Desde septiembre de 2015 a julio de 2019 la oenegé Open Arms ha logrado salvar a 59.706 personas, todas ellas migrantes que iniciaron una peligrosa aventura cruzando el Mediterráneo para tratar de alcanzar las costas europeas. Según datos de la oenegé, durante la Misión Mediterráneo fueron salvadas 27.133 personas: 14.956 por el barco Astral; 6.558 por el Azzurro y 5.619 por el Open Arms. A su vez, la Misión Lesbos ha conseguido rescatar a 32.573 inmigrantes.

“Y seguiremos luchando allí donde más se nos necesita. Y lo haremos gracias al apoyo de nuestros voluntarios y la ayuda de cada una de las personas que colaboran y que nos dan la mano en cada brazada que damos”, asegura la oenegé, que ofrece todos los datos sobre sus diferentes misiones en su página web.

La solidaridad que ha demostrado ya esta organización no gubernamental resulta estremecedora. Sus activistas no solo se han jugado la vida en el mar para rescatar a todas esas personas, también se están jugando largos años de cárcel, ya que países como la Italia del xenófobo Matteo Salvini han puesto su diana en el Open Arms, al que acusa de favorecer la piratería y el tráfico ilegal de personas. Tratar de identificar a rescatadores de náufragos con traficantes y contrabandistas es de las cosas más nauseabundas que se han escuchado por boca de un gobernante desde el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando el fascismo racista fue derrotado. Pero con independencia de las salvajadas dichas por un gamberro político como Salvini, de lo que no cabe ninguna duda es de que ha llegado el momento de reconocer la labor de una oenegé como Open Arms, de la que todas las personas de bien deberían sentirse orgullosas. De ahí que será una gran injusticia que galardones que el premio Nobel de la Paz o el Príncipe de Asturias en España no reconozcan en algún momento el esfuerzo y el trabajo de sus activistas. Esa sería una hermosa forma de seguir impulsando la tarea de una oenegé que se ha convertido en un referente de los derechos humanos en todo el mundo.

Mientras tanto, el barco de rescate de la oenegé Open Arms sigue pidiendo a la UE que le permita la entrada en puerto seguro para desembarcar a los 151 migrantes rescatados en el Mediterráneo. En las últimas horas la oenegé ha obtenido el permiso que había solicitado el domingo para la evacuación de tres de los migrantes rescatados “con diagnósticos que requieren atención médica especializada”.

Fuentes de Open Arms han explicado a Europa Press que prevén que Malta evacúe por helicóptero a dos mujeres: una sudanesa que padece neumonía y una marfileña con síntomas de problemas neuronales tras ser operada de un tumor cerebral.

El tercero, un joven eritreo con síntomas de tubercolosis, será evacuado por Italia −la oenegé prevé que sea por barco, a cargo de la guardia costera de Lampedusa−.

Open Arms ha obtenido la autorización este domingo por la tarde y prevé las evacuaciones se hagan “en las próximas horas”.

El permiso conseguido solo implica evacuar a las tres personas, pero Open Arms intenta que ambos países permitan que los familiares de los tres que están a bordo puedan acompañarles.

1 Comentario

  1. Llevan así SIN NINGUNA SOLUCIÓN años y seguirán así siglos con este problema grave de inhumanidad y de pasividad de incontables inmigrantes que dejan morir en el Mediterráneo. Si el que es bueno o responsable esto lo dejara en manos de los que NO HACEN NADA (a total probación de no arreglar nada), pues insultaría a su deber ético, es decir, sería un desalmado que no se conmueve en verdad de nada de lo que pide mínimamente un tener alma. Así es. http://delsentidocritico.blogspot.com/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 4 =