niñas

El pasado 1 de febrero el porteño Diario ‘La Nazión’ publicó un editorial que, se mire por donde se mire, es una falta de respeto al lector, una apología del delito, y un accionar clasista, oligarca y aristocrático que generó, entre otras cosas, el repudio de los propios periodistas y trabajadores del medio de comunicación que rápidamente se diferenciaron del texto que, como señala el periodista del medio Gabriel Sued (https://twitter.com/gsued) ‘El editorial sale sin firma porque es la posición oficial del diario sobre un tema. No sabemos, no tenemos por qué saber, no nos interesa saber qué persona lo escribió. Lo escribió y lo publicó el diario LA NACIÓN como institución. La responsabilidad es de las autoridades.’

El texto en cuestión, que se puede leer aquí es vergonzoso, pero más allá del enojo, es importante el análisis punto por punto, que es lo que nos proponemos hacer en las líneas siguientes, con el objetivo de dar el debate político que ‘La Nazión’ niega pretendiendo uniformar el pensamiento a través de su editorial, pero dejando en claro que con la apología del delito o con el aval de eludir la ley no debatimos ni polemizamos.

Comienza el editorial del Diario dirigido por Bartolomé Mitre afirmando que ‘los pañuelos verdes de quienes no han aceptado la derrota legislativa siguen agitándose’, lo que deja a las claras su poco apego por la democracia y su escasa memoria, puesto que un proyecto que no fue aprobado en el Parlamento, bajo determinadas condiciones, puede volver a ser presentado y debatido, lo cual es la esencia de la democracia. Que una mayoría circunstancial haya votado en contra del Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (LIVE) no significa que los pañuelos deban dejarse de agitar. Es curioso que no lo sepan, cuando siguen agitando desde sus páginas la existencia de una guerra contra la guerrilla en la década del 70, cuando la justicia ya dictaminó que lo que existió fue un plan genocida de desaparición y asesinato sistemático de opositores.

Más adelante, y con una liviandad que da náuseas, ‘La Nazión’ enumera el caso de ‘otra niña, identificada como ‘L’, que sufrió abuso sexual y fue mamá a los 13’ y destaca que supuestamente ‘L’ no quiso abortar, lo que lleva a los editorialistas a sostener que ‘El relato de estas realidades mueve a reflexionar sobre lo que es natural en la mujer, lo que le viene de su instinto de madre, lo que le nace de sus ovarios casi infantiles. ‘Nadie me lo saca’, afirmarán aferradas a la vida engendrada en sus vientres.’, validando el abuso infantil y que la mujer debe ser madre porque eso es ‘lo natural’, negándole la posibilidad de decidir sobre su propio cuerpo, que según el editorial es un ‘error inducido’. ‘La Nazión’ oculta que el derecho a la interrupción legal del embarazo en caso de abuso sexual está vigente en Argentina desde 1921, y el protocolo establecido por el fallo FAL de la Corte Suprema que muchas provincias se niegan en aplicar. Para ‘La Nazión’ es más importante el embarazo producto de una violación que los derechos de una niña de 13 años.

Y envalentonados en su vomitiva argumentación afirman que ‘Mucho más allá de la forma en que se gestaron los embarazos, claramente nada deseada ni deseable, y recordándonos todo aquello que se ha predicado con justeza sobre la necesidad de una educación sexual preventiva que contemple información sobre el propio cuerpo, resulta admirable y emocionante ver desplegarse el instinto materno.’. Es una falacia el argumento, y por múltiples razones. La principal es que ante un abuso sexual, ante la comisión de un delito, no sirve la educación sexual, ¿o pretenden que le pidan al violador que utilice preservativo?, y además, mienten al decir esto, puesto que son tan retrógrados en su pensamiento que hasta se oponen al Programa Nacional de Educación Sexual Integral – ESI, aunque sea una ley de la República.

‘La Nazión’ siente ‘Admiración hacia las niñas madres, madrazas por cierto.’, y nada por los abusadores. Mientras se llenan las líneas para hablar en contra del Aborto Legal, Seguro y Gratuito, nada dicen para condenar el delito que hace que niñas preadolescentes queden embarazadas, incluso pone en ellas la responsabilidad del embarazo, puesto que remarcan ‘algunas niñas madres a edades en las que mejor habría correspondido que estuvieran estudiando y atendiendo su formación’, como si ellas lo hubieran decidido. Cabe recordar que en Argentina nacen 7 bebés de niñas menores de 15 años por día, y como lo refleja el Resumen Ejecutivo ‘Niñas y adolescentes menores de 15 años embarazadas’ del entonces Ministerio de Salud de la Nación, ‘Muchos embarazos que ocurren en adolescentes menores de 15 años, y en particular antes de los 13, son producto de violencia sexual ejercida por integrantes de la familia o del entorno cercano bajo distintas formas de coerción que abarcan desde la imposición forzada hasta las amenazas, abuso de poder y otras formas de presión.’

Volviendo a ‘La Nazión’, afirman en su editorial fascista ‘Bienvenida a los felices niños de ambas mamás y un mensaje claro y esperanzador a la sociedad para que haga lo que tiene que hacer sobre educación sexual, primero, y sobre apoyo a las mamás, después, tanto si sus embarazos fueron deseados como si fueron causados por una violación, por ignorancia o estado de necesidad.’, sin criticar, una vez más, los abusos sexuales y las violaciones y creyendo que eso se evita con educación sexual. Mienten en su campaña contra de LIVE argumentando en favor de la educación sexual cuando en realidad solo ven a la mujer, y así lo hacen saber, como una mera máquina reproductora, bajo la circunstancia que sea, e incluso celebran si esa maternidad es producto del ‘estado de necesidad’, dando a entender que hay mujeres que se embarazan por necesidad para poder acceder a un plan social, esas ‘choriplaneras’ que tanto criticaron ayer nomás. Y piden entonces que ‘Cuando la realidad golpea con la suba de cifras de embarazo adolescente, como sociedad debemos ayudar a prevenir tan conflictivas situaciones no deseadas con una adecuada educación sexual. Ante los hechos consumados, la ley ha de apoyarlas y ampararlas para que puedan transitar sus embarazos con el soporte que merecen’, sin mencionar que hoy la ley y la jurisprudencia las ampara, pero la no aplicación del fallo FAL, a través de los respectivos Protocolos, derivan en caso como el de la niña jujeña que fue obligada a parir, pese a que la ley estaba de su lado.

Y terminan su diatriba sosteniendo que ‘Una sociedad madura y solidaria no será aquella que condene y rechace a las jóvenes madres y a sus hijos por nacer. Tampoco aquella que les imponga un aborto’. Miente una vez más ‘La Nazión’ puesto que el aborto no se impone, es un derecho no una obligación, y por tanto quien no quiere abortar no está obligado a hacerlo… pero tampoco debe estar obligado a tener un hijo quien no quiera tenerlo, máxime aún si es producto de un abuso o una violación. Y es curioso el giro del antediluviano periódico, puesto que son ellos mismos quienes rechazan a las jóvenes madres, sobre todo si pertenecen a las clases sociales más postergadas, acusándolas de ‘embarazarse’ para cobrar un plan social, en su cruzada anti derechos recurren a cualquier argumento, incluso los contrarios a los que defienden a diario.

Pero hay malas noticias para Bartolomé Mitre y su troupe, puesto que los pañuelos verdes (y los naranjas) seguirán agitándose para que cada vez más ciudadanos tengan más derechos, para que la sociedad madure y sea responsable de su destino, sin que nadie ocultándose detrás de un editorial de un diario de pensamiento fascista pretenda imponerle qué debe pensar.

Como canta Rubén Rada, ‘todos los niños tienen derecho a ser un niño’ y no el deber de ser madres. #NiñasNoMadres

  • Cada 3 horas una niña de entre 10 y 14 años tiene un parto en Argentina (Fuente: UNICEF – informe maternidad y paternidad adolescente – 2017).
  • 6 de cada 10 niñas embarazadas abandonan la escuela (Fuente: UNFPA pág. internet).
  • 3,6 nacimientos de cada 1.000 corresponden a una madre de 14 años o menos. (Fuente: UNICEF – informe maternidad y paternidad adolescente – 2017).
  • En promedio, entre 2012 y 2014, el 8,2% de los nacidos vivos de madres de entre 15 y 19 años y el 11,1% de los de madres menores de 15 años registraron un peso al nacer menor a 2,5 kilos (Fuente: UNICEF – informe maternidad y paternidad adolescente – 2017).
¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince + diez =