El escándalo de la Operación Oikos, que ha provocado la detención de futbolistas por el presunto amaño de partidos en Primera y Segunda División , pone en jaque el mundo del fútbol.

Tal y como ayer avanzó diario16.com Varios futbolistas han sido detenidos por el presunto amaño de partidos en Primera y Segunda división. Entre los detenidos se encuentran el exjugador del Real Madrid y de la sección Española, Raúl Bravo que sería el cabecilla; Borja Fernández, del Real Valladolid Club de Fútbol; Carlos Aranda, exjugador de varios equipos de Primera División; Samuel Saiz Alonso, jugador del Getafe, e Íñigo López Montaña, jugador del Deportivo de La Coruña y exjugador del Huesca.

También han sido detenidos Agustín Lasaosa, presidente de la Sociedad Deportiva Huesca, y Juan Carlos Galindo Lanuza, jefe de los servicios médicos del mismo club. A todos los detenidos se les imputa pertenencia a organización criminal, corrupción entre particulares y blanqueo de capitales.

La denominada operación “Oikos”, está dirigida por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Huesca en virtud de Diligencias Previas 650/18, se realizarán nueve entradas y registros en diferentes puntos de la geografía nacional en relación con los delitos de “amaño deportivo”, blanqueo de capitales y organización criminal.

La investigación ha permitido corroborar que los investigados alcanzaron acuerdos con diferentes jugadores para “amañar” al menos tres partidos correspondientes a la Primera, Segunda y Tercera división. El amaño relativo a la Tercera división resultó infructuoso, comprometiéndose los jugadores implicados en compensar las pérdidas realizando otro en el futuro.

Uno de los amaños, correspondiente a la Segunda división, tuvo una fuerte incidencia en las apuesta al registrar las casas un volumen de dinero hasta 14 veces más elevado al normal para esta división.

Fases en el “amaño”

La manipulación de los encuentros se realizaba siguiendo estas fases:

Primero se seleccionaba los encuentros, que se realizaba preferiblemente al inicio o al final de la liga.

Después se realizan las apuestas, intentando “pactar” apuestas combinadas –resultados parcial y final, resultado final y córneres… que les permiten incrementar notablemente los márgenes de ganancia.

Hay un proceso de captación, realizando una primera aproximación “de tanteo” a algún miembro del plantilla, preferiblemente a uno de los capitanes.

Una vez aceptado el amaño, el pago se produce siempre en metálico y en dos fases, una previa al encuentro y otra una vez producido el resultado pactado.

Por último, la financiación: los responsables de la organización son los encargados de anticipar el dinero correspondiente al primer pago a los jugadores y a las apuestas.

Con la Operación “Oikos”, la Policía Nacional refuerza su compromiso con la sociedad española y se consolida a nivel europeo como pionera en la investigación de las estructuras criminales que controlan el “amaño” deportivo.

Durante los meses que ha durado la investigación se ha contado con la activa colaboración de Europol, la Dirección General de Ordenación de Juego y La Liga de Futbol Profesional.

La Policía Nacional creó en el año 2017 el CENPIDA (Centro Nacional Policial de Integridad en el Deporte y Apuestas) con el único cometido de garantizar la integridad y limpieza en el deporte.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre