Tal y como se puede comprobar en el vídeo, la cadena BBC ha conseguido grabar una operación de los cárteles de la droga mexicanos en los que se empaquetan alimentos, en vez de cocaína o heroína, para entregarlos a las familias que peor lo están pasando por culpa de la crisis generada por la pandemia del Covid19.

Todo esto ocurre  mientras el presidente de la República de los Estados Unidos de México mostró al mundo su sumisión absoluta a Donald Trump y cómo los mexicanos, que tantas esperanzas pusieron en Andrés Manuel López Obrador (AMLO), están sufriendo la negligencia de la atonía de su presidente en referencia a ordenar el confinamiento para frenar los contagios por Covid19 en el país norteamericano.

La realidad es que los cárteles de la droga de México han asumido la responsabilidad social que le hubiera correspondido a AMLO, y eso es muy grave, dado que es el dinero logrado con el tráfico de drogas el que está dando de comer a una población que tiene serias dificultades para poder sobrevivir.

Es lo que la BBC ha denominado como la «narco-filantropía» ya que, al repartir estas ayudas a las familias más afectadas por la paralización de la economía, lo que realmente están buscando estas bandas criminales es aumentar el apoyo social de la ciudadanía y, por consiguiente, incrementar el control sobre la población.

Expertos en seguridad consultados por la cadena británica inciden en el hecho de que esta estrategia de los cárteles de la droga no es nueva, y el mejor ejemplo de ello lo tenemos en Pablo Escobar, cuya tumba sigue siendo visitada por decenas de miles de personas a las que el narcotraficante ayudó económicamente o a las que, incluso, llegó a entregar viviendas. En Medellín aún hay barrios enteros que fueron construidos por el cártel. En el vídeo se puede comprobar cómo, cuando los miembros de las bandas entregan las despensas, señalan claramente como responsable de esta acción al Chapo Guzmán: «Bueno, mi gente, aquí llegó el apoyo del señor Joaquín Guzmán para su pueblo».

La respuesta del pueblo es, evidentemente, de agradecimiento a los cárteles: «La gente dice que es dinero sucio, pero sí nos beneficia a nosotros, nos ayuda. Que nos den comida, no nos está ensuciando, nos están ayudando»

Sin embargo, lo más grave es que esta reacción por parte de los narcos viene precedida por la inacción de López Obrador y de su gobierno, hecho que ha derivado en entregar el control social del norte de México a unas bandas criminales de las que se calcula que han provocado más de 250.000 muertes violentas desde el año 2006.

En Diario16 publicamos hace un año las relaciones del partido de AMLO con diferentes empresarios de las que existen grabaciones que vinculan al presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador (Amlo) con industriales interesados en obtener cargos políticos al más alto nivel a cambio de inyectar financiación al Morena. Estas son las pruebas:

En la primera grabación se puede escuchar al empresario Jaime García comenta a sus padres que se ha reunido con Amlo para «cerrar negocios».

En el segundo audio, Jaime García es informado por otro industrial, Antonio Barceló Garza, director general de Grupo Galería, sobre los acuerdos y compromisos que estableció con Yeidckol Polevnsky Gurwitz, también empresaria y actualmente presidenta y secretaria general del partido Morena (Movimiento Regeneración Nacional, fundado el 2 de octubre de 2011 como un movimiento político y social impulsado por Andrés Manuel López Obrador como parte de su campaña presidencial en las elecciones federales de 2012).  El interés de aquel contacto, según la grabación, era que Barceló fuese nombrado titular de la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) y Jaime García director general de Liconsa.

Por otro lado, en una tercera grabación, Jaime García asegura a un tal «compadre» que iban muy bien con el partido Morena, que ganarían e incluso volvería a ser «director de usted… ya sabe dónde».

Jaime García, en otro documento de audio, comenta que ha invertido dinero en distintos «proyectos», afirmando que tiene un «ch… de lana» metida con los de Morena, lo que puede ser interpretado como la afirmación del pago de fuertes comisiones a cargos del partido.

Por tanto, a día de hoy se está demostrando que la gestión de López Obrador en México no está basada más que en mensajes populistas, muchas palabras y hechos incoherentes con lo que prometió durante la campaña electoral, donde prometió limpieza, acabar con las desigualdades y, sobre todo, luchar contra todo tipo de violencia que, junto al narcotráfico, es el mayor problema que tiene el país norteamericano.

Sin embargo, las promesas se están quedando en el debe puesto que los hechos son irrefutables y no están sometidos a interpretación. Una persona que se presenta ante un pueblo tan digno como el mexicano y tan sufridor de las violencias, no puede negarse, como lo hizo, a recibir a las víctimas de la violencia que realizaron una marcha para exigir a AMLO paz. Sin embargo, a quien sí recibió fue a Ana Patricia Botín, con quien se grabó vídeos y en los que se dirigió a la presidenta del Santander por su nombre de pila con total confianza y naturalidad. ¿Será que López Obrador ya se ha pasado al lado oscuro del neoliberalismo? ¿Será que el poder ya le ha cambiado? ¿Será que el gran proyecto inmobiliario que está en marcha, y del que el Santander será el gran beneficiado, ha cambiado las prioridades de AMLO? Las élites económicas no han dudado jamás en aprovechar cualquier situación, aunque sea una grave crisis humanitaria, para sacar tajada.

Ahora quienes están sacando beneficio son los narcos mientras López Obrador mira hacia otro lado.

Apúntate a nuestra newsletter

1 Comentario

  1. Y la esperanza progresista mexicana arrodillada ante el externo exterminador del pueblo mexicano. USA robó más 55% del territorio de México, sus empresas armamentistas anuncia sus productos, diciendo que cazaban a mexicano o indio a tantas yardas. Es decir, AMLO no tiene ni coraje ni voluntad de dignificar al pueblo mexicano sobre sus verdugos. ¡Qué tristeza!

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre