En República Dominicana se celebra cada año un campeonato de golf organizado por la Fundación de Leonel Fernández: la Copa Funglode, que tendría como fin principal la captación de fondos de los que se beneficiaría la propia Funglode. En el año 2005, dentro de las empresas que patrocinaron este evento se encontraba Aster, una empresa vinculada al grupo Baninter y que pasó al Control del Estado dominicano una vez que dicho banco fue intervenido.

Cada año, diversas empresas estuvieron expuesta a patrocinar la Copa Funglode, sobre todo durante el periodo en que Leonel Fernández fue presidente. Además de Aster, otra sociedad que patrocinó la Copa Funglode fue Ege Haina, la mayor generadora de electricidad del sistema de República Dominicana. Otra empresa que patrocinó el evento fue la Compañía de Electricidad de San Pedro de Macorís, una sociedad que tiene relaciones con el Estado. Otros grandes contratistas del Estado que pusieron dinero en la Copa Funglode como, por ejemplo, Barrick Pueblo Viejo y Odebrecht.

Hay que recordar que Leonel Fernández fue el presidente dominicano que más contratos firmó con la constructora brasileña que fue investigada por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos en la que se detalla que Odebrecht habría pagado sobornos a funcionarios y presidentes de los gobiernos de 12 países para obtener beneficios y contratos de obra pública: Angola, Argentina, Colombia, Ecuador, Estados Unidos, Guatemala, México, Mozambique, Panamá, Perú, República Dominicana y Venezuela.

Uno de los investigados fue el funcionario Ángel Rondón y un 60% de las transferencias recibidas por éste de Odebrecht para entregar sobornos a altos funcionarios y cargos políticos fueron durante los periodos presidenciales de Leonel Fernández, cuando la constructora brasileña fue adjudicataria de 13 de los 17 proyectos que ejecutó en República Dominicana.

Durante el primer mandato de Fernández el Gobierno le adjudicó a la empresa Odebrecht la ampliación del Acueducto de la Línea Noroeste, a un precio de 89,92 millones de dólares, la Hidroeléctrica de Palomino, por 592,86 millones de dólares; el Acueducto de Samaná, que costó 144,7 millones de dólares y la Carretera de Casabito, por US$74,6 millones.

En el segundo mandato de Fernández fueron contratadas la Autopista del Coral, en el 2008, que costó un total de 471,06 millones de dólares y el Corredor Duarte, en el año 2009, que salió en 293,09 millones.

En el 2010 Odebrecht fue contratada para la carretera Bávaro-Miches-Sabana de la Mar, que costó un total de 370,2 millones de dólares; el Acueducto Hermanas Mirabal, 168,2 millones; y la carretera El Río-Jarabacoa, que costó 100,54 millones. En el 2011 fue contratada la construcción del Corredor Duarte, con un coste de 255 millones de dólares.

El 2012 fue el gran año de Odebrecht. Bajo el mandato de Fernández recibió los contratos del Bulevar Turístico del Este, por 1009, millones; las Ecovías de Santiago, por 295,6 millones; y la carretera Cibao-Sur, con un presupuesto de 298,8 millones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × uno =