martes, 6diciembre, 2022
13.3 C
Seville

Oportunidades en la crisis de la automoción

- Publicidad -

análisis

- Publicidad -
- Publicidad-

Que el sector de la automoción no vive su mejor momento es un hecho. Lejos queda el apogeo de tal mercado y aquellos tiempos en los que la fabricación de componentes para el mismo iba a ritmo vertiginoso. Es hora de reinventarse. Encontrar nuevos caminos es casi una obligación y justo es el rumbo que han tomado empresas especializadas en la fabricación de tubos de escape como MET TECNO 2000, la cual ha apostado por la diversificación para entrar de lleno en otros sectores como el del mueble, la salud, la movilidad y la construcción a través de servicios de mecanizado de tubo.

Es un gran paso, pero ni mucho menos uno imposible. Dedicados hasta hace poco a la producción de elementos metálicos para tubos de escape, la aparición del coche eléctrico ha obligado a replantear estrategias desde su base. Porque no se trata de hacer borrón y cuenta nueva, sino de entender qué se tiene entre manos y saber adaptarlo a lo que demanda el mercado actual.

El momento del cambio

Así es. Sin querer hacer gran mención a lo que vivimos desde hace tres años —la pandemia—, lo cierto es que esta ha acelerado el actual proceso de cambio para muchos fabricantes. Para ser exactos, la producción en el sector de la automoción cayó en 2021 un 7,5 % respecto al año anterior y un 25,6 % en referencia al año previo al coronavirus, 2019. Son datos elocuentes. Si la producción baja y además parte de ella deja de necesitar piezas realizadas por ciertos fabricantes, estos necesitan encontrar nuevos nichos en los que colocar su producto.

Pero como decimos, hay luz al final del túnel. No es momento de echar el cierre (algunos se han visto tristemente obligados a ello), sino de levantar la mirada e indagar en nuevos horizontes, ya que estos no solo traerán un beneficio propio, sino el de diferentes industrias que abrazan la sinergia para crecer.

Abriendo nuevos mercados

Advertisement

Esto es lo esencial. Hablamos de viviendas, edificios, fábricas, hospitales… También coches, por supuesto, pero sin perder de vista que modernizar la producción y hacer de esta un campo abierto no puede sino tener consecuencias positivas para todos.

Los nuevos sectores que reciben ahora a estos fabricantes hacen que la calidad y la competitividad aumenten en sus respectivos espacios de negocio, ya que los fabricantes del sector de la automoción están habituados, por su ADN, a enfrentar unas presiones en precios y plazos que siempre han ido unidas a una atención exquisita respecto a entregar un producto de máximo nivel.

Lo cierto es que hablamos de un terreno hasta cierto punto inexplorado, pero repleto de oportunidades en la crisis de la automoción. No podemos olvidar que este sector supone el 10 % del PIB nacional, por lo que abrir nuevas rutas lleva aparejado un gesto de valentía. Eso es justo lo que enfrentan ahora diferentes fábricas de componentes. Sin duda se trata de un ejercicio no exento de esfuerzo, dedicación y profesionalidad para convertir un complicado escenario en otro en el que, poco a poco, demostrar la capacidad que tienen para reinventarse y saber identificar una coyuntura que les empuja al futuro.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
Advertisement

últimos artículos

- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

- Publicidad -

lo + leído