Los condenados por el caso Gürtel han visto un nuevo resquicio legal para salir de la cárcel antes de cumplir sus condenas: anular por defectos formales toda la instrucción del sumario que hizo el juez Baltasar Garzón. Uno de los principales encausados, Pablo Crespo ‒considerado el número 2 de la trama corrupta‒, ha interpuesto una querella contra el magistrado en el Juzgado de Instrucción número 50 de Madrid, cuyo juez instructor, Esteban Vega, le ha dado visos de credibilidad al admitirla a trámite, según publica hoy el diario El Mundo.

La denuncia se basa en una grabación de audio del comisario José Manuel Villarejo en la que, según los abogados de Crespo, queda demostrado que Baltasar Garzón habría “confabulado” con el mando policial para preparar el caso Gürtel antes de que la causa llegara al juzgado. Aquella famosa cinta difundida por el portal Moncloa.com fue grabada durante una comida entre Garzón, el comisario del Cuerpo Nacional de Policía y la hoy ministra de Justicia, Dolores Delgado, y podría dar al traste con toda la instrucción de la trama Gürtel. Eso es lo que van buscando los condenados: salir a la calle por un defecto de forma supuestamente cometido por el magistrado.

Según el rotativo madrileño, el juez Vega considera que en la actuación de Garzón hay hechos que “presentan características que hacen presumir la posible existencia de delitos de prevaricación judicial”, de modo que ordena la apertura de diligencias previas “y practicar aquellas esenciales encaminadas a efectuar tal determinación”.

No es la primera ofensiva de los implicados en la Gürtel para tratar de tumbar la instrucción. El 9 de febrero de 2012 el magistrado Baltasar Garzón fue condenado por prevaricación a 11 años de inhabilitación “con pérdida definitiva del cargo que ostenta” por este mismo asunto. Dos años antes, la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo había admitido a trámite la querella de uno de los implicados, que denunció las escuchas ordenadas por el instructor. La querella aseguraba que el juez, mediante prácticas propias de “regímenes totalitarios ya superados”, había ordenado intervenir las conversaciones de los presos encausados con sus abogados en el interior de la cárcel. La querella acusó al magistrado de prevaricación y vulneración de la intimidad y las escuchas fueron anuladas.

El Supremo concluyó que el magistrado ordenó las grabaciones interpretando la ley de forma “errónea” ante la “mera posibilidad” de que los letrados pudieran estar actuando como “enlaces” de la trama de corrupción, pese a que no se tenían “sospechas ciertas”. Según el Alto Tribunal, la decisión de Garzón “conducía, sin apenas escapatoria alguna, a la irremediable laminación del derecho de defensa”, y añadió que el magistrado autorizó las escuchas “sin que existieran datos de ninguna clase que indicaran que los letrados mencionados en los hechos probados estaban aprovechando el ejercicio de la defensa para cometer nuevos delitos”. Es decir, según el fallo, el juez instructor adoptó una resolución injusta y restringió el derecho de defensa de los imputados. Aquella sentencia supuso el final de la carrera judicial del magistrado. Garzón siempre se declaró inocente al considerar que no lesionó el derecho a la defensa de los detenidos, ya que ordenó las escuchas en prisión para impedir que los sospechosos blanquearan dinero.

Crespo, ex secretario de Organización del PP en Galicia, fue condenado a 37 años y medio de prisión por su implicación en la trama Gürtel. Ahora sus abogados acusan a Garzón de “urdir una confabulación” con el comisario Villarejo para preparar la operación policial antes de que las diligencias llegaran al juzgado, perjudicando así al Partido Popular. Otros condenados que hoy están entre rejas aguardan con interés la decisión de la Justicia.

2 Comentarios

  1. Según el que acabo de leer y aplicándolo a los «llanera» estos, deberían estar presos de por vida por, todas las acusaciones contra Garzón multiplicada en sus actuaciones. Junto a ellos toda o cuasi toda la cúpula de mando policial y algún que otro «ministro» borbònico», por las alcantarillas del estado. Aquí hay de todo pero con saña destructora. Si Garzón fue castigado por eso ¿Como queda la represión efectuada contra la ciudadanía catalana?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete + diecisiete =