y con más vitalidad económica e industrial que la zona de Silicon Valley en la bahía norteamericana de San Francisco.

Necesitamos en Salamanca y en C y L un impulso de cambio, de innovación y aire fresco, con ideas nuevas para la España vaciada, despoblada. Las nefastas propuestas y argumentarios de Mañueco son un brebaje muy utilizado en tiempos de campaña, que nunca cumple.

Siempre anda con engaños y más engaños. No lo puede evitar el antiguo alcalde salmantino, atrapado en un PP descentrado y acusado de ser un “sistema clientelar, aranero y corrupto”. Ahora intentan evitarlo con componendas y pactos vergonzantes, pero la gente de C y L ya no les cree y van dejando el lastre de ser víctimas de las nefastas políticas de los populares.

Recientemente se van algunos de la vida política activa –principalmente militantes y dirigentes peperos–, bien por ser encarcelados, imputados o censurados como corruptos, o derrotados electoralmente. Fernández Mañueco podría seguir su camino y quedarse sin alcaldía, sin la jefatura del PP autonómico y sin ser presidente de C y L.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 + siete =