Nunca imaginé que llegaría a sentir lo que es la Inquisición a causa de una sinrazón como la que estamos viviendo en los últimos tiempos. En un ambiente ya suficientemente crispado en lo político, faltaban los ministros de turno encabezando una cruzada con batallones de soldados adiestrados en el insulto y la descalificación, a diferentes colectivos que no hacían mal a nadie con la excusa de perseguir a quienes sí lo merecían, y todo esto con el altavoz de demasiados medios de comunicación.

Soy médica desde hace algo más de 20 años y en su mayoría, dentro de la Sanidad Pública. Durante todo mi recorrido he visto profesionales que se equivocaron de trabajo, pero sinceramente, creo que en mi caso, me he implicado tanto emocionalmente que a veces, me he llevado preocupaciones a casa que no eran mías; no somos de piedra y las realidades que tocamos pueden remover nuestras conciencias. La de las horas que he invertido formándome en otras áreas que no se contemplaban bajo los muros de la Facultad de Medicina y ahora, hay quienes pretenden  convertirlas en inútiles y lo siento pero no, queridas /os escépticas/os, no lo voy a permitir, si queréis seguir siendo ciegos y sordos ante realidades que vuestras intolerancias no permiten descubrir, es vuestro problema.

Como si fuera un mantra, os seguís repitiendo en vuestras mentes cerradas, que la única verdad es la vuestra, y que todo aquello que desconocéis, forma parte de una mentira. Negáis las evidencias de ensayos sin ni siquiera abrir los ojos para verlos. NADIE os obliga a trataros con Medicinas Complementarias, quedaos con la convencional si os place pero no esperéis que os solucione todos vuestros males. Dejadnos tranquilos a los profesionales y RESPETAD el derecho de otros pacientes que sí quieren usarlas. Siento vergüenza ajena cuando veo el ridículo que hacen los que opinan sentando cátedra sin saber realmente de qué están hablando. Estamos en un mundo tan dicotómico y surrealista, que ahora son los periodistas, los informáticos o los cantantes los que hablan de ciencia.

La Sanidad pública española se resquebraja desde una Atención Primaria que, siendo la base de todo el sistema, es menospreciada y vapuleada. Menos cacerías contra profesionales formados y más medios para atender dignamente. A quien hay que perseguir es al intruso que sin formación pone su clínica para ganar dinero, a quien no trabaja por las horas que cobra, a quienes no están capacitados/as para pasar consulta o a quienes nunca tuvieron vocación. Propongo jubilaciones para quienes ya cansados tratan mal a sus pacientes y dejemos hueco para la savia nueva dispuesta a comerse el mundo. Persigan también a aquellos pacientes que están de baja pero siguen trabajando “en negro”, a aquellos que están siempre en las urgencias de hospitales sin tener más urgencia que sus prisas por acabar antes y, pongan más empeño en dotar de medios a los sanitarios que se dejan el aliento y se llevan contracturas a casa, cobrando mucho menos de lo que algunos puedan pensar.

Si después de 6 años de carrera, 3 de MIR, 3 Másteres y tantos cursos de formación que no me caben aquí, algunos se empeñan en decir que practico una pseudociencia, les diré que tengo de “pseuda” lo mismo que de rubia. La Unión Europea, la OMS y la lógica, recomiendan practicar una medicina integrativa  y eso supone considerar las terapias tradicionales con evidencias más que suficientes para complementar una convencional con muchos déficits e iatrogenias.

Invito a la reflexión y a la tolerancia, dejen de meter gol en su propia puerta,  luchemos todos contra los “delincuentes de la salud” y mejoraremos la Salud Mundial a un coste tan bajo que todo el mundo se la podrá permitir.

Compartir
Artículo anteriorMediocres (y 2)
Artículo siguienteMadrid i la metròpoli
Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Máster en Fitoterapia, Homeopatía y Medicina China. Máster en Homeopatía (CEDH). Máster en Anticoncepción y Salud Sexual y Reproductiva. Autora de dos libros: “Alioli en la Malvarrosa” y “universo Malva-Free”

17 Comentarios

  1. La UJI ha hecho mucho daño a las personas correctas honradas y con demostrada carrera y másters. El sr casado y alguno más, deberían explicarnos sus mentiras que tanto dañan a los honrados universitarios. En un país de corruptos el noble y honrado es el extraño.

    • Efectivamente Remigio III, además aquí cualquiera se adjudica el derecho a opinar como si controlara el tema quedando en ridículo frente a quienes realmente saben. Gracias por tu comentario.

  2. Bravo Mónica!!! Aplaudo tu esfuerzo por crecer como profesional y tú claridad exponiendo está persecución a la que es tan fácil sumarse. Es una pena que sigamos siendo un país tan manipulable y desinformado, aunque paradojicamente casi todos hayamos sufrido las limitaciones y efectos secundarios de la medicina convencional. El presidente del colegio de médicos en Alemania acaba de salir en defensa de algunas de estas terapias….pero claro, aquí somos más listos y por supuesto mucho más que los chinos que llevan miles de años con terapias baratas, no invasivas y efectivas…pero nosotros sabemos más. Estoy totalmente a favor de la medicina alopática , pero dónde está no llegue o lo haga creando más problemas que los que soluciona, por favor, no nos cerremos a las alternativas que pueden darnos mucha mejor calidad de vida. Como bien dices el camino debe ser por aumentar la calidad y el control de las prácticas, no ir en contra de las terapias en si.

  3. Gracias Antonio por tu comentario, no es habitual que los lectores te devuelvan su percepción de forma tan explícita. Aún así, estoy que me salgo de la repercusión del artículo porque me siento respaldada por mucha gente que piensa como nosotros y con su «Me gusta» me anima a seguir escribiendo.

  4. «Tengo una carrera, el MIR, una master, y he leído mucho». Eso, Mónica, se llama argumento de autoridad, y es una falacia lógica. No importa un pimiento quién sea usted, o lo que haya leído, lo único que importa son las pruebas. Las mismas que han demostrado, una y otra vez ,que cosas como la homeopatía no funcionan más allá del efecto placebo. La diferencia, eso sí, es que se vende a precio de sangre de unicornio. Ah, y que pacientes que siguen tratamiento alternativo con pseudoterapias (sí Mónica, pseudo) son mucho más propensos a abandonar los tratamientos que han demostrado ser efectivos combatiendo la enfermedad.

    Es curioso que sienta su profesionalidad atacada por gente que únicamente pide se utilicen tratamientos con eficacia demostrada, e incluso llegue a llamar «Inquisición» a ese movimiento. Igual le parecería bien que le vendiesen un coche que funciona «con caricias y amor» en vez de con un motor, pero yo preferiría que no lo hiciesen por eso de que no me gusta que me estafen. La diferencia es que esto, además, puede costarle la vida a alguien.

    Lo siento, pero me temo que si aplica medicina basada en humores, arcángeles, alquimia, y procesos mágicos desconocidos, es fácil que sea usted una pseuda. Si a eso le añadimos el «oiga, que yo me he formado mucho» y no acepta la falta total de pruebas científicas más allá de lo anecdótico… entonces no deja mucho lugar a dudas.

  5. Me importa un pimiento quién sea usted Don Alvaro, aunque me imagino a qué se dedica de una manera muy bien pagada.
    Podría decirnos al menos sus títulos y excelencias demostradas, ya que muestra tal autoridad en descalificar medicinas que llevan demostrando su eficacia e inocuidad
    cientos y miles de años.

  6. Me importa un pimiento quién sea usted Don Álvaro, aunque imagino que será un bien pagado para que haga este tipo de opiniones descalificatorias tan ligéramente.
    Podría al menos dar la cara de su personalidad Don Álvaro , y decir de paso que títulos y excelencias demostradas le avalan para que opine con esa autoridad que muestra.

  7. Le agradezco Luis Román su apoyo, la verdad es que no voy a perder tiempo con personas que no lo merecen y opinan sin saber, demostrando con su forma de expresarse, que no tienen intención alguna de conocer nada nuevo. Además creo que al pobre le deben haber timado porque la homeopatía resulta cara si no la pauta un profesional y debe estar dolido por ello.
    Un saludo para usted.
    .

