El Mar Menor no tiene solución. Ha sido demasiado tiempo de abusos, vertidos y excesos –consentidos no solo por los políticos, también por empresarios sin escrúpulos y regantes inconscientes– en este rincón de la Región de Murcia que un día fue un hermoso paraíso natural. Ayer la ministra para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera, visitó la zona tras el terrible episodio de miles de peces muertos aparecidos a orillas del mar. Pero lejos de venir con un plan debajo del brazo, como esperaban los murcianos, llegó con consejos de resignación cristiana ante un problema ecológico de dimensiones bíblicas que nadie sabe cómo afrontar. “No hay soluciones mágicas, pero hay que ser muy serios y rigurosos para la recuperación de este espacio emblemático”, dijo la ministra, que advirtió de que estamos ante “una emergencia ambiental, una prueba evidente de lo que ocurre cuando miramos para otro lado”.

Las palabras de Ribera suenan a derrota, a arrojar la toalla, aunque haya optado por aplicar “las normas que existen y reflexionar sobre lo que estamos haciendo en el territorio para mejorar las oportunidades de recuperación de ese equilibrio”, ya que, ha indicado, “estamos a tiempo de salvar la laguna, pero hay que ser responsables y honestos en el análisis”, informa Europa Press.

Además, la titular del departamento ha lanzado un mensaje al presidente de Murcia, Fernando López Miras, quien “no está en condiciones de exigir”, en clara referencia a las políticas contaminantes que el PP ha tolerado en esta comunidad durante décadas de mal gobierno. Ribera ha celebrado, eso sí, la “voluntad de trabajo y el codo con codo” que le ha ofrecido el jefe del Ejecutivo regional en su encuentro en Murcia.

“Hay un compromiso serio de trabajar conjuntamente y nos ha trasladado su preocupación por la cantidad de temas cruzados”, ha confesado la ministra, que ha abogado porque cada uno asuma la competencia que le corresponde, porque “se trata de sumar y no de sustituir”.

En este sentido, ha asegurado que ejercerán sus competencias “al límite y con total celeridad”, pero ha solicitado que dentro de las competencias del Gobierno regional se planteen debates sociales, económicos, de ordenación del territorio y de cumplimiento de las normas.

Tras visitar el Mar Menor para conocer el estado de la laguna salada, ha declarado que el episodio de este fin de semana “es extraordinariamente traumático, en uno de los espacios emblemáticos, singular y particular del Mediterráneo, que pone de manifiesto cómo el equilibrio del ecosistema es enormemente delicado y sensible”.

Ribera ha comprobado ‘in situ’ el estado de la laguna salada acompañada de la organización ecologista ANSE a fin de evaluar la zona y ha hablado con todas las partes. “He venido a escuchar a todas las partes, alcaldes, pescadores, agricultores, ecologistas, vecinos y científicos”, ha manifestado.

En esta misma línea, ha reclamado el fin de las malas prácticas, ilegales o de vertidos, “y sobre todo va a tener que pensarse en un debate de fondo sobre la ocupación del territorio y a esas buenas prácticas agrícolas, que en muchos casos existen, deben ir imponiéndose a las malas prácticas, todo ello a la espera de conocer los resultados de la evaluación científica”.

Y es que, lamenta, las imágenes de estos días “son terribles, varios metros de agua superficial que de nuevo se ha convertido en sopa verde y unos fondos marinos que no reciben la luz”, por lo que ha trasladado la solidaridad del Ejecutivo de la nación con esta situación.

La capacidad de carga física y química “es la que es y si no queremos el colapso definitivo de un espacio emblemático tendremos que ser más serios en la aplicación de las medidas que permitan proteger este espacio”. El plan Vertido 0 es “una primera aproximación y tiene una evaluación ambiental, pero esto engloba una serie de actuaciones estratégicas que hay que activar”.

Para Ribera, lo más urgente es “ordenar bien las prioridades para ir primando las buenas prácticas y desechar las malas, que han crecido exponencialmente en las últimas décadas y que explican por qué estamos ante una situación crítica que no debe llevar al colapso de un espacio emblemático”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Han sabido cómo salvar perfectamente a todos los programas televisivos basura, a todas las demagogias políticas, a todas las excusas sobre cómo solventar la crisis, a todas los abanderamientos de la patria en cada balcón, en cada esquina y en cada terraza, a todas las manifestaciones obispales ofreciendo cagadas y más cagadas como «postre», a todas las zancadillas para no reconocerles a las víctimas del machismo nada, etc. ¿y que ahora digan que no saben cómo salvar el Mar Menor?, ¿que no han pensado siquiera en eso siendo tan importantísimo?
    ¡Dios mío!, ¡Dios mío!, entonces ¿para qué sirven millones de artículos, ensayos, comentarios y bla-blas que se publican todos los días por todos? http://delsentidocritico.blogspot.com/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × 2 =