Hubo mayores de primera y de segunda en las residencias de mayores de Madrid durante la pandemia.

En los momentos más duros de la pandemia por el coronavirus, entre mediados de marzo y mediados de abril, la Comunidad de Madrid, de Isabel Díaz Ayuso, marcó unas directrices claras para excluir a las personas mayores que estaban viviendo tanto en residencias como en sus propios domicilios de cualquier atención hospitalaria, según confirma El País.

Sin embargo, sí otorgó un trato diferente a los mayores que contaban con un seguro privado. Esas personas no obtuvieron ningún problema para ser trasladados desde los centros donde residían hasta sus hospitales de referencia.

La Comunidad de Madrid impuso severas normas a los enfermos de covid-19 para ser atendidos en la red de hospitales públicos de más de 80 años y que vivían en residencias, pero levantó la mano con los que sí se podían pagar una sanidad privada.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorLa culpa es suya
Artículo siguienteEl Gobierno impulsa la ampliación de los ERTE después del estado de alarma
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

2 Comentarios

  1. Lógico que la IDA produzca estas «cosillas». En sus residencias hace lo que le viene en gana. Claro, en consonancia con sus inhumanas y clasistas ideas.
    Su aparición en Madrid, es también el resultado de tirar los votos en el bolsillo de Iñigo y sus «fieles»amigos. ¡Qué poca cabeza!

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre