A veces con un comentario de Maruja Torres es más que suficiente para saber qué vientos soplan. De nuevo, en un tuit en la cuenta de la reportera y corresponsal de gran prestigio se da a entender el temporal que llega al periódico El País con u nuevo cambio en la Dirección. Así, abandona el medio su actual directora, Soledad Gallego-Díez, que será sustituida por Javier Moreno, que ya dirigió el medio en una etapa anterior.

Así, Maruja Torres explica en un tuit su marcha de El País:

Según ha podido saber Diario16, a las 19.30 de esta tarde  comunican al Comité de El País el cambio y a las 20.00 h a la plantilla.

Por su parte, quien también fuera director del periódico Joaquín Estefanía, anuncia igualmente su salida pactada de El País junto a Gallego-Díez quien, según fuentes muy cercanas a la periodista, pactó un tiempo máximo de dos años para mantenerse en la dirección del periódico. Sin embargo, ese tiempo llegaría en septiembre y  no ahora.

El regreso de Moreno no ha sido muy bien visto por los representantes de los trabajadores del grupo. Aunque en los últimos cinco años ha estado dentro del organigrama de la cabecera -como director de Latinoamérica y actualmente de la Escuela de Periodismo de El País- en febrero de 2007 eligió un comité para emprender la mayor remodelación en los 31 años del periódico. También bajo su dirección el diario llevó a cabo el primer ERE de su historia, que terminó con 129 despidos. Impactó también la forma de enterarse cada despedido: abrir su ordenador y buscar la carta de despido.

Javier Moreno podría volver a contar en su equipo con quien ya dirigiera también El Cinco Días, Vicente Jiménez, hoy en el AS.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorCine y videojuegos, dos parcelas de ocio que se retroalimentan
Artículo siguienteSanidad registra 25 muertes por coronavirus en la última semana
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre