Tras el trasplante de pulmón al que se sometió, con éxito según parece, el mítico campeón del mundo y único piloto vivo cuya historia ha sido llevada a la gran pantalla, Niki Lauda vuelve a pasearse por el mundo, y afirma volverá a tomar el papel de consejero y duende en La Mercedes.

Y nosotros que nos alegramos por ello.

Las opiniones de Lauda suelen ser más descaradas y sinceras, menos prudentes, que la de otros actores, acróbatas, malabaristas y payasos del Gran Circo de la F1 (quedaba muy bonito llamarlo el Gran Circo de la Momia Ecclestone, pero nos tememos que eso ya pasó a la historia).

Lo primero que ha hecho tras volver a la pista es echarle un capote a Sebastian Vettel, en pago sin duda a que el teutón tetracampeón le entregó una cartita en mano diciendo que, como nosotros, estaba muy contento de que se estuviera recuperando.

-Vettel es un campeón del mundo y un campeón del mundo no olvida como conducir, volverá a ser el mayor rival de Hamilton para 2019.

Uy uy uy… (que esto nos recuerda al aterrizaje del famoso pájaro con los cojones de toro del que tanto gustaba hablar Salvador Dalí). Si en plan supersimpático como está mister Lauda sólo concede a Seb el beneficio de la duda: rival, no parece que crea verdaderamente en sus posibilidades.

Para el movimiento a favor del retorno de Alonso a Ferrari que Vettel sea el rival derrotado un año más sería una buena noticia. Pero de momento no queremos hacer predicciones, aunque sí apuntamos lo siguiente:

Lauda no puede ayudar a Vettel en su lucha contra Hamilton a diferencia de lo que sí pudo hacer a favor de Nico Rosberg.

Dicho queda y añadimos un ¡felices fiestas!

Tigre tigre.

 

Fernando Alonso con 11 puntos más

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete + 9 =