Dicen algunos de sus adversarios políticos en estas primarias provinciales que Ramón está empezando. Malas artes siempre hay, pero algunas son colmadas de mentiras del tamaño de una torre. Ramón Díaz Farías es un joven político que, lleno de la esencia del municipalismo, cuenta con un currículum verdaderamente propicio para optar a la secretaría general de la Comisión Ejecutiva Provincial de Badajoz. Este licenciado en veterinaria militó en sus comienzos en las juventudes socialistas, en 2003 recuperó la alcaldía de Villanueva del Fresno para el PSOE con un resultado extraordinario y actualmente sigue siendo uno de los alcalde más votados de la provincia. Además, fue presidente de la Federación Extremeña de Municipios y Provincias, donde realizó una labor reconocida dentro y fuera del Partido Socialista. Se pueden decir de él muchas cosas, pero que está empezando es reírse de los militantes socialistas.

Ramón encabeza un proyecto que busca hacer de la provincial pacense una herramienta útil y cercana a las agrupaciones locales, puesto que, como algunos militantes critican, han estado abandonadas durante los cinco años que el actual secretario general y aspirante a la reelección ha ocupado el cargo disputado.

Su emblema de campaña es un lápiz de color rojo. Para su candidatura, el lápiz, es un claro ejemplo de la militancia socialista; cuando está solo es frágil y puede romperse, pero si se unen varios lápices es imposible fracturarlos. Además, el lápiz es el más humilde artefacto que te permite anotar todo aquello que aprendes o te proponen los más sabios miembros de un partido como el PSOE, los militantes que trabajan y sufren día a día fuera de los despachos, en la calle.

Socialistas como tú, es una corriente de personas que quieren ganar el próximo domingo 24 para que su organización política pueda recuperar los más de 15.000 votos que han perdido en estos últimos años. Quieren hacerlo apoyando y trabajando codo con codo con todos los secretarios locales, que son quienes logran las victorias. Para que esto se produzca, hace falta escuchar, bajar al asfalto, servir a los compañeros en la oposición y en el gobierno, con los de las poblaciones grandes y con los de las aldeas de la provincia, porque solo así se puede volver a conquistar aquel PSOE ganador. Tan sencillo como llevar al socialismo a la nueva sociedad que nace.

Ramón apuesta por la formación y por la información. La formación necesaria a los militantes para ser aún más ciudadanos, para dar calidad al núcleo humano que forma la base de los partidos. Recuperar una formación que se ha perdido y en la que, según explica, deben contar todos aquellos que están colmados de experiencia por los años que han dedicado al servicio público. Poner en marcha esto no es caro, basta con alejarse de lujosos hoteles y volver a esos rincones que conforman la esencia del socialismo, las casas del pueblo o, en su defecto, albergues y plazas.

Elemental es también la información, ya no sirve la llamada de última hora, la hoja que llega con prisas porque hay un desconocimiento de lo que sucede. La gente es lo más importante y los integrantes de socialistas como tú quieren ponerlas en el centro.

Es fácil sumarse a última hora a los movimientos que están impulsando una transformación de la política que desea romper esa bifurcación que en los últimos tiempos existe entre ciudadanos y políticos. Sin embargo, no es posible prometer todo lo que no se ha hecho en estos años, por esta razón yo confío en Ramón, un socialista como tú.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre