Nunca se hará Justicia con Sara, la pequeña de cuatro años de Valladolid que sufrió palizas y malos tratos durante meses por la pareja de la madre con el silencio cómplice de su propia progenitora. Ayer, un jurado popular ha considerado culpable del crimen, violación y maltrato de la niña de 4 años Sara al padrastro de la menor, Roberto H.H., y de causar la muerte y de algunos delitos de maltrato cometidos contra la pequeña por su progenitora, en este caso por comisión por omisión.

Sin embargo, el propio sistema, los Servicios Sociales, tampoco estuvieron a la altura de una pequeña cuyos malos tratos ya habían detectado los médicos, dando el aviso pertinente, y los propios hermanos de la madre de Sara, que en más de una ocasión solicitaron la intervención de los servicios de Protección de Menores.

Pero nadie llegó a tiempo. Los procedimientos burocráticos tardaron semanas en agilizarse y justo los técnicos de Protección al Menor tenían previsto visitar a la niña en su casa un día después de su muerte. No pudo ser.

Jurado

El portavoz del jurado, compuesto por cuatro mujeres y cinco hombres, ha hecho público este sábado el veredicto, tras el juicio desarrollado desde el pasado 25 de abril en la Audiencia Provincial vallisoletana.

La pequeña falleció el 3 de agosto de 2017 en el Hospital Clínico de Valladolid, después de que los servicios sanitarios la asistieran en su casa, en el Barrio de la Rondilla de la capital vallisoletana, donde se encontraba en parada cardiorrespiratoria.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorVolver a votar en Domingo
Artículo siguienteUn año de la moción de censura a Rajoy
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 − doce =