La situación que estamos viviendo en las Ramblas y en el resto de España me recuerda a cuando salíamos a la calle gritando a todo volumen «vascos Si, ETA No». Teniendo claras las distancias de los mensajes inhumanos que lanzan con el sonido de la parca de inocentes, y sobre todo viendo como un puñado de interesados, utilizan estas barbaries cometidas en nuestro país como excusas baratas para ensalzar cualquier demanda política que unos pocas personas  manipulables enarbolan como bandera del sentimiento racista y xenófobo. 
Yo soy español, no me avergüenzo de ello pero si lo hago cuando escucho en la calle argumentos baladíes tal como «los inmigrantes vienen a España a quitarnos el trabajo»  u otro muy recurrente «los inmigrantes tienen derechos y nosotros no». A lo que me lleva a preguntarme, ¿nosotros de donde venimos?, ¿en qué situación hemos estado porque hemos sido emigrantes?  
Es fácil generalizar sin duda, más aún cuando no caemos en nuestra historia y las barbaries que hemos realizado. 
Yo entono con orgullo el himno de España, me alegro de nuestros logros e historia pero no por ello, de las masacres cometidas en épocas pasadas y no tan lejanas por cierto. 
Por ese motivo me hace considerar que generalizar es un grave error y que la pureza esta en la mezcla. De echo nosotros somos producto de eso. 
Yo como ser humano, condeno con fuerza a los políticos, partidos o cualquier persona que utilice la sangre como argumento para justificarse en su opinión. 

Dejar respuesta

Comentario
Introduce tu nombre