Foto: Twitter.

Nadie juega como él, nadie es tan bueno y brillante sobre el barro, el rey del barro, el rey absoluto de Roland Garros. Hasta quienes le odian y envidian tienen que agachar la cabeza ante ese Rafa Nadal que hoy se ha vuelto a meter en la final el torneo más mítico del mundo, con el permiso de Wimbledon, en solo tres sets.

Diego Schwsrtzman no ha podido nada contra el gigante, era imposible pararlo hoy. Ir a argentino en momentos parecía un pobre pelele asustado de su propia pequeñez.

Nadal quería llegar a la final otra vez de Roland Garros. Lo quería por encima de todo.

Y sabía cómo hacerlo.

Tenía el poderío para hacerlo.

El domingo las raquetas volverán a hablar. Pero no es descabellado pensar qué la decimotercera puede convertirse en una realidad.

Maravilloso espectáculo el primer set y aún más maravilloso el tercero.

Qué grande, qué orgullo para todos los aficionados al tenis y para todos sus compatriotas, Rafa Nadal. Nuestro aplauso.

Estamos deseando que llegue el domingo. ¿Lo conseguirá?

Sí…

Sí.

¡¡¡Lo condeguirá!!!

Tigre tigre.

Apúntate a nuestra newsletter

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre