Viñeta: Ubaldo.

Si la sociedad en la que vivimos, estableciese a la democracia no solo como un sistema de gobierno, sino también como un sistema de principios y de valores todo sería muy diferente. Quizás, es una de las características que nos hacen ser aún párvulos en ciertos sitios y a ciertas horas. Observado, tratamos y aplicamos la democracia más que como un sistema de convivencia y concordia, como una oportunidad para poder plasmar los más oscuros instintos del ser humano y, cuando proceda, enarbolar los derechos del individuo como salvavidas y protección a todos aquellos actos presuntamente ilícitos o seudo ilegítimos en los que previamente han incurrido en las libertades y derechos de los demás.

La relación que, desde un punto de vista formal siempre se ha tenido, entre la ética y la política siempre ha sido por una razón esencial: ambas, ateniendo a su sentido filosófico y de su propia identidad, su fin último ha sido el mismo: hacer el bien. Y más que nunca es fundamental mantener la ética como principio de actuación en las funciones públicas, para asegurar un cumplimiento efectivo de la constitución o norma democrática y un desarrollo transparente en las funciones de aquellos representantes públicos que ejercen el poder en esa sociedad.

El no cumplimiento de estos valores y principios básicos, inalienables con la democracia y la libertad individual, permite que detrás de la fachada constitucionalista se enmascaren las verdaderas intenciones de autoritarismo, injusticia y discriminación que han caracterizado la historia política, económica y social del ser humano a lo largo de la Historia.

Establecido el marco constitucional o el eje de convivencia, a partir del práctica efectiva e inequívoco de la democracia, la situación actual de falta de ética en el ejercicio de las funciones públicas debería de hacernos reflexionar, para así construir un nuevo contrato social, en donde la virtud y la excelencia sea el escenario perfecto para la transformación de la realidad y del individuo. Edificando seres humanos más comprometidos con su acción dentro de la sociedad. Para construir un sistema social que sea capaz de dar respuesta a las nuevas e imperantes necesidades que requiera la sociedad actual. Tan compleja, pero tan íntimamente relaciona con la emocionalidad de su entorno, de cómo se desenvuelve y de qué puede hacer para mejorarlo.

Compartir
Artículo anteriorRivera promueve el transfuguismo
Artículo siguienteLa fuerza de la razón
Guillermo de Jorge (Guillermo George Hernández), Santa Cruz de Tenerife, 1976. Cursó Filología Inglesa en la Universidad de La Laguna. Suboficial del Ejército de Tierra del Arma de Infantería, es Diplomado Superior de Montaña por la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Ha participado en operaciones de seguridad y misiones de paz, significando su estancia en Mauritania, Afganistán e Irak. Ha estado en países como Marruecos, Portugal, Senegal, Sierra Leona, Kuwait, Francia. Poeta - soldado, armas - letras, en la actualidad ejerce la presidencia de la Asociación Nacional Círculo Artístico Cálamo. Miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha colaborado con medios de comunicación, destacando sus colaboraciones con el Diario de Sevilla, con el periódico La Voz de Almería, el Periódico El Día de Canarias y el Periódico El Mundo. Dirige la Colección “Letras del Mediterráneo”, de la Editorial Playa de Ákaba. En 2008 fue nombrado Miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Le ha sido otorgado por la Junta de Andalucía, Diploma por su contribución y participación en Nueva Literatura Almería y fomento de la Cultura 2004. Accésit del Premio Creación Joven de Poesía de la Universidad de La Laguna 2005, actualmente colabora con Diario de Almería y Onda Cero Almería. Ha participado en encuentros literarios de carácter nacional e internacional, destacando el Festival Internacional de Getafe de Novela Negra, el Encuentro Nacional de las Letras Islas Canarias, Festival de Poesía del Mediterráneo o el Ciclo Internacional de Poesía Ciudad de Valladolid, estando sus textos reunidos en varias antologías poéticas y narrativas. DATOS BIBLIOGRÁFICOS Ha publicado diez libros de poemas, entre ellos: “Corporeidad de la Luz", Ediciones Idea, 2006 y “HK-G36E", prologado de Rafael Guillén, Premio Nacional de Literatura. Instituto de Estudios Almerienses, 2008. Ha colaborado con revistas especializadas, como la Revista Literaria Río Arga, Navarra; La Galla Ciencia, Murcia o la Revista Literaria Culturamas, Madrid. Y sus textos han sido publicados en suplementos literarios, destacando: “Selección de poemas" Publicado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Puebla, México. “Varied poems" Publicado por la Universidad de Columbia, EE.UU. En narrativa ha publicado: “Relatos a Glo”. Editorial Ediciones Idea, 2008. Como Cuadernos de Combate ha editado: “Irak: Diario de un legionario”, publicado por el Periódico La Voz de Almería, 2004. “Afganistán: Diario de un Soldado”, prologado por Lorenzo Silva, Premio Planeta de Novela. Editorial Playa de Ákaba. 1º Edición, Dic 2015. 2º Edición Feb 2016. 3º Edición Sept 2017. Exposiciones fotográficas realizadas: “Afganistán: Pasajes”. Monográfico junto con Lorenzo Silva y comisariada por el artista plástico Fernando Barrionuevo, en la Sala de Arte Contemporáneo MECA Mediterráneo Centro Artístico (Almería, Andalucía).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − 13 =