miércoles, 8diciembre, 2021
13.3 C
Seville

No hay copago para ver la tele

- Publicidad -

análisis

La dura autocrítica de Gloria Elizo: Unidas Podemos debe dejar de mentirse a sí mismo

A nadie se le escapa que Unidas Podemos es un partido que ha tocado techo en sus expectativas de votos. Ahí están las encuestas...

¡Qué decadencia tan poco estética la de Europa!

Europa está en decadencia. Se quiera o no, vive de un pasado glorioso como cuna de la civilización occidental, pero ya no da para...

Los bancos utilizan la palabra «sostenible» para blanquear la financiación de proyectos altamente contaminantes

La imagen es uno de los puntos fundamentales que necsitan lavar los bancos de todo el mundo. A consecuencia de la celebración de la...

El desconcertante y peligroso juego de Pedro Sánchez con la Constitución

Ayer se celebró la conmemoración del 43 aniversario de la Constitución española y los mensajes desde todos los ámbitos políticos fueron una constante. Nada...
- Publicidad -
- Publicidad-

Recientemente, ya en modo descaradamente preelectoral, la Junta ha anunciado a bombo y platillo una gran medida relacionada con la sanidad pública: la gratuidad de las televisiones en los hospitales del SAS.

Toda persona que haya tenido la necesidad de pasar un tiempo en una de estas habitaciones, ya sea como paciente o como acompañante, sabe del alivio que supone la televisión al tedio de las incontables horas pasadas entre comidas, rondas del casi siempre magnífico personal hospitalario y visitas de familiares y amigos. Películas, documentales, informativos, concursos… da igual lo que sea, porque su presencia nos hace compañía, nos entretiene y adormece. Y nos fastidia que haya que andar echando monedas, que nos cueste dinero estar hospitalizado y aburrido. Así que la medida habrá sido recibida con gran satisfacción por mucha gente, seguramente, yo mismo la agradeceré la próxima vez (esperemos que dentro de mucho tiempo) que me toque pasar un tiempo en un hospital público andaluz.

Pero hay un problema. O dos, mejor dicho. El primero es que, evidentemente, vamos a seguir pagando la tele, porque nada sale gratis. Pero ahora, en lugar de pagarla exclusivamente quienes la ven, la pagaremos entre todas las personas que vivimos y pagamos impuestos en Andalucía. Vayamos o no al hospital, nos guste ver la tele, leer, hacer sudokus o meditar. En lugar de pagar moneda a moneda, lo haremos de forma invisible y aparentemente menos “dolorosa” (y de eso va esta medida) a través de impuestos directos e indirectos.

Esto, en principio, no es malo, para eso están los impuestos, para pagar entre toda la ciudadanía los servicios comunes como Educación, Dependencia, Sanidad…. ¿Sanidad? ¿Supone la gratuidad de las “teles” de los hospitales una mejora de la Sanidad Publica? Se me ocurre, y supongo que a muchas otras personas también, que esos fondos dedicados a hacernos más llevaderos las estancias en hospitales, podrían dar un mejor servicio usados en mejorar las carencias reales de los servicios sanitarios. Podrían usarse para no cerrar tantas camas durante el verano por falta de personal que sustituya al que se toma merecidas vacaciones. O en mejorar equipamientos e instalaciones. En avanzar en una Sanidad pública integral, mejorando servicios como la rehabilitación, la atención bucodental o la salud mental durante toda la vida. En proporcionar más y mejores empleos a nuestras jóvenes médicas y a nuestros enfermeros, para que no tengan que irse a otros países y que saquen allí partido, sin invertir, de la magnífica formación que hemos pagado aquí. En ampliar y mejorar los servicios de matronas en hospitales y centros de salud. En completar la red de hospitales y centros de atención sanitaria públicos, prescindiendo de conciertos con empresas privadas. En tantas cosas importantes….

El problema es que eso cuesta más que el gesto, demagógico y electoralista, de la televisión gratis y la presidenta Díaz no está dispuesta a hacer las políticas necesarias para garantizar esos ingresos, como ha dejado claro con sus aliados de Ciudadanos, que prefieren la tijera de los recortes a la justicia social. Porque es imprescindible dejarlo claro. Sin impuestos suficientes no es posible una educación y una sanidad públicas. Así, se va empujando cada vez más a las clases medias a la sanidad y la educación privadas, un modelo que acentúa y perpetúa las desigualdades de todo tipo.

De hecho, es simbólico que la presidenta ha anunciado esta medida estelar al inaugurar un nuevo hospital en La Línea, Cádiz, parte de cuyo equipamiento ha sido donado por el propietario de conocidas marcas de lujo. En lugar de impuestos suficientes para un sistema público fuerte, propaganda y patrocinio privado.

Eso sí, al menos, gracias a Susana y a falta de políticas reales, podremos ver la tele gratis para hacer más llevaderas las listas de espera.

- Publicidad -

Relacionadas

- Publicidad -
- Publicidad -

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre

- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

últimos artículos

El Gobierno concede la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio a Joan Manuel Serrat

El Consejo de Ministros ha concedido al cantautor, compositor, actor, escritor, poeta y músico, Joan Manuel Serrat, la Gran Cruz de la Orden Civil...

¿Se atreverá Ayuso a derogar las leyes LGTBI para aprobar sus Presupuestos en la Comunidad de Madrid?

El Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid ha convocado una manifestación ante la gravedad de la situación creada por el Gobierno de...

Iberdrola “pondrá las pilas” a Reino Unido y Australia

La clave de las renovables no está en su producción, sino sobre todo en el almacenamiento, en las baterías en las que se guarda...

Ignacio Galán, un Quijote salmantino

Hace unos días un paper financiero establecía un paralelismo atinado entre un veterano ingeniero salamantino, Ignacio Galán, y su homólogo de la empresa pública...
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -
- Publicidad -

lo + leído

El Gobierno concede la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio a Joan Manuel Serrat

El Consejo de Ministros ha concedido al cantautor, compositor, actor, escritor, poeta y músico, Joan Manuel Serrat, la Gran Cruz de la Orden Civil...

¿Se atreverá Ayuso a derogar las leyes LGTBI para aprobar sus Presupuestos en la Comunidad de Madrid?

El Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid ha convocado una manifestación ante la gravedad de la situación creada por el Gobierno de...

Iberdrola “pondrá las pilas” a Reino Unido y Australia

La clave de las renovables no está en su producción, sino sobre todo en el almacenamiento, en las baterías en las que se guarda...

Ignacio Galán, un Quijote salmantino

Hace unos días un paper financiero establecía un paralelismo atinado entre un veterano ingeniero salamantino, Ignacio Galán, y su homólogo de la empresa pública...