  8. Mi agradecimiento y gratitud, y creo que el de millones de españoles, hacia los miles de médicos que como usted no se conforman con la medicina oficial, y con gran esfuerzo y valentía ponen a disposición de la ciudadanía otras medicinas que nos salvan de penas y sufrimientos, e incluso de la muerte prematura.
    Que la vida se lo premie Mónica.
    Un cordial y afectuoso saludo.

  9. Gracias Mónica
    Yo no lo habría podido decir mejor ni más alto
    Y quien quiera estudios científicos que los busque (o me los pida)..en vez de buscarlos en Wikipedia. .
    Olga Gómez Lorente
    Doctora en Medicina y Cirugia por la Universidad de Valencia.
    Master en Homeopatía por la universidad de Valencia
    DEPARTAMENTO DE SALUD 9
    CONSELLERIA VALENCIANA De Salud

    • Gracias Olga, la verdad, es que creo que realmente les importan un pimiento los estudios realizados, así que nunca podrán cambiar de opinión los que se aferran a «dogmas de incredulidad». Un abrazo.

  10. Perfectamente dicho Mónica y felicitaciones! El fundamentalista (que cree en sus creencias como únicas), el dogmático (que cree que su verdad es la que vale) y el oscurantista (que sostiene que lo nuevo o distinto es dañino) son peligros para una sociedad que ya corre peligro. Hay gente adicta a la tradición, a la rigidez, a solamente lo conocido por ella misma y vive miedosa de aquello que desconoce. Y por ese maldito miedo, ataca, denosta, ofende. Y no sería nada si se autodaña en su elección; pero lamentablemente provoca en sus más queridos heridas emocionales que tardan en cicatrizar. Es sugerible para esas personas que comiencen a interactuar con personas diametralmente opuestas a su ideología. Es un pequeño primer paso para su apertura mental y una bella manera de comenzar a transitar una nueva forma de diálogo, desde la armonía y el amor. Me encantaría Mónica hacerte llegar como obsequio nuestro último libro: Medicina de Conciencia Preventiva, como una forma de agradecer este artículo. Me dirás dónde. Abrazo
    Lic. Jorge F. Méndez-Rodriguez
    Psicólogo- Investigador Comportamiento Humano

    Dra. Silvia González de Méndez-Rodriguez

    • El delicioso momento de escribir algo potente se convierte en una sensación de vértigo indescriptible al lanzarlo para su publicación, pero la vida te da sorpresas como tu respuesta. Muchas gracias por el ofrecimiento, si te parece me puedes mandar un correo al alliolimalvarrosa@gmail.com y hablamos por ahí.
      Un saludo.

  11. Hola Mónica!Solo decirte que con tus palabras se abran más mentes,soy una persona como tantas,sin Carreras ni Másters de medicina,Pero si cansada durante años de padecer una inflamación del trocánter en la cadera durante 14 años,esos años pasé por todo tipo de pruebas etc etc,hasta que un Médico me comentó que buscara alguna alternativa,mi mente ya hacía años que necesitaba abrirse con algo,no sabía el qué,cansada de poner una tirita en la herida esta no sanaba.
    Así que una causa-lidad,me entró de lleno en estas “pseudo alternativas” y en un mes me sané,cuerpo,mente y espíritu!
    Le diría al Sr Álvaro que se quite la venda de los ojos,como la mayoría de Políticos de este País,les dan una Cartera de Ministro sin saber ni tener conocimiento de nada,demostrado está!!
    Muchas grácias por tus palabras y esperando sanar este Mundo”con caricias de amor”que buena falta le hace!!

  12. Gracias Karma, la verdad es que todavía quedan muchas mentes en el lado oscuro que necesitan un poquito de luz, pero vea que estás en el mismo lado que yo. Un abrazo.

  13. Hola Mónica gracias por el artículo, el único problema es la medicina alternativa no da dinero a los políticos. Prefieren gente enferma que consuma muchos muchos medicamentos eso da dinero .

  14. Efectivamente, tengo mucha bibliografía que lo documenta en el Intermedio de mi libro «Universo Malva-Free», por si te interesa. Gracias por el comentario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 + nueve =