Navarra, País Vasco, Aragón y Asturias son las comunidades con la mejor Sanidad Pública, mientras que Cataluña, Andalucía, Murcia y Canarias, en último lugar, son las que tiene peores servicios, según el informe ‘Los servicios sanitarios de las Comunidades Autónomas’, elaborado por la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP).

Sorprende, en esta ocasión, cómo ha sufrido la Sanidad en Cataluña un fuerte retroceso de su calidad.

El estudio analiza aspectos como el gasto per cápita en sanidad, camas, quirófanos y médicos por 1.000 habitantes, listas de espera, gasto farmacéutico o externalización de servicios y otorga una puntuación a cada comunidad autónoma.

La crisis económica ha afectado a la calidad de la Sanidad

Navarra, a la cabeza

Navarra encabeza esta ranking, al haber logrado 102 puntos, casi el doble que Canarias, que se ha quedado en 56. Son diferencias «claramente excesivas y no razonables, ha apuntado el presidente de FADSP, Marciano Sánchez Bayle, durante la presentación del informe, que utiliza datos de la OCDE, la OMS, Eurostat, HAQI (The Lancet) e indicadores claves del Sistema Nacional de Salud.

El informe deja claro que la crisis económica produjo un proceso de recortes que afectó a todas las comunidad autónomas, aunque en medida distinta.

El resultado fue un deterioro importante en los recursos especialmente en los humanos y en las infraestructuras, mientras de manera paralela se incrementaba el proceso privatizador que ya estaba presente en la mayoría de ellas», agregan.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorAfectados del Popular: razones para la esperanza (VIII)
Artículo siguienteAlerta en la Asociación de Mujeres Deportistas por las agresiones sexuales a menores
Directora Diario16.com Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre. Durante años ha asesorado personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × cinco =