A partir de esta edad uno piensa que como  elemento improductivo, debe relegarse al cuarto de los juguetes viejos y rotos

Recibo una carta de una trabajadora de la Sanidad Nacional manifestándome algunas preocupaciones que a Ud. como lector de Diario16 pongo a su disposición.

“La semana pasada estuve en el Oncológico, porque cada dos años  la sanidad de mi comunidad te envía una carta recordando que te toca revisión. Me parece un programa de prevención primaria excelente, al igual que otros, como el de la prueba  de sangre oculta en heces mediante analíticas anuales, vacunaciones, etc,. De esta manera se pueden diagnosticar los cánceres de colon u otros de una manera preventiva o en sus orígenes, con lo que se puede abordar el problema con resultados satisfactorios. Esto en sí mismo es un regalo para la población, eleva sustancialmente los niveles de satisfacción y reduce sensiblemente los costes sanitarios.”

PERO…

A partir de los 69 años ya no te corresponde dicho programa, no lo sé si es por cuestiones de dinero, de estadísticas, de falta de interés por un sector poblacional o por lo que sea, por lo que ya nos podemos morir de un cáncer que posiblemente se hubiera podido detectar en sus inicios si se hubiera hecho la correspondiente prueba preventiva, con lo que a partir de esa edad se excluye las altísimas pruebas de curación por un diagnóstico a tiempo ¿Cómo explican todo esto al ciudadano las autoridades sanitarias? ¿Hay alguna explicación que pudiera dejar tranquilo al ciudadano?

Lo mismo sucede en la “prueba de sangre oculta”, mediante análisis anuales que no se efectúan a partir de dichos años, salvo en enfermos crónicos.

Cuando entras a trabajar en el hospital, ves enmarcada por todas las paredes la Q de CALIDAD, se les llena la boca cuando hablan de listas de espera con sus cortos tiempos y por ello enhorabuena. Lo que parece les importa son las cifras, pero quizás lo que deben pensar es que son muy mejorables.

Se pierden en la base es decir en el ciudadano de a pié que no es preguntado por su satisfacción sobre todo cuando alcanzan los 69 o simplemente después de un tratamiento o una intervención ¿Cómo podemos medir la satisfacción de las personas sino son preguntadas?

En su carta concluye diciéndome que sigue habiendo muchas movidas por parte de la clase médica. Se sabe a ciencia muy cierta que el personal sanitario es muy escaso, que todavía hay interinos a punta y pala, que los médicos de familia atienden a sus pacientes como pueden, asignándoles un tiempo por paciente que es imposible realizar. Que cuando uno va a la consulta se encuentra con que su médico ha sido sustituido por otro con contrato interino y que al cabo del año ya le han visto seis doctores ¿Cómo se puede personalizar el contacto personal y los tratamientos de esta manera? Frustración en la clase médica y en el paciente. A todo esto hay que añadir que en los actuales tiempos de coronavirus, las deficiencias graves en recursos sanitarios tanto materiales como humanos han estado marcando el devenir de los acontecimientos.

También me apunta ¿Algún ciudadano sabe cuál es el tiempo real de respuesta en el área de urgencias hospitalarias? Y lo tienen fácil. Uno cuando entra en urgencias le toman ficha con la hora de entrada. También cuando sale. Es fácil por tanto ¿O no se informa de los tiempos de respuesta por vergüenza torera?

Los programas de cribado consisten en el test de sangre oculta en las heces. Se trata de una prueba higiénica y sin riesgos, sin citas y sin esperas y que resulta indolora y nada intrusiva, según destacó la presidenta de la Asociación Española contra el Cáncer, Inmaculada Rodríguez, quien afirma que el objetivo es «hacer visible ante la población la necesidad de concienciarse y la importancia de participar en las pruebas de cribado para la detección precoz del cáncer de colon». De hecho, la prevención en esta patología es clave, dado que el 90% de los cánceres de colon se pueden curar si son detectados a tiempo.

¿Pero por qué a partir de los 69/70 años ya no hay programas de detección?

Conviene decir que en España únicamente tan solo un 40% (50-69 años) realizan las pruebas oncológicas para diagnosticar prematuramente un cáncer de colon. ¿Por qué la cifra todavía es tan baja, en un servicio sanitario que es gratuito?

Parece que hay un hecho evidente. Hay que profundizar con mucha más intensidad las campañas de prevención, que son costosas y que deben llegar a todos/as sin limitación alguna respecto a la edad.

En cualquier caso, hay algunas informaciones de expertos que recomiendan abandonar estas pruebas a partir de los 70/75 años de edad, pero también hay afirmaciones en sentido contrario ¿Quién tiene la razón?

Igualmente no hay ninguna evidencia para no realizar mamografías a partir de la edad de 70 años

Un estudio muestra una tendencia a una mayor tasa de detección del cáncer de mama con las mamografías en mujeres mayores de 75 años cuando extraordinariamente se efectúan. La mamografía constituye a día de hoy la prueba para detectar casos de cáncer de mama. Este es el tipo de cáncer más extendido entre las mujeres del mundo entero. Las más prestigiosas sociedades científicas recomiendan a la población femenina que se someta a estas pruebas cuando llega a los 50 años y en mujeres con alto riesgo a partir de los 25. ¿Pero hay alguna razón de peso para evitar estas pruebas en mujeres mayores de 70 años?

Algunas comunidades autónomas realizan la primera mamografía a la edad de 45 años y otras a la edad de 50, pero todas coinciden en interrumpirlas al cumplir los 70. En los últimos años ha habido una gran controversia y debate sobre las guías de práctica clínica para el cribado de cáncer de mama incluso entre las sociedades científicas. Según la base de datos nacional de mamografía en USA (NMD) el incremento del índice de detección tumoral y del valor predictivo positivo se mantuvo en mujeres mayores de 75 años. Mayor edad igual a mayor riesgo.

El incremento continuo del índice de detección tumoral y del valor predictivo positivo en mujeres entre los 75 y 90 años no ofrecen una evidencia que aconseje cesar la mamografía basada en la edad límite de 70 años. En todo caso hay tener muy en cuenta el historial de cada paciente, así como en las simples preferencias del mismo. Una política informativa más transparente que la actual en este importante tema, parecería ser lo más saludable.

Esto, quizás de alguna manera va relacionado también, con el abandono que nuestros mayores han tenido en las residencias de toda España en la pandemia por coronavirus. Las cifras de muertes han sido de verdadero escándalo y la información dada al ciudadano muy cuestionable.

Ellos han creado nuestra sociedad con muchos sacrificios, así se les paga. Merecen una estrategia sanitaria distinta a la actual.

Apúntate a nuestra newsletter

Artículo anteriorSalud mental y Coronavirus
Artículo siguienteLa Guardia Civil evita el asesinato de dos personas mediante la contratación de un sicario
Félix Lareki Garmendia es donostiarra afincado en Bizkaia. Licenciado en Ciencias Económicas por la Universidad de Bilbao. Su carrera profesional fundamentalmente la ha desarrollado en Xerox España S.A.U. Posee una profunda experiencia en recursos humanos, formación y dirección de grupos de trabajo. Ha impartido múltiples seminarios orientados al desarrollo de habilidades relacionadas con la gestión y el conocimiento de personas así como de la comunicación. Ex profesor de la Escuela Superior Universitaria de Marketing en la Cámara de Comercio de Bilbao, del Master de Marketing y de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad del País Vasco UPV - EHU. Durante 8 años ha estado en política en el País Vasco. Miembro de federaciones deportivas y activo deportista, presidente de asociaciones cívicas, Vice presidente de la Asociación Internacional Aulamar para personas discapacitadas para el disfrute por las mismas de la navegación a vela, a través de una goleta bergantín adaptada específicamente para ellas. Tiene publicados varios libros con ESIC Editorial. Su lema es “pasión por el arte y las personas”, lector empedernido, escritor y analista social. Desde hace dos años colabora con Diario16 como articulista habitual, sobre temas sociales, políticos y de opinión.

1 Comentario

  1. Los humildes y desheredados de la fortuna nunca, nunca tuvimos que haber nacido. Los opulentos poderosos nos usan a su alvedrío, nos hacen vivir amontonados en grandes núcleos, nos pagan sueldos de esclavos y nos bombardean para que compremos y compremos sus productos antinaturaleza. Las religiones les ayudan y nos piden que dediquemos nuestras desdichas a ganar un hipotético cielo por infinitos años Desde pequeñitos nos enseñan a homologarnos con su sistema.
    ¿Qué beneficio pueden sacar los putos amos de esclavos y siervos de más de 70 años?
    De momento, de momento, está mal visto que nos maten directamente por lo que se permiten hacerlo en diferido con triajes, reducción de pruebas médicas, encarcelamientos en geriátricos en poder de empresarios, perdón emprendedores, cuyo dios es la maximización del beneficio económico.
    A todos los descerebrados que les votáis, a los media de desinformación que les mantenéis por las lentejas de la diosa publicidad, a religiones, monarquías, A TODOS OS ACUSO.
    No son culpables mis pobres padres, humildes y carentes de formación, que se creyeron que yo traería un pan bajo el brazo. Nunca pensaron que iban a alumbrar otr@ nuev@ esclav@.

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre