Tras los resultados obtenidos en los últimos comicios en Reino Unido, donde salió fuertemente elegido Boris Johnson, obteniendo la mayoría absoluta de manera incuestionable, y donde los independentistas escoceses mejoraron notablemente sus resultados, viene el momento de las exigencias ya anunciadas por parte de Sturgeon, que anunció que en 2020 se volvería a plantear un nuevo referéndum para la independencia escocesa. 

Sobre todo ahora, cuando está más cerca que nunca el Brexit, fijado para el 31 de enero con la aprobación parlamentaria, que esta vez con práctica seguridad votará a favor, la separación de los escoceses se impone de nuevo en un momento en el que su permanencia en la Unión Europea depende prácticamente de ello.

Precisamente hoy, la primera ministra escocesa, Nicola Sturgeon ha presentado al jefe del Gobierno británico, Boris Johnson, la propuesta formal para que acceda a negociar un referéndum para el próximo año. Hasta ahora Johnson se ha manifestado en contra de facilitarlo, por lo que se prevé que las negociaciones sean duras.

Precisamente Sturgeon ha hecho una comparecencia pública en la que señala que los resultados electorales, en los que los independentistas escoceses han obtenido 48 de los 59 escaños, le dan un «mandato democrático» para celebrar la consulta.

 

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre