Somos inocentes por naturaleza, así nacemos sumidos en la ignorancia, conforme vamos creciendo y madurando adquirimos los conocimientos para poder comprender el mundo que nos rodea mediante tres vectores fundamentales, la experiencia, la información que aprendemos o nos inculcan durante nuestra vida y el miedo.

El miedo es inherente en todos los animales, un instinto de auto conservación y supervivencia que no necesita de un análisis previo, simplemente provoca en el individuo una respuesta impulsiva para eliminar la fuente de peligro o evitarla.

Aquí se presenta una paradoja que amerita nuestra atención, los animales somos consecuentes al sentir miedo por las agresiones reales a que nos vemos expuestos, pero siendo supuestamente «racionales», tenemos a enemigos fabricados de forma ficticia.

La religión ha usado este arma para avasallar a la plebe infundiéndole temor a Dios y quien no siguiera el camino de la pobreza con resignación y de buen grado, sería condenado por la ley de los hombres y el castigo divino, recordad La Inquisición y las putadas que se hicieron durante la conquista de América, doblegando a los inocentes y haciendo sociedades serviles y sumisas.

¿Recordáis la gripe aviar?, de eso hace más de una década justo cuando empezó la crisis y al poco tiempo la gripe porcina, nos vendió «La Ciencia Todo Poderosa» e irrefutable porque nunca se equivoca, que por azares del destino estos virus del resfriado de pollos y guarros habían traspasado las barreras de especies y la genética, mutando haciéndose inminentemente peligrosas y mortales para el ser humano.

En la vida había pasado esto y eso que llevamos conviviendo con los animales domésticos desde hace miles de años, ¿Qué casualidad que suceda ahora, no?

A nivel mundial fue tal la alarma social, que no nos sentíamos seguros, veíamos a las aves y los guarros como peligros potenciales, a mí personalmente me afectó mucho.

¿Y en que quedó todo eso? En que de nuestros impuestos se utilizó una suma obscena para comprar las vacunas, qué suerte, no tardó mucho en ponerse a la venta este «Placebo», salieron dos o tres casos a nivel nacional de gripe A, (Resfriado agravado por circunstancias médicas previas y latentes en los ingresados) y ahí terminó toda la historia.

Yo no estoy vacunado y si todo este cuento fuese cierto hace tiempo estaría en el más allá, pero no, estoy en el más acá, para denunciar a esta «Ciencia Soberbia», que no admite que se le refute y ponga en duda sus afirmaciones, quien tiene el valor de hacerlo es calificado de hereje.

La Seudo Ciencia que lo que afirma es sagrado como si de la Biblia se tratara, ha demostrado ser un juego de brujos y chamanes en que la trampa y el engaño han sido su hoja de ruta, haciéndonos caer en sus falsedades al creernos que su propósito es nuestro bienestar general como sociedad, nada más lejos de la realidad, solo le rinden cuentas al capital.

La gripe aviar y porcina fueron un montaje chapucero, con el fin de infundirnos miedo y alarma a nivel mundial para esquilmar nuestras arcas publicas.

«Nuestras Precarias Circunstancias Laborales, se Sustentan en el Miedo» trabajamos por 4 duros de mierda y nos explotan a más no poder con jornadas de hasta 12 horas o más, depende del negrero que nos toque, de lo contrario el capataz puede prescindir de nosotros y otro ocupará ese puesto, no de buen grado sino puteado.

Si somos consecuentes y tenemos amor propio, no consentiríamos este atropello, por tanto a la puta calle y a engrosar las listas del paro.

Ahí está el dilema, hay que comer y pagar facturas, si hay niños por medio lo principal es satisfacer sus necesidades básicas, pero yo me pregunto, ¿Con estos salarios de mierda y jornadas de más de 40h semanales se puede atender a los niños de forma digna y responsable y a la vez conciliar la vida familiar?, eso en este país es imposible.

Lo estamos viendo todos los días, me indigna, me jode y me cabrea un montón ver a mis hermanos yendo a los comedores sociales, llenando las cestas de la compra con las «Farsas de las Obras Sociales» y dejando a sus niños en los campamentos de verano porque les es imposible darles una alimentación adecuada en época estival por la puta precariedad laboral en la que nos tienen sumidos Socialistas y Populares.

Ya no hace falta la religión o las continuas farsas de la «Seudo Ciencia», para hacernos sentir el puto miedo, ahora la zozobra de no tener un futuro, sólo sobrevivir cada día, como si fuésemos perros sin saber lo que nos deparara el mañana; nos han hecho perder más de una década de nuestras vidas, despojándonos de nuestra dignidad, nuestro tiempo no lo recuperaremos jamás  y  eso me cabrea a más no poder, por eso hablo con voz alta desde esta tribuna.

Nos impusieron el duro e implacable dictamen de las políticas neoliberales desde el inicio de la crisis, vendiéndonos las falacias de nuestra culpabilidad por gastar más de lo que teníamos y que debíamos trabajar más por menos, la mayoría se lo ha tragado inocentemente, así estamos, sumisos y acobardados por obra y gracia del capital.

Hay dos tipos de miedos, los reales y los ficticios o fabricados, los primeros nos identifican con los demás animales, en este punto dudo quiénes son los verdaderamente racionales.

Es necesario reconocer que el riesgo que entrañan los segundos está orientado a nuestro control por parte del sistema y para no sufrir ni temer las consecuencias, la mayoría por desconocimiento ha optado por la aceptación y sumisión.

Despertándonos toda la sociedad al unísono y con una sola voz, rugiremos cual león para protestar ante tal situación, exigiendo a los responsables en el gobierno la restitución de nuestros derechos arrebatados por el capital, pero no será una mera exigencia, será una amenaza y no nos moveremos hasta conseguir nuestros objetivos en pos de nuestro bienestar general, en ese momento le ganaremos el pulso a los opresores recobrando nuestra dignidad, somos personas, no herramientas de usar y tirar.

“El pueblo no debería temer a sus gobernantes, los gobernantes deberían temer al pueblo”.

Compartir
Artículo anteriorLa falacia de la «ideología de género» en la presente cruzada patriarcal
Artículo siguienteEl futuro previsible
Nacido el 23 de abril de 1975 - Santafe de Bogotá D.C. Mis dos patrias España y Colombia Universidad Distrital Francisco José de Caldas - Ingeniero Técnico Industrial Militante activo e implicado en reivindicaciones sociales Actualmente escribo artículos políticos en mi blog, con aproximadamente 40 publicaciónes hasta la fecha, mi intención es ayudar a eliminar barreras para personas con discapacidad visual, además de leer se puede escuchar, es también un audio blog narrado, con su reproductor. politicaencachitos.blogspot.com

2 Comentarios

  1. qe seamos inocentes d peqeñs no es que seamos buens , mas bien egoistas y brutales
    pero esta claro qe nos sicotizan y esta es la mayor linea politica de la drcha incluso del PP$€
    no hay nada qe hagan qe no conlleve engañarenos e intentar domesticarnos
    qe sea claro y no sea taapr algo o etc

  2. Tu inocencia es que aún no has aplicado tu responsabilidad en los hechos porque no los conoces o no tienes una conciencia suficiente para conocerlos o para evitarlos (es el caso de los niños, animales,etc). Pero, ante todo, la inocencia se confundirá o será un mito en cuanto no se relacione con la responsabilidad ineludible que todos tenemos.

    osé Repiso Moyano
    http://delsentidocritico.blogspot.com/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × tres =