La petición por parte de VOX de los nombres de los trabajadores de las Unidades de Valoración Integral de Violencia de Género es una caza de brujas en la sombra. Exponer públicamente los nombres y apellidos de los mismos es señalarlos, y que queden al amparo de la depravada intención de todos aquellos que, en una u otra manera, deseen ejercer la coacción del miedo para sus propósitos. Porque en sí, el hecho de señalarlos, es mostrar la posibilidad a cualquier depravado, a cualquier fanático, o al culpable de turno, de ejercer en un momento dado el ejercicio de imponer el miedo mediante amenaza física, tanto a los propios señalados como a algún familiar.

El propósito de dicha formación de extrema derecha es un juego indirecto para imponer su propio criterio en la ideología que exhiben. Y es que, ante la imposibilidad de abolir la Ley de Violencia de Género y toda norma que vaya en la misma línea, señalar a quienes ejercen dichas labores, los aboca a unas listas negras y a una caza de brujas en la sombra, y al tiempo, los limita para realizar sus funciones.

El argumento esgrimido en el que se indica que los informes de dichos departamentos se admiten como un valor esencial por parte de los jueces para dictar las sentencias, y por lo tanto, no se puede dejar la realización de dichos informes en trabajadores poco cualificados y demasiado ideologizados, solo es otra artimaña verbal para intentar restar importancia y desautorizar a dichos trabajadores y a los informes realizados.

Esta nueva caza de brujas está direccionada en todas sus formas y vertientes. Desde el miedo y la coacción a los trabajadores al intentar que se desvele mediante listados sus respectivos nombres, así como desahuciar y desestabilizar los informes realizados, y en la misma manera, para crear cualquier confusión, duda o suspicacia. No hay que olvidarte que esto, la creación de la suspicacia y la duda, es un arte arraigado desde el principio de los tiempos para intentar abolir o perturbar el poder de todo enemigo, y es en esa estrategia en la que reside continuamente VOX.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorNarbona pide a Rivera que levante el veto a los socialistas
Artículo siguienteUn ejemplo del peligro del cretinismo político: Pablo Casado
Escritor. En el 2003 publica el entrevero literario “El dilema de la vida insinúa una alarma infinita”, donde excomulga la muerte a través de relatos cortos y poemas, todas las muertes, la muerte del instante, la del cuerpo y la de la mente. Dos años más tarde, en 2005, sale a la luz su primera novela, “El albur de los átomos”. En ella arrastra al lector a un mundo irracional de casualidades y coincidencias a través de sus personajes, donde la duda increpa y aturde sobre si en verdad somos dueños de los instantes de nuestra vida, o los acontecimientos poco a poco van mudando nuestro lugar hasta procurarnos otro. En 2011 publica su segunda novela, “Historia de una fotografía”, donde viaja al interior del ser humano, se sumerge y explora los espacios físicos y morales a lo largo de un relato dividido en tres bloques. El hombre es el enemigo del propio hombre, y la vida la única posibilidad, todo se articula en base a esta idea. A partir de estas fechas comienza a colaborar con artículos de opinión en diferentes periódicos y revistas, en algunos casos de manera esporádica y en otros de forma periódica. “Vieja melodía del mundo”, es su tercera novela, publicada en 2013, y traza a través de la hecatombe de sucesos que van originándose en los miembros de una familia a lo largo de mediados y finales del siglo XX, la ruindad del ser humano. La envidia y los celos son una discapacidad intelectual de nuestra especie, indica el autor en una entrevista concedida a Onda Radio Madrid. “La ciudad de Aletheia” es su nuevo proyecto literario, en el cual ha trabajado en los últimos cuatro años. Una novela que reflexiona sobre la actualidad social, sobre la condición humana y sobre el actual asentamiento de la especie humana: la ciudad. Todo ello narrado a través de la realidad que atropella a los personajes.

3 Comentarios

  1. No veo nada de malo en saber si el personal es cualificado. Y si veo necesario, saber que el dinero que se pone para este fin, este bien administrado.

    • Pero tu no has pensado que esa cualificacion s elleva a cabo cuando ls contratan con titulacion universitaria = lavas la represion
      Para mal administrado el dinero d las varias fundaciones que vació Abascal

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre