domingo, 1agosto, 2021
21.7 C
Seville

Olivia y Anna

Muchas veces me he perdido por el mar, como me pierdo en el corazón de algunos niños. Lorca

Francis López Guerrero
Profesor de lengua y literatura.
- Publicidad -

análisis

Homenaje a Antoni Benaiges, asesinado en 1936 por llevar a Burgos el modelo francés de “escuela avanzada”

Antoni Benaiges fue un maestro inquieto, comprometido y valiente, que llevó a un pueblecito de Burgos, Bañuelos de Bureba, las más avanzadas técnicas de...

Buen viaje Deliveroo, y que ustedes lo estafen bien

Deliveroo, la plataforma de reparto de comida a domicilio, planea irse de España. Pues que cierren la puerta al salir y buen viaje, como...

El Repaso del 30 de julio: información importante sobre contagios en personas vacunadas, vacunación a embarazadas y protección

Como cada día en El Repaso ponemos el foco en aquella información que consideramos ha de ser explicada y desarrollada. Hoy, especialmente ponemos el...

El caso Kitchen airea las vergüenzas de la Justicia española

El juez García Castellón ha dejado el caso Kitchen en nada. Es cierto que prosigue la investigación contra el ex ministro de Interior Jorge...
- Publicidad-

Existe el horror. Existe. Existe. El horror existe. Como un mantra indeseable. Como un credo abominable. Existe el horror. Existe como un demonio sutil con cara de playa y de embarcación de recreo que se oculta debajo del mar y sube a la superficie y vuelve a bajar todavía más oscuro y lastrado. Traicionero y anclado a mil metros de profundidad. Sí, se comporta como un demonio invisible que se abalanza sobre tus ojos para incendiártelos y descoyuntar la gramática y el léxico para entregarte el maldito mantra: Existe el horror. Existe. Existe. El horror existe.

La crueldad puede ser más poderosa que la ternura. Esa es la gran tragedia del ser humano -y la herida sin cauterizar de nuestra época-. Así se definen en román cotidiano los fríos tecnicismos de violencia de género y la devastadora violencia vicaria contra las mujeres. No hay psicología consolativa. No hay legislación coercitiva. No hay punición compensatoria. No hay explicación metafísica. No hay amparo ni horizonte donde ponen brutalmente el final. Sólo la soledad salvaje del océano frente a la muerte que guarda y custodia encomendada por los hombres. Llorar no es suficiente. Gritar es inofensivo. Ser madre es empezar a desintegrarse. Ojalá tuviéramos un silencio elocuente y balsámico y no uno desolado y abrasivo.

No le caben al mar muchos más mártires. El agua, el sol y la sangre se entreveran y parece azul y plácido. La sutileza del mantra y de su demonio: Existe el horror, que es la sublimación demencial del dolor. Cualquier día va a explotar de ira negándose a ser un almacén de crímenes y va a escupirnos a nuestros rostros bronceados inmigrantes desesperados, niños con el vientre hinchado y niñas preciosas como una mañana radiante de junio que nos seguirán sonriendo con inocencia porque la apuesta es siempre la vida, en la ley, en la ética, y en el pan nuestro de cada día.

La madre, Beatriz Zimmermann, pensaba que su expareja estaba jugando al despiste y apelaba con grandeza femenina al cariño y a la magnanimidad. Y se refugiaba en la esperanza que es una virtud teologal para los creyentes y un agarradero de supervivencia para los mortales. Pero el padre de las niñas estaba jugando a matar. Ya había racionalizado el instinto y la violencia y había decidido inclemente parar el tiempo e instaurar su verdad de plomo y un reino de egoísmo y atrocidad en la tierra y en el agua. Existe el horror que rima con terror cuando el despecho y la maldad se aúnan en un veneno psíquico que penetra hasta la última neurona y la voluntad más sombría dicta el resultado del aniquilamiento. No hay ninguna incógnita que resolver, ningún resultado que averiguar. La ecuación del amor es igual a libertad.

- Publicidad-

A los niños de seis años -que ya entienden- en las escuelas después de recortar bonitas cartulinas de colores habrá que empezar a explicarles eso de la ecuación del amor y habrá que enseñarles con sutileza que en el primer mundo en que viven tan rico y hermoso en apariencias también hay niños esclavos y víctimas que están tasados con un precio horrendo por sus propios seres queridos.

Existe el horror. Existe. Existe. El horror existe. Como un mantra abominable.

…Y existe el mar como un poema inmortal y sobre el mar un ancla y sobre el ancla una estrella y sobre la estrella Olivia y Anna.

- Publicidad -

Relacionadas

- Advertisement -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

Otro coliving es posible

La pasada semana, Ernesto del Valle, uno de mis socios en Xaudable tuiteaba "Todo lo que nos pasa en esta vida y merece la...

Juego sucio de Hamilton: sangre mañana

Se ha utilizado la ley para vulnerar su espíritu. Ha sido feo y sucio, y más feo y sucio todavía porque, repetimos, se ha...

Yolanda Díaz pretende lanzar una gran plataforma de izquierdas para plantar cara a la extrema derecha en las próximas elecciones

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, ha defendido esta misma semana "levantar un proyecto de país para la próxima década" desde "muchos espacios...

Doña Emilia, un valor seguro bajo la sombrilla

Cuando Agatha Christie aún ni siquiera se planteaba ser una novelista de obras policiacas, en España la rompedora Emilia Pardo Bazán ya había roto...
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

Otro coliving es posible

La pasada semana, Ernesto del Valle, uno de mis socios en Xaudable tuiteaba "Todo lo que nos pasa en esta vida y merece la...

Juego sucio de Hamilton: sangre mañana

Se ha utilizado la ley para vulnerar su espíritu. Ha sido feo y sucio, y más feo y sucio todavía porque, repetimos, se ha...

Yolanda Díaz pretende lanzar una gran plataforma de izquierdas para plantar cara a la extrema derecha en las próximas elecciones

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, ha defendido esta misma semana "levantar un proyecto de país para la próxima década" desde "muchos espacios...

Doña Emilia, un valor seguro bajo la sombrilla

Cuando Agatha Christie aún ni siquiera se planteaba ser una novelista de obras policiacas, en España la rompedora Emilia Pardo Bazán ya había roto